Esta es la verdad detrás del carbón activado para blanquear los dientes

Por La Gran Época
19 de Marzo de 2019 Actualizado: 19 de Marzo de 2019

Si usas medios sociales, lo más probable es que hayas pasado por alto al menos un vídeo que anuncia el uso del carbón activado.

Es un poco extraño ver cómo en tu página de Facebook o Instagram, los modelos y actores en los anuncios dan una gran sonrisa mientras usan jet-back goop en los dientes, aparentemente preparando sus sonrisas para que salgan de un color gris sucio.

En cambio, cuando todo está dicho y hecho, tienen una sonrisa blanca y brillante y todo gracias al carbón activado. Parece imposible, pero el método alternativo de blanqueamiento dental se ha convertido en moda y, hasta ahora, las pruebas parecen ser favorables.

El carbón activado se ha utilizado como un aliado de la salud durante generaciones, haciendo de todo, desde reducir el colesterol hasta ayudar a prevenir muertes por sobredosis o envenenamientos. Su uso en los dientes incluso se remonta a épocas pasadas, pero su uso como blanqueador dental y no solo como limpiador es relativamente nuevo en el ámbito de la salud del mundo occidental. Entonces, ¿qué es y cuán seguro es realmente?

Carbón activo. (Crédito: Andasea/Shutterstock)

¿Qué es el carbón activado?

Si eres es un gran fanático de las parrilladas en tu patio trasero, puede que te resistas a la idea de frotar carbón en todos tus dientes.

El carbón utilizado para encender la parrilla puede estar hecho de algunos de los mismos ingredientes básicos, pero el carbón activado es un poco diferente. Se hace moliendo finamente una mezcla de cosas como conchas, carbón, arena y otros materiales, y luego se procesa usando un nivel extremadamente alto de calor para “activar” la sustancia.

¿El razonamiento? El calor aumenta el tamaño de los poros en la sustancia finamente molida, lo que la hace altamente absorbente. Esto ayuda a que se agarre a las cosas que estás tratando de sacar, como la decoloración de tus dientes.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Vladimir Gjorgiev/Shutterstock)

¿Cómo funciona?

Si alguna vez has intentado limpiar un plato particularmente sucio, hay dos cosas que quisieras usar: jabón, que se adhiere a la suciedad y la levanta, y un cepillo abrasivo para fregar y desgastar las partículas de comida. Usando nada más que una toalla de papel con un poco de agua, ¡probablemente no llegarías muy lejos!

Esto es exactamente lo que se hace cuando se utiliza un cepillo de dientes y pasta de dientes para limpiar la dentadura, pero el carbón activado lo lleva un paso más allá.

Los poros grandes en el carbón se combinan con las propiedades químicas del carbón para adherirse a las toxinas y la suciedad y eliminarlas de los dientes. El carbón hace un trabajo efectivo para remover la placa causante de manchas y otras decoloraciones que se asientan en el esmalte del diente, dejándolo con una sonrisa más blanca y limpia.

Puede parecer contraproducente usar esta sustancia granulosa y negra en tus dientes para hacerlos más brillantes. Mucha gente ve el carbón activado por primera vez y se siente muy desconfiada de lo que el carbón puede provocar.

La composición química del carbón activado, se combina con la naturaleza porosa de la sustancia para funcionar como una super pasta de dientes. Los poros atrapan la capa de placa en los dientes, eliminando los restos de suciedad y residuos de comida que quedan con una pasta dental básica y que a menudo causan manchas. La composición química del carbón activado también se adhiere a las manchas; según la investigación, las propiedades de la sustancia se adhieren a las toxinas sin ser absorbidas por el propio cuerpo. Ya que el carbón activado absorbe pero no puede ser absorbido, agarra todo lo malo y lo saca de tu boca cuando te enjuagas.

La Asociación Dental Americana no ha encontrado oficialmente la prueba definitiva de por qué el carbón activado funciona en los dientes de la manera en que lo hace, pero las revistas farmacéuticas han comenzado a reportar que incluso sin una evidencia extensa de por qué, está claro que el método funciona.

Y no es solo una moda del primer mundo, tampoco; en partes de África rural donde la pasta de dientes regular no está fácilmente disponible, es un método común de cepillarse los dientes para mantenerlos limpios.

Imagen ilustrativa. (Crédito: VICUSCHKA/Shutterstock)

¿Es seguro?

La idea de entrar en una habitación y mostrar una sonrisa de color blanco nacarado es tentadora para muchos, especialmente si se consumen rutinariamente sustancias como el café que se sabe que manchan fuertemente los dientes.

Sin embargo, algo como el carbón de leña que se utiliza tan comúnmente para asar a la parrilla y no se considera alimento para el consumo humano, puede parecer un riesgo potencial para la salud. Ciertamente, añadir un nuevo elemento a tu rutina de salud nunca es divertido cuando produce efectos secundarios desagradables.

Sin embargo, desde el punto de vista de las toxinas, el carbón activado es perfectamente seguro. La gente lo ha estado usando como antídoto para varias enfermedades durante siglos y la buena noticia es que no representa un riesgo químico para la salud. La gente puede incluso consumirlo; puesto que no puede ser absorbido por el cuerpo humano, atrapa las toxinas ingeridas y luego las lleva a cabo a través de la bilis o de las heces.

Lo que lo hace potencialmente inseguro, en cambio es usarlo con demasiada frecuencia para cosas como el blanqueamiento dental. Si bien puede parecer el tipo de cosa que quisieras usar todos los días, el carbón activado en tus dientes solo debe usarse ocasionalmente.

El método del carbón activado, capaz de absorber la placa acumulada en tus dientes, te ayuda a blanquear tu sonrisa con bastante rapidez, pero usarlo con demasiada frecuencia puede empezar a robarle a tus dientes las capas protectoras necesarias.

Debido a que el carbón activado es tan poroso, también es bastante abrasivo. Varias compañías han comenzado a vender pasta de dientes de carbón activado, pero su uso diario puede desgastar no solo la placa de los dientes, sino también tu esmalte.

Los dientes no vuelven a crecer y una vez que el esmalte desaparece, nunca regresa, así que como el Dr. Steven Lin explicó en su blog, una vez que la parte blanda de tu diente es expuesta por el esmalte desgastado, corres el riesgo de un deterioro dental más rápido. Los dientes blancos son geniales, pero no a costa de no tener dientes.

Sin embargo, en última instancia, el uso moderado de algo como esto parece haber recibido el visto bueno. Y como es totalmente natural, ¡también puedes sentirte bien al respecto!

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Descubre este bálsamo labial de 4 ingredientes que puedes hacer en casa

TE RECOMENDAMOS