Esta mujer deja su trabajo para alimentar 300 niños hambrientos y viaja 160 km a diario para lograrlo

Por La Gran Época
23 de Enero de 2019 Actualizado: 11 de Febrero de 2019

Cuando una abuela en Texas se enteró que muchas veces los niños no tienen nada que comer cuando hay receso escolar, decidió retribuir a la sociedad cocinando y sirviendo cientos de comidas cada verano para chicos hambrientos.

Willa Johnson es la dueña de un negocio de catering llamado “The Soul Kitchen”. A pesar de vivir en Forth Worth, Texas, viaja a Atenas para alimentar a niños hambrientos cada semana durante los veranos.

Cuando Willa trabajaba para el estado y participaba en un programa que alimenta a niños con necesidades, pudo observar cómo los niños pobres de Atenas pasan hambre durante las vacaciones de verano, ya que las escuelas están cerradas.

Esta mujer de 51 años decidió dejar su trabajo y crear su propia empresa de catering para alimentar a niños pobres. Por esta noble causa, ella y sus ayudantes viajan más 160 kilómetros hacia la pequeña ciudad de Atenas, cinco días a la semana.

“Dios puso a la gente en esta tierra por ciertas razones y creo que este es mi llamado”, dijo Willa a la WFAA. “Dios lo puso en mi corazón”, añadió.

Con todo el apoyo y la ayuda de voluntarios, Willa estableció un programa llamado “Alimentando bien a los niños cinco días a la semana”, sirviendo casi 300 comidas al día.

“Este verano, alimentamos a más de 300 niños”, dijo a Athens Review.

“Se corrió la voz y llegamos a la comunidad hispana, lo cual es bueno. Queremos alimentarlos con comida caliente”.

Willa tiene un gran corazón. Ella usa la mayor parte de sus ahorros para ayudar a los niños y a veces depende de las donaciones.

“Si un niño tiene hambre y quiere comer, le daré de comer”, aseguró.

“Cuando lo tienes en tu corazón y es tu pasión, no te va a molestar en absoluto”, añadió Willa. “Dios puso a la gente en esta tierra por ciertas razones, como me puso a mí aquí para cocinar para estos niños”.

Y los que se benefician de la amabilidad de Willa,  están agradecidos.

“Ella es uno de los ángeles que Él nos envió”, dijo un abuelo.

¡Esta abuelita recibe el regalo más dulce!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS