Esta osita cumple cadena perpetua junto a 730 criminales “peligrosos”

Por Jesús de León – La Gran Época
16 de Abril de 2019 Actualizado: 16 de Abril de 2019

Una osa se encuentra en prisión cumpliendo cadena perpetua en Kostanay, al norte de Kazajistán, luego de atacar a 2 humanos en un campamento, en 2004.

Ekaterina -o Katya- fue encarcelada en una colonia penal de “régimen estricto” en Kostanay hace 15 años.

Fue declarada culpable de 2 ataques separados a personas a los que les causó daños corporales en un campamento en el que estaba previamente enjaulada.

Ella es la única de sexo femenino en esa cárcel que tiene 730 criminales “peligrosos”, incluyendo asesinos cuyas sentencias no exceden los 25 años.

También es la única prisionera de por vida, y la única reclusa que se jacta de tener una piscina en su “celda”.

Hay pocas fotos de la osa encarcelada pero el jefe de la colonia de alta seguridad afirma que se ha vuelto menos amenazante como resultado de sus 15 años tras las rejas.

“Ella es amigable, (y) no agresiva en absoluto”, explicó Aslan Medybayev. “Se despertó hace un mes de su hibernación anual. Ahora se siente bien, y corre, salta”, según el medio Daily Mail.

Uno de los presos del lugar, Igor Tarakanov, narró que la osita adora las cosas dulces que los prisioneros le dan como los dulces, las galletas, y las manzanas.

Añadió que gracias a que puede comunicarse con Katya, ella alegra su tiempo en la cárcel para “que no sea tan doloroso”.

A diferencia de otros reclusos a la osita Katya no se le permiten las visitas conyugales.

Azamat Gapbasov, subdirector de trabajo educativo de la cárcel, explico las razones: “Lamentablemente no podemos traerle un oso macho”.

El sombrío puesto penal de Kostanay se encuentra a 435 millas al noroeste de la capital de Kazajstán, Nur-sultan, antes Astana, cerca de la frontera del país con Rusia.

Con el tiempo a osa se convirtió en el símbolo de la cárcel e incluso se le erigió una estatua.

Katya’s atacó a dos personas en 2004 en incidentes separados en el campamento llamado Belaya Yurta, donde fue enjaulada después de haber sido abandonada por un entrenador de circo como cachorro.

Un niño de 11 años de edad, llamado Nursultan Kh, que estaba en el campamento para un concurso de kickboxing, intentó alimentarla y ella le agarró la pierna.

Sufrió heridas graves y un “shock traumático”.

Más tarde dijo a los periodistas: `Todo sucedió de repente…. Le arrojé comida, y elle, a través de la jaula, me agarró la pierna. “No recuerdo nada más de ese momento”.

Poco después, el oso atacó a un hombre llamado Viktor O, de 28 años de edad.

****************************************

Historias de convicción:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS