Establecen toque de queda en El Paso, debido a que hospitales y UCI están al máximo de su capacidad

Por GQ Pan
26 de Octubre de 2020
Actualizado: 26 de Octubre de 2020

El condado de El Paso, en Texas, ordenó un toque de queda en la noche, entre las 10 p.m. y las 5 a.m., después de que los hospitales y las unidades de cuidados intensivos alcanzaran su máxima capacidad debido a un aumento en los casos de COVID-19.

El juez del condado Ricardo Samaniego anunció el toque de queda el domingo por la noche, requiriendo que los residentes del condado y de la ciudad de El Paso se queden en sus casas, excepto aquellos que proporcionen servicios esenciales. Las violaciones pueden ser castigadas con una multa de 500 dólares, informó El Paso Times.

“El propósito del toque de queda es limitar la movilidad en la comunidad”, dijo Samaniego durante una conferencia de prensa virtual. “Actualmente nuestros hospitales están al máximo de su capacidad”.

El lunes por la mañana, el condado reportó un récord histórico de 1443 nuevas infecciones por el virus del PCCh, según el sitio web de Salud de la ciudad y condado de El Paso. La hospitalización también alcanzó un récord de 853, con 180 personas en unidades de cuidados intensivos.

La directora de Salud Pública de El Paso, Angela Mora, pidió el domingo a los residentes que se quedaran en casa durante dos semanas para ayudar a frenar la propagación del virus del PCCh, citando un aumento del 300 por ciento en las hospitalizaciones relacionadas con COVID en las últimas tres semanas.

“Si continuamos con esta tendencia, corremos el riesgo de que se produzcan efectos perjudiciales para todo nuestro sistema de salud”, dijo Mora en una declaración obtenida por El Paso Times. “Por el bien de los hospitalizados y de los trabajadores sanitarios de primera línea que trabajan incansablemente cada día para cuidarlos, les pedimos que por favor se queden en casa durante dos semanas y eliminen sus interacciones con los que están fuera de su casa hasta que podamos aplanar la curva”.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo el domingo que el centro cívico de El Paso se convertirá en un hospital improvisado. El centro estará equipado inicialmente con 50 camas, pero puede ampliarse a 100 camas si es necesario. También dijo que el estado ha desplegado 900 doctores, enfermeras y otro personal médico en El Paso, y algunos de ellos trabajarán en el hospital del centro cívico.

En una declaración de seguimiento, Abbott dijo que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. está enviando a El Paso un equipo de asistencia médica para desastres de 35 personas, un equipo de cuidados críticos de trauma y coordinadores de emergencia para luchar contra el aumento de casos de COVID-19. Se espera que los recursos federales lleguen esta semana.

“Texas está agradecido al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. por proporcionar estos recursos cruciales y por trabajar junto a los funcionarios estatales y locales para combatir la propagación de COVID-19 en El Paso”, dijo el gobernador republicano. “Estamos trabajando estrechamente con nuestros socios federales y locales para satisfacer las necesidades de la comunidad de El Paso y, en última instancia, reducir las hospitalizaciones”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Brote de norovirus en una universidad china

TE RECOMENDAMOS