Estados se preparan para la lucha legal contra la vacunación obligatoria

Hasta ahora, 27 estados expresaron su oposición al mandato federal de vacunas, que según los gobernadores infringe la libertad personal
Por Petr Svab
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

Casi todos los estados liderados por republicanos han expresado su oposición a las vacunas obligatorias anunciado por el presidente Joe Biden la semana pasada. Muchos de ellos se han comprometido a luchar contra el mandato en los tribunales, pero se abstuvieron de expresar estrategias legales específicas ya que los detalles de la política de la administración de Biden siguen sin conocerse.

El mandato requeriría que las empresas con más de 100 empleados tengan personal vacunado contra la COVID-19 o que se sometan a pruebas semanales para detectar la enfermedad. Esto se implementaría a través de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), según Biden.

Gobernadores y fiscales generales en al menos 27 estados, todos republicanos, hicieron comentarios en contra del mandato. En general, todos apoyan la vacunación y algunos de ellos incluso apoyan las vacunas obligatorias en empresas privadas. Sin embargo, se oponen en gran medida a la noción de que las empresas deberían verse obligadas a exigir la vacunación, especialmente por parte del gobierno federal.

El fiscal general de Arizona, Mark Brnovich, ya presentó una demanda contra el mandato, argumentando que este viola la cláusula de protección igualitaria de la Constitución. La administración de Biden tiene como objetivo la vacunación obligatoria para los trabajadores estadounidenses, pero no requiere la vacunación de los que ingresan tras ser atrapados cruzando la frontera sur de los Estados Unidos ilegalmente, lo que demuestra un sesgo “inconstitucional” “a favor de los extranjeros no autorizados”, dice el informe de Brnovich del 14 de septiembre.

Una de las declaraciones más contundentes en contra del mandato provino del gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, quien prometió luchar contra la administración Biden “hasta las puertas del infierno para proteger la libertad y el sustento de todos los habitantes de Carolina del Sur”.

Los críticos a menudo calificaron el mandato de toma de poder, extralimitación federal, divisivo, contraproducente, antiestadounidense e inconstitucional.

“Estoy 100 por ciento en contra de este mandato de vacuna porque creo que debería ser una opción de atención médica personal”, dijo el gobernador de Nebraska, Pete Ricketts, a The Epoch Times.

Reconoció que hay otras vacunas que son obligatorias en varios entornos. Pero esas vacunas están mucho más establecidas, señaló, mientras que las vacunas COVID-19 tienen menos de un año de existencia y “no ha habido ese tiempo para difundir la información” al respecto.

Aquellos que se resisten a recibir las vacunas tienden a desconfiar de las autoridades sanitarias, según la experiencia de Ricketts.

“Simplemente no saben a quién creer”, dijo.

Él culpó a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, “por su inconsistencia y cómo transmitieron el mensaje”.

Fauci y otros en el gobierno han sido inconsistentes en una serie de cuestiones, incluidas las recomendaciones iniciales de no usar y luego de usar mascarillas y sobre el porcentaje de la población que necesita ser vacunada para lograr la inmunidad colectiva. En la primavera de 2020, cuando gran parte del país estaba bajo estricto bloqueo, las autoridades se negaron a hablar en contra de las protestas masivas y los disturbios en todo el país provocados por la muerte de George Floyd, un hombre negro, durante un arresto en Minneapolis.

Mientras tanto, criticaron otras reuniones y protestas.

El mandato también parece pasar por alto diferentes realidades en diferentes estados.

Nebraska, por ejemplo, tiene una de las tasas de muerte por COVID-19 más bajas del país, a pesar de las pocas restricciones.

“Nunca hicimos un mandato de mascarilla en todo el estado; nunca hicimos un pedido para quedarse en casa. Hemos tratado de manejar esto con el menor toque posible porque creo en la libertad personal”, dijo Ricketts.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo que se opone al mandato por motivos de libertad personal para tomar decisiones médicas. Pero incluso si lo apoyara en principio, aún se opondría a la idea de Biden, indicó durante una conferencia de prensa el 13 de septiembre.

En particular, se mostró en desacuerdo con el mandato que aparentemente incluye a personas que ya han tenido COVID-19 y que, según algunos estudios, disfrutan de una inmunidad superior a la producida por las vacunas.

“Si realmente estás siguiendo la ciencia, reconocerías esta inmunidad natural”, dijo DeSantis.

El mandato podría incluso exacerbar los problemas que se dice que alivia, sugirió.

Un argumento a favor del mandato es que los no vacunados deben ser obligados a recibir la inyección para reducir el riesgo de que terminen ocupando camas de hospital y abrumando el sistema de atención médica.

Pero no ha sido tanto un problema de camas, sino más bien una falta de personal, especialmente de enfermeras, según DeSantis, cuyo estado experimentó algunos hospitales inundados de pacientes con COVID-19.

Dado que una parte importante de los trabajadores de la salud rechaza las vacunas, preguntó cómo ayudaría el mandato con la escasez de personal.

“¿Vas a despedir a todas estas enfermeras que han estado tratando a pacientes con COVID o han estado trabajando todo este tiempo?”, preguntó. “Y nuevamente, la mayoría de ellos, muchos de ellos probablemente ya hayan tenido COVID y se hayan recuperado y tengan inmunidad natural. Así que eso termina teniendo problemas con el sistema de salud y probablemente exacerbándolos drásticamente”.

Cuando se trata de detalles sobre cómo oponerse al mandato, al menos una docena de gobernadores y fiscales generales dijeron que presentarían demandas. Sin embargo, aún no está claro qué argumentos legales plantearían.

“El Departamento de Trabajo de EE. UU. y OSHA tendrán que promulgar regulaciones sobre esto y luego, tendremos una mejor idea de cómo atacar esto desde un punto de vista legal”, dijo Ricketts.

“Pero estamos absolutamente explorando todas esas oportunidades y ponemos todo sobre la mesa”.

La secretaria de prensa de DeSantis, Christina Pushaw, fue igualmente general.

“Estamos analizando todas las opciones legales para proteger los derechos de los empleados, y el gobernador DeSantis anima a los dueños de negocios a respetar los derechos de sus empleados a la privacidad médica”, dijo a The Epoch Times por correo electrónico.

Una vía viable podría ser atacar la autoridad de la administración Biden para emitir el mandato a través de OSHA, según Ilya Somin, profesor de derecho en la Universidad George Mason.

Según la Ley OSHA de 1970, la agencia puede imponer un “Estándar de prueba de emergencia” en los casos en que determine “que los empleados están expuestos a un peligro grave por exposición a sustancias o agentes que se determina que son tóxicos o físicamente dañinos o de nuevos peligros”.

La administración podría afirmar que la COVID-19 entra en la categoría de “nuevos peligros”, pero Somin cuestionó si la enfermedad es un nuevo peligro, ya que ha existido durante más de un año y medio, y si el estatuto solo se aplica a “una sustancia o agente peligroso que es nuevo” en lugar de un peligro de cualquier naturaleza.

Además, cuestiona si la COVID-19 representa un “grave peligro” para los empleados, dado que pueden vacunarse fácilmente.

“Prácticamente cualquier actividad en el lugar de trabajo presenta graves peligros para al menos algunas personas, si ninguno de los últimos toma las precauciones mínimas por su cuenta”, dijo en un reciente artículo de opinión de Reason.

Gobernadores o fiscales generales de los siguientes estados se han manifestado en contra del mandato: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, Florida, Georgia, Idaho, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Louisiana, Missouri, Mississippi, Montana, Nebraska, New Hampshire , Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Texas, Utah, Virginia Occidental, y Wyoming.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS