Estados Unidos avanza con la venta de aviones de combate F-16V a Taiwán

Por Frank Fang
18 de Agosto de 2019 Actualizado: 18 de Agosto de 2019

Las defensas aéreas de Taiwán están preparadas para una mejora importante, ya que Estados Unidos planea venderles 66 aviones de combate F-16V por un valor de USD 8 mil millones.

La presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen dijo que la compra de armas es un “impulso de energía en la capacidad nacional (…) con el propósito de mantener la paz”, mientras respondía las preguntas de los reporteros durante una visita a una compañía de tecnología local en la ciudad de Taichung el 17 de agosto, según medios locales.

“Solo cuando seamos capaces de defendernos podemos garantizar que dicha paz continúe”, agregó Tsai. También expresó su gratitud al gobierno de EE.UU. por el acuerdo.

Las capacidades defensivas de Taiwán son principalmente para protegerse contra el régimen chino, que considera que la isla autónoma es una provincia renegada, que se unirá con el continente en el futuro, con la fuerza militar si es necesario.

Los Estados Unidos, después de romper lazos diplomáticos oficiales con Taiwán en reconocimiento de Beijing en 1979, ha mantenido una relación no diplomática con la isla, basada en la Ley de Relaciones de Taiwán, en virtud de la cual el primero ha vendido continuamente armas y equipos militares a Taiwán, ante la desaprobación del régimen de Beijing.

La Agencia Central de Noticias de Taiwán informó por primera vez a principios de marzo que la fuerza aérea de Taiwán había presentado formalmente una solicitud al gobierno de Estados Unidos para la compra de aviones de combate.

El 16 de agosto, el Washington Post informó por primera vez que el gobierno de los Estados Unidos aprobó la transacción, citando a varios funcionarios estadounidenses no identificados. El informe indicó que el Departamento de Estado de EE.UU. presentó el acuerdo para su revisión informal al Congreso el 15 de agosto.

La compra de los aviones de combate estadounidenses es una necesidad, teniendo en cuenta que la isla está bajo amenaza directa de Beijing, que ha llevado a cabo simulacros militares volando aviones chinos rodeando a Taiwán, además de ejercicios de vuelo de largo alcance, explicó el Cuartel General del Comando de la Fuerza Aérea de Taiwán en una publicación de Facebook el 16 de agosto.

La fuerza aérea señaló que Beijing realizó cuatro simulacros de cerco en 2016, pero el número aumentó a 34 al año siguiente. En 2018, hubo 13 simulacros de este tipo.

El legislador taiwanés Tsai Shih-ying, escribió en su página personal de Facebook el 17 de agosto, explicando que los nuevos aviones de combate F-16V funcionarían sin problemas dentro de la fuerza aérea actual, ya que Taiwán recientemente comenzó a actualizar sus propios F-16.

La compañía aeroespacial estatal de Taiwán, Aerospace Industrial Development Corp. (AIDC) está actualizando la flota de aviones F-16A/B de la isla para convertirse en F-16V, y el primero de estos aviones reacondicionados se entregó a la fuerza aérea de Taiwán en octubre de 2018.

Los nuevos pedidos de la variante F-16V están equipados con un sistema de radar avanzado y multifuncional conocido como AESA, aviónica mejorada, un motor de empuje más potente y computadoras de misión y tableros de mandos mejorados, según Lockheed Martin, el fabricante estadounidense.

Las ventas de armas del gobierno de los EE.UU., incluidas las ventas de aviones de combate, tienen el propósito de prevenir un conflicto en el Estrecho de Taiwán, según Rick Fisher, miembro de alto rango en asuntos militares asiáticos en el Centro de Estudios y Centro de Estrategia Internacional con sede en Virginia. También es colaborador habitual de La Gran Época.

“El régimen en Beijing, el régimen rojo del Partido Comunista Chino, quiere matar la democracia en Taiwán. El resto del mundo se opone a esto. Y al vender armas a Taiwán, Estados Unidos está reduciendo la posibilidad de que el régimen en Beijing comience una guerra”, dijo Fisher en una entrevista el 17 de agosto con la emisora de televisión ​​con sede en Nueva York, NTD, una afiliada de La Gran Época.

Taiwán había estado buscando comprar aviones de combate avanzados de Estados Unidos durante años. La última venta de aviones de combate fue en 1992, cuando el entonces presidente George H.W. Bush anunció la venta de 150 aviones F-16A/B a la isla. En 2011, el gobierno de Barack Obama rechazó la solicitud de Taiwán de comprar aviones de combate F-16C/D, pero aceptó un paquete para actualizar los aviones F-16A/B existentes en la isla.

Varios legisladores estadounidenses han expresado públicamente su apoyo al nuevo acuerdo de armas, incluidos los senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz, y el Presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Eliot Engel y el congresista Michael McCaul, el republicano de rango en el comité.

“La venta de F-16 a Taiwán envía un fuerte mensaje sobre el compromiso de Estados Unidos con la seguridad y la democracia en el Indo-Pacífico”, dijeron Engel y McCaul en un comunicado conjunto.

“A medida que el gobierno chino y el Partido Comunista buscan extender su alcance autoritario en la región, es fundamental que Estados Unidos continúe mejorando nuestra relación estratégica con nuestro socio democrático Taiwán, a través de un apoyo regular y constante”, dijo Rubio en un comunicado de prensa.

Beijing recurrió a su retórica habitual sobre la venta de armas el 16 de agosto. En una conferencia de prensa diaria, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que Estados Unidos debería detener las ventas de armas a Taiwán o de lo contrario China “seguramente tendrá fuertes reacciones, y Estados Unidos tendrá que soportar todas las consecuencias”.

En la entrevista de NTD, Fisher dijo que China podría tomar represalias imponiendo sanciones contra el gigante aeroespacial estadounidense Boeing, pero tal medida dañaría a las aerolíneas chinas, ya que poseen alrededor de 1500 aviones Boeing que necesitarían suministros y partes del fabricante.

En junio, el gobierno de Taiwán también solicitó la compra de tanques de batalla y misiles estadounidenses fabricados por las compañías de defensa estadounidenses General Dynamics, Raytheon y Lockheed Martin. El precio total de los misiles sumaría alrededor de USD 650 millones, informó Reuters.

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS