Estados Unidos debe enfocarse en América Latina para contrarrestar a China

El socialismo se está extendiendo en América Latina, haciendo que se incline hacia China
Por Antonio Graceffo
14 de Julio de 2022 4:47 PM Actualizado: 15 de Julio de 2022 11:45 AM

Comentario

Los izquierdistas están absorbiendo los gobiernos de América Latina al mismo tiempo que los países se inclinan hacia la órbita de China.

El 19 de junio, el izquierdista y exguerrillero Gustavo Petro ganó las elecciones presidenciales en Colombia, llamando la atención sobre un creciente giro izquierdista en toda América. Esto es paralelo al creciente compromiso con el Partido Comunista Chino (PCCh), lo que supone una amenaza para Estados Unidos y sus intereses.

Apenas unas semanas antes de las elecciones presidenciales de Colombia, el 3 de mayo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se dirigió a la Conferencia de las Américas y dijo que es importante que Estados Unidos y América Latina trabajen juntos debido al “brutal y no provocado ataque de Rusia a Ucrania, y a la creciente amenaza a las sociedades libres y democráticas por parte de China y otros gobiernos autoritarios”.

Sin embargo, las acciones de los gobiernos latinoamericanos sugieren que no sienten lo mismo que Estados Unidos respecto a Rusia y China. De hecho, ninguno de los vecinos del sur se ha sumado a las sanciones contra Rusia.

La Cumbre de las Américas celebrada en Los Ángeles, California, del 6 al 10 de junio, excluyó a los gobiernos socialistas de Cuba y Venezuela, así como al régimen autoritario de Nicaragua. Los jefes de Estado de México, Brasil y muchos países del Caribe protestaron por estas exclusiones, lo que debilitó la posición de Estados Unidos con el resto de las naciones.

Epoch Times Photo
Simpatizantes de la oposición sostienen una pancarta en la que se lee “No más socialismo” durante una concentración con el líder opositor venezolano Juan Guaidó, en Caracas, el 2 de febrero de 2019. Guaidó pidió elecciones anticipadas mientras aumentaba la presión internacional sobre el presidente Nicolás Maduro para que renuncie. (Juan Barreto/AFP vía Getty Images)

El socialismo o el izquierdismo está en rápido ascenso en toda América Latina. El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, de izquierda, fue elegido en 2018. El presidente argentino Alberto Fernández, de tendencia izquierdista, asumió el cargo en 2019. En Bolivia, el izquierdista Luis Arce fue elegido presidente en 2020. Al año siguiente fueron elegidos tres izquierdistas: Pedro Castillo en Perú, Gabriel Boric en Chile y Xiomara Castro en Honduras. Este año, se espera que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, de tendencia izquierdista, gane la reelección en octubre. A medida que América Latina se arrastra hacia la izquierda, se desliza más hacia la órbita del PCCh.

China se encuentra entre los principales socios comerciales de América Latina, además de ser el socio comercial número 1 de Sudamérica. Toda la región se está volviendo extremadamente dependiente del comercio con China. En 2021, Chile envió el 38.3% de sus exportaciones totales a China. China es el principal socio comercial de Brasil, y representa más del doble del comercio con Estados Unidos. El déficit comercial de Argentina con China, su segundo socio comercial, aumentó un 81.5 por ciento el año pasado.

China es también una de las principales fuentes de inversión extranjera directa y de préstamos para toda la región. En 2020, China invirtió unos 17,000 millones de dólares, principalmente en Sudamérica. Entre 2005 y 2020, el Banco de Desarrollo de China, de propiedad estatal, y el Banco de Exportación e Importación de China prestaron unos 137,000 millones de dólares a los gobiernos latinoamericanos. Muchos de estos préstamos se hicieron a cambio de petróleo. Venezuela ha sido el mayor prestatario, con 62,000 millones de dólares desde 2007.

En diciembre de 2021, 20 países latinoamericanos habían firmado la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés). China se beneficia de los recursos naturales y los alimentos, en tanto que América Latina recibe el dinero chino. Mientras tanto, el PCCh está aumentando su presencia militar en la región, proporcionando formación militar y policial a los gobiernos locales e instalando sistemas de telecomunicaciones y vigilancia. La región de América Latina y el Caribe (ALC) también desempeña un papel en Beijing, restando apoyo a Taiwán, ya que la mayoría de los países de ALC reconocen ahora oficialmente a China.

China es miembro con derecho a voto tanto del Banco Interamericano de Desarrollo como del Banco de Desarrollo del Caribe. En el marco de la BRI, China ha realizado una importante inversión en el Canal de Panamá, además de 21 grandes proyectos de infraestructuras en toda la región.

China también ha establecido un Tratado de Libre Comercio (TLC) y una “relación estratégica” con Costa Rica. Además, China ha firmado amplias asociaciones estratégicas con Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú y Venezuela.

El año pasado, Beijing y los 33 miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños Centroamericanos (CELAC) firmaron el Plan de Acción Conjunto China – CELAC para la Cooperación en Áreas Clave (2022-2024). El plan incluía no solo la cooperación económica y tecnológica, sino también la cooperación en materia de seguridad. En virtud del acuerdo, existe el compromiso de seguir celebrando el Foro de Defensa Superior China-América Latina. Los recientes avances en materia de seguridad y cooperación militar son coherentes con la documentación técnica de la Estrategia de Defensa del PCCh de 2015, que subraya la importancia de establecer una cooperación en materia de defensa en el exterior.

cuba china
Las fuerzas de seguridad cubanas posan junto a sus instructores chinos en una escuela de formación del gobierno cubano en 2016. (Cortesía de ADN Cuba)

Naturalmente, a Estados Unidos le preocupa la amenaza de seguridad que supone China en la región. Sin embargo, es difícil persuadir solo con palabras a América Latina para que se aleje del dinero del PCCh. La Administración Biden también está desanimando a muchos de los estados de ALC al negarse a reconocer su individualidad.

ALC comprende más de 30 naciones, que abarcan al menos siete lenguas oficiales, cada una con problemas y deseos únicos. La Casa Blanca tiende a meterlos en el mismo saco y decir que están plagados de inmigración ilegal, crimen transnacional, instituciones débiles, democracia defectuosa, corrupción, interferencia persistente de Rusia y la creciente influencia de China. Este enfoque político general de Estados Unidos es insultante y alienante, porque países como Brasil y Perú son tan diferentes como Alemania y Francia.

Supongamos que el gobierno de Biden desea obtener la cooperación de las naciones de ALC para contrarrestar al PCCh en la región. En ese caso, la Casa Blanca tendrá que extender a estas naciones la misma cortesía y diplomacia que a los países europeos y asiáticos. Washington debe comprometerse con ellos como individuos únicos y ofrecer alternativas realistas al PCCh. Si no, todas las naciones, desde Argentina hasta la frontera sur de Estados Unidos, caerán en las garras del PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.