El Departamento de Estado de Estados Unidos sancionó empresas chinas y rusas

25 de Marzo de 2017 Actualizado: 25 de Marzo de 2017

El Departamento de Estado de EE.UU. anunció en un comunicado que el pasado martes, día 21, impuso sanciones a 30 entidades e individuos en 10 países por violar la ley estadounidense contra la proliferación nuclear en Irán, Corea del Norte y Siria.

Entre los sancionados está Rosoboronexport, la mayor exportadora rusa de armas; Aviaexport, una empresa pública rusa que busca mercados extranjeros para las manufacturas aéreas del país; y una división del Ministerio de Defensa de Birmania.

Once de los 30 afectados fueron sancionados “por transferir elementos delicados al programa de misiles balísticos de Irán”, una lista que incluye a nueve empresas e individuos chinos, además de a una compañía norcoreana y a otra de Emiratos Árabes Unidos.

[insert page=’la-nueva-guerra-industrial-de-china’ display=’template-relacionadas.php’]

Otras 19 compañías e individuos fueron sancionadas tras obtener EE.UU. “información creíble de que han transferido o adquirido de Irán, Corea del Norte o Siria bienes, servicios o tecnología” prohibida en las listas estadounidenses o multilaterales sobre control de exportaciones a esos países.

Esos materiales, a juicio del Departamento de Estado, “podrían suponer una contribución material para el desarrollo de armas de destrucción masiva o la proliferación de misiles”.

Entre esos 19 sancionados hay ocho empresas rusas, incluidas Rosoboronexport y Aviaexport; otras tres entidades chinas; la Armada de Eritrea; una compañía médica de Arabia Saudí y el Directorio de Industrias de Defensa del Ministro de Defensa de Birmania; según precisó una fuente del Departamento de Estado.

La lista incluye también el centro especial de investigación de defensa de Egipto, la organización de industrias aeroespaciales de Irán y una compañía médica de Arabia Saudí, además de dos empresas y un individuo sudaneses.

Las sanciones para los 30 afectados durarán al menos dos años y les impedirá recibir alguna asistencia del Gobierno estadounidense o poder comprar munición o artículos de defensa de Washington; mientras que las agencias del Ejecutivo de EE.UU. tendrán prohibido establecer contratos con ellos.

TE RECOMENDAMOS