Estadounidense de Kiev recuerda su fuga de Ucrania: “Algo surreal”

Por Jackson Elliott
15 de Marzo de 2022 10:53 AM Actualizado: 15 de Marzo de 2022 10:53 AM

La primera noticia que tuvo David de la guerra de Rusia contra Ucrania fue la explosión cerca de su apartamento en Kiev.

David, estadounidense, tiene vínculos con Ucrania y ha vivido de forma intermitente allí desde 2015. Después de que terminaran las restricciones de viaje de COVID-19, volvió a visitar Kiev.

A eso de las 4 de la mañana del 24 de febrero, un resonante “ka-boom” lo despertó, según contó a The Epoch Times. Supo al instante que tenía que ser un misil ruso.

“Me despertó y eso fue lo primero”, dijo. “Fue tan fuerte que pensé: ‘Vale, tenemos una guerra entre manos'”.

Para David y otros ucranianos, los ataques de misiles y la invasión de Rusia fueron un shock. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, nunca había hecho algo así en Ucrania, dijo.

“Todo el mundo decía: ‘Es imposible que Putin haga esto. Esto es una locura'”, dijo David. “Él presume solo para negociar. Nunca irá hasta el final”.

Todd Gallagher, un misionero bautista que sirve en Vinnytsia, Ucrania, estuvo de acuerdo. Cuando aconsejó a su iglesia que se abasteciera en caso de guerra, se rieron de él.

“No me sentí demasiado ofendido, pero me dije: ‘Vamos, chicos. Tenemos que ser más inteligentes que esto'”, dijo Gallagher.

Como preparación, le dio a su suegro ucraniano dinero para comprar y almacenar alimentos en la iglesia. Hasta ahora, esto fue crucial para mantener a la comunidad alimentada, añadió.

Las anteriores invasiones de Rusia se caracterizaron siempre por una astuta capacidad de empujar la frontera y robar territorio sin iniciar una guerra, dijo David.

Entonces, los tanques entraron en Ucrania.

Kiev permanece inmóvil y vacía tras la noticia de la invasión rusa en febrero de 2022. (Foto cortesía de David)

David, antiguo residente de Nueva Orleans, dijo que en muchos sentidos, la guerra se ha sentido como un huracán. Él se aprovisionó de comida y agua y se atrincheró. Luego, los militares rusos arrasaron las ciudades a su paso. A continuación describió el sonido de los misiles que impactaron en Kiev.

“Todo se estremece. Casi como un reloj, a las 4 de la mañana se oían las explosiones”, dijo David.

Aunque quería evacuar él no podía viajar. Acababa de ser operado de gravedad. Pero su edificio de apartamentos era bastante seguro, relató. Estaba en medio de un muro de otros edificios. Un misil ruso tendría que apuntar directamente a él para alcanzarlo.

Una ciudad sitiada

Kiev cambió de la noche a la mañana, dijo David.

“De pronto había ley marcial. No se podía ir a ninguna parte. Era como una histeria colectiva”, dijo. “Fue como una ciudad fantasma, prácticamente de inmediato”.

Durante 10 días, David esperó a recuperarse hasta estar lo suficientemente bien como para viajar y salir del país. Cada noche, alrededor de las 4 de la mañana, los misiles golpeaban la parte norte de Kiev, dijo.

Por lo demás, la vida era extrañamente normal. La electricidad e Internet seguían funcionando, la gente seguía comprando alimentos en las tiendas con estantes casi vacíos. A su vez los negocios estaban cerrados y las explosiones resonaban en la distancia.

“Es realmente surrealista. Eso es todo lo que puedo describir de ello”, dijo. “Fue casi como un sueño. Me dije: ‘¿Qué demonios acaba de pasar la semana pasada?”.

A pesar de la conmoción de la invasión, los ucranianos están dispuestos a luchar, dijo David.

“Uno puede ver la determinación en los ojos de todos”, dijo. “Ellos están absolutamente decididos con cara de piedra. No hay nadie asustado. Todo el mundo está tranquilo. No he visto excitación ni preocupación, ni gente retorciéndose las manos”.

Ellos están motivados por el recuerdo de la crueldad del dominio ruso soviético, dijo David. Los soviéticos mataron a millones de personas cuando gobernaron Ucrania. Como ellos recuerdan esta historia, los ucranianos están dispuestos a luchar hasta la muerte para impedir que los rusos los conquisten, añadió.

“Todo el mundo tiene una historia familiar sobre la vida bajo el poder de la URSS y ninguna de ellas es buena”, dijo David. La gente sabe de hijos o familiares que desaparecieron o les robaron sus efectos personales. “Estas personas saben lo que les espera si pierden”.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, también ha sido un factor importante en la moral ucraniana, dijo David. Cuando el presidente demostró que estaba dispuesto a quedarse y enfrentarse a la muerte, la gente decidió que también estaba dispuesta a morir por él.

“Ellos estaban dispuestos a morir por este hombre porque él estaba dispuesto a morir por ellos”, dijo.

“Están luchando con uñas y dientes. Los hombres y las mujeres juntos están haciendo todo lo que pueden hacer para luchar en esta guerra”, añadió David.

El misionero Gallagher dijo a The Epoch Times que las milicias ucranianas se están equipando para la guerra en todas las ciudades del país. Debido a los estrechos lazos culturales de Ucrania, los ciudadanos están dispuestos a unirse y sacrificarse para luchar contra los invasores, añadió.

“Esas son las cosas que han unido y han facilitado la unidad. Las milicias, las milicias civiles, las pequeñas unidades de guerrilla con las que Rusia no contaba están manteniendo a Rusia a raya especialmente”, dijo Gallagher.

Un grupo de milicianos ucranianos posa con nuevas radios. (Foto cortesía de Todd Gallagher)

Huyendo de la invasión

El 5 de marzo, David salió de Kiev en un coche con otras personas. Un guardia en uno de los puentes de Kiev le dijo que solo permitían el paso de vehículos militares, pero les dejó pasar a él y a su grupo.

Primero, David se alojó en casa de un conocido. Luego, durmió en una iglesia con las ventanas reventadas por la explosión de una bomba. Escuchó las sirenas antiaéreas toda la noche mientras los rusos bombardeaban una base militar cercana.

En los cuatro días que tardó en llegar a la frontera rumana, solo comió dos veces, indicó David, pero lo que consiguió fue suficiente.

“Esa botella de agua marcó toda la diferencia del mundo”, dijo.

También recordó el momento en que un hombre con dos niños pequeños empezó a rogarle que llevara a sus dos hijos al otro lado de la frontera.

“Aquí estoy yo, un extraño, y él me entrega a sus hijos”, dijo David.

Gallagher fue quien le ayudó a recorrer el último tramo de la frontera. Aunque David y su familia tuvieron la oportunidad de marcharse, se quedaron en Rumanía para poder enviar ayuda a Ucrania.

La invasión rusa ha dejado a Ucrania, uno de los países más fértiles del mundo, sin alimentos, dijo Gallagher. Ahora, muchas familias ucranianas dependen de las donaciones de organizaciones misioneras como su iglesia para comer. La crisis alimentaria es peor en los pueblos pequeños.

Un bebé ucraniano que recibió fórmula y pañales enviados por el misionero bautista Todd Gallagher (Foto cortesía de Todd Gallagher)

“No hay comida, aquí no hay nada”, dijo David.

Un par de semanas antes de la guerra, Gallagher fue de vacaciones con su familia a Rumanía. Mientras estaba allí, su coche sufrió un accidente, lo que les dejó tirados durante unas semanas. Cuando empezó la guerra, su familia pensó en irse a Estados Unidos. Pero luego lo reconsideraron y optaron por ayudar a los refugiados de guerra.

Los artículos más necesarios para los ucranianos ahora son los alimentos, medicinas, mantas, artículos de aseo y pañales, dijo.

Todd Gallagher, un misionero bautista, y su familia visitando Transilvania, Rumania. Gallagher y su familia están ayudando a los refugiados de guerra ucranianos. (Foto cortesía de Todd Gallagher)

Gallagher depende de las donaciones para conseguir estos artículos cruciales, dijo. Todo el dinero que recauda en la página de donaciones de su iglesia se destina a la compra de suministros para los necesitados de Ucrania.

David relató que cuando llegó a la frontera rumana, una larga fila de refugiados ucranianos se extendía por kilómetros. Algunos esperaban en coches, pero muchos iban a pie bajo el aguanieve.

Los refugiados llevaban abrigos de invierno, pero a menudo no llevaban mucho más, añadió.

Según Gallagher, la gran mayoría de los refugiados son mujeres y niños. Ucrania no permite salir a los hombres de 18 a 60 años a menos que tengan al menos tres hijos. Muchos ucranianos esperan contra toda esperanza que la guerra termine pronto.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.