Veterinario de 90 años fabrica sillas de ruedas para que no pongan a “dormir” a perros discapacitados

Por Blanca Téllez - La Gran Época
19 de Junio de 2019 Actualizado: 19 de Junio de 2019

Cuando los animalitos domésticos sufren algún tipo de discapacidad, frecuentemente son abandonados o sacrificados. Pero las mascotas en esta condición ya pueden tener la posibilidad de seguir moviéndose por su propia cuenta, al menos esta es la experiencia de estos peludos que cayeron en manos del un incansable anciano de 90 años.

Lincoln Parkes, de Maryland, Estados Unidos, es un médico veterinario que ha llevado su cuidado por las mascotas a otro nivel. Tanto es así que en su récord de atención médica acumuló más de 3000 cirugías espinales de diversos tipos de animales.

Lincoln atiende no solo a perros o gatos, también recibe cerdos, conejos, pollos, y a todo aquel animalito que necesite una atención especial debido a algún tipo de discapacidad.

¿Cómo los ayuda? El longevo veterinario, además de experto cirujano ahora ya retirado, se ha especializado en la fabricación de aparatos ortopédicos para que las lindas mascotas que necesitan ayuda recobren la movilidad y mejoren su calidad de vida.

“Si los pones en un carrito cuando no pueden moverse, (esto) les da movilidad para que puedan usar sus patas delanteras y su espíritu simplemente vuela; una vez que obtienen su independencia son como niños”, declaró Lincoln al Washington Post

“Me gusta darle una mejor vida a los animales”, agregó  el especialista que elabora sillas de ruedas a la medida para mascotas que nacieron o adquirieron alguna discapacidad motriz a lo largo de su vida.

Los carritos con ruedas son su especialidad. Los fabrica en su taller en la Bahía de Chesapake, trabajando 10 horas cada día para poder cubrir la demanda de estos dispositivos de ayuda.

A principios de los años 60, este amante de los animalitos domésticos construyó el primer carrito. Luego abrió K-9 Cart, la tienda en la que vende sus sillas de ruedas para ayudar a que las mascotas discapacitadas puedan volver a caminar y a correr.

Y esta actividad, a lo largo del tiempo se ha convertido en su pasión y misión de vida, diseñando y mejorando los carritos para mascotas discapacitadas.

Cuando el experto cirujano veterinario se jubiló, siguió trabajando para proveer a K-9 con las sillas de ruedas y materiales complementarios para mascotas discapacitadas. Y ha continuado haciéndolo desde entonces, incluso ahora ¡a sus ya más de 90 años!

Lincoln expresó que no lo hace por dinero: “Cuando los veo salir corriendo por la puerta después de ser cargados, ese es mi cheque de pago”.

“La razón por la que Parkes es admirado, al menos por los veterinarios, es… pudo entender que las personas no están listas para ‘dormir’ a sus mascotas, y su invento muestra una tremenda empatía hacia ambos”, dijo Tory Hampshire, otro veterinario retirado.

“La silla de ruedas hace una gran diferencia para las personas dueñas de este tipo de mascotas”, añadió Tory.

Un lector que comentó la nota del Washington Post sobre el trabajo de Lincoln expresó: “Este hombre tiene un lugar en el cielo”.

“¡Qué gran hombre! Él restablece algo de mi fe en la humanidad. Felicitaciones al Dr. Parkes por una vida bien vivida. Que viva otros 20 años. Necesitamos su inspiración”, comentó otro lector.

¿Te gustó este artículo?

Entonces te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Muchas gracias!

¡Esta ardilla quedó atrapada en el comedero para pájaros!

TE RECOMENDAMOS