Este árbol bonsái de 391 años sobrevivió al terrible bombardeo de Hiroshima, una belleza invaluable

Por La Gran Época
16 de Abril de 2019 Actualizado: 01 de Mayo de 2019

Tras el bombardeo atómico de Hiroshima en 1945, decenas de miles de personas perdieron la vida. Sin embargo, un árbol de bonsái y la familia que lo cuidaba, sobrevivieron al catastrófico bombardeo. El espécimen ornamental fue donado posteriormente a los Estados Unidos, pero su historia no fue contada.

Casi 30 años después del periodo más devastador de Japón, el maestro bonsái Masaru Yamaki, de Hiroshima, donó su preciado árbol bonsái al Arboreto Nacional de Estados Unidos en 1976 como símbolo de amistad. La historia del árbol en miniatura, sin embargo, no fue revelada hasta décadas después.

El Pino Blanco Japonés, apodado el Pino Yamaki, tiene casi 400 años de antigüedad. Su historia se reveló finalmente en el 2001 cuando los nietos de Yamaki se presentaron en el arboreto sin previo aviso para preguntar si podían ver el árbol.

El curador del museo los invitó a almorzar, y fue entonces cuando los nietos dijeron que durante muchas generaciones, su familia había estado dirigiendo un vivero comercial de bonsáis en Hiroshima.

Cuando la bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima en 1945, rompió las ventanas del vivero, pero el delicado árbol sobrevivió. A pesar de algunos cortes menores de fragmentos de vidrio que volaron debido a la explosión, la familia también quedó ilesa, ya que vivían a 3 kilómetros del hipocentro de la bomba.

Aunque no está claro por qué el anciano Yamaki no reveló la historia del preciado árbol cuando lo donó, Jack Sustic, conservador del museo, dijo que el árbol podría haber sobrevivido porque una pared lo había protegido, reportó a The Telegraph.

“Después de pasar por lo que la familia había vivido, donar uno era muy especial, y donar este era aún más especial”, dijo Jack. “Una de las cosas que lo hace tan especial es, si te imaginas, que alguien ha atendido a ese árbol todos los días desde 1625. Siempre me gusta decir que el bonsai es como un verbo, no es un sustantivo, lo está haciendo”, dijo Jack.

Felix Laughlin, presidente de la Fundación Nacional del Bonsái, se sorprendió de que Yamaki donara el árbol. “Me parece increíble que Masaru Yamaki pudiera dar un bonsái de valor incalculable básicamente a su enemigo y no decir una palabra al respecto. Me emociono con solo hablar de ello”, dijo.

Mira el video a continuación:


Encuentran un enorme nido de avispas en un árbol del patio trasero de una casa

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS