Este bulldog recupera la alegría y la libertad gracias a una silla de ruedas ¡y ya nada lo detiene!

Por La Gran Época
08 de Marzo de 2019 Actualizado: 08 de Marzo de 2019

Muchas veces cuando escuchamos hablar sobre discapacidad, pensamos en las personas que no pueden hablar, ver o escuchar. Sin embargo, también hay animales con limitaciones que necesitan asistencia para tener una buena calidad de vida, como es el caso de este bulldog inglés que sufre una deformación dorsal pero aún así nada lo detiene.

Vestido muy elegantemente de smoking y ayudado por una pequeña silla de ruedas, el bulldog Thor saltó a la fama cuando subió al escenario de Teletón Chile 2018, arrancando exclamaciones de ternura y admiración del multitudinario público que lo adoró desde el primer momento.

En una entrevista con  La Gran Época, Aylin Escribano, la joven dueña de Thor, relató que su adorable perrito sufre desde su nacimiento de una enfermedad degenerativa llamada espina bífida, que no le permite movilizarse de manera normal, provocando que incluso no pueda controlar esfínteres. “Por eso usa pañales y carrito ortopédico”.

Encontrando una nueva familia

Aylin conoció a Thor en noviembre de 2017 por medio de una publicación de Facebook del grupo “Bulldog Inglés Chile”, que anunciaba que Thor estaba en adopción.

Thor había pertenecido a una pareja que no se pudo hacer cargo de los gastos veterinarios, por lo que fue adoptado por dos jóvenes animalistas que tampoco tuvieron la capacidad de hacerse cargo de él, explicó.

Thor. (Cortesía: Aylin Escribano)

Para Aylin no fue fácil llegar hasta Thor, ya que ella vive en Santiago de Chile y “Thorcito” estaba en Melipilla, provincia que se encuentra ubicada al suroeste de Santiago, por lo que tuvieron que viajar unas dos horas para buscarlo.

Cuando llegaron, encontraron al perrito encerrado en un pequeño espacio. Era una especie de casa de campo, donde vivían entre 11 y 15 perros y, aparentemente, Thor no se llevaba bien con uno de ellos por lo que decidieron darlo en adopción.

(Cortesía: Aylin Escribano)

La joven confesó que cuando encontró al perrito, pudo darse cuenta de que no estaba en buenas condiciones. “Thor no estaba en las condiciones óptimas la verdad, él es blanco pero su piel estaba amarilla, se notaba que no había tenido la higiene adecuada porque el color amarillento lo tenía impregnado en su cuerpo”.

“Tampoco lo vimos con pañales, algo que igual consideré malo, ya que continuamente está orinando y defecando”, agregó.

Aylin estaba muy preocupada porque esa situación le había provocado una infección, ya que el perrito tenía heridas abiertas en sus patitas y en otras partes de su cuerpo; infección que tardó varios meses en sanar. “Nunca fue cuidado como correspondía, nos conmovió mucho su historia, al Thor hay que estar constantemente atendiéndolo, es muy delicado y cualquier descuido es vital para él”.

Momentos difíciles

Aylin, que aparte de Thor se hace cargo de 7 mascotas más, confesó que al principio fue muy difícil, pues nunca habían tenido un perrito con discapacidad.

Poco a poco, y con ayuda de otras personas, consiguieron comprar un carrito ortopédico para que Thor se pueda movilizar. Pero esto tampoco fue tan sencillo, porque el perrito no soportaba que lo aten a su nueva silla de ruedas.

Thor con su carita triste. (Cortesía: Aylin Escribano)

Aylin recuerda que “su bebé” como ella le llama, se estresaba, lloraba y mordía el carrito sin parar. Sin embargo, con el tiempo, y gracias a todo el amor y la paciencia que le brindó su familia, lograron que se acostumbre.

Recuerda que al comienzo se quedaba en una esquina y no permitía que nadie se acerque, pero desde que recuperó la confianza, ahora no solo entra a la sala, sino que pide que lo suban al sillón y reclama cariño. “¡Es muy rico!”, dice Aylin riéndose.

El engreído Thor en los brazos de Aylin. (Cortesía: Aylin Escribano)

Hoy, para este valiente perrito, el carrito es sinónimo de libertad y paseo, así que se alegra cuando tiene que usarlo; aunque no lo puede utilizar todo el día porque puede dañar aún más su columna.

Thorcito de paseo. (Cortesía: Aylin Escribano)

Agradeciendo todo el apoyo

La joven también enfatizó que está muy agradecida con todas las personas que siguen a Thor por Instagram y que la apoyan con lo que pueden. “En realidad, Thor necesita mucha ayuda, sobre todo que le donen pañales es lo que más necesita, pues usa como mínimo siete pañales diarios”.

Thorcito posa muy agradecido, con todas las donaciones que le hacen las personas caritativas. (Cortesía: Aylin Escribano)

Pero Aylin no solo espera recibir, si no que se esfuerza por conseguir fondos y hace retratos de animalitos para vender y poder solventar los gastos de Thor, que son muchos debido a su condición.

Algunos de los retratos que hace Aylin para solventar los gastos de Thor. (Cortesía: Aylin Escribano)

Así como Aylin, hay muchas personas que tienen un corazón muy grande y mucho amor para dar, y que se esfuerzan por mitigar el sufrimiento de incontables animalitos, pero que a veces necesitan una mano amiga para sobrellevar su ardua labor.

Hagamos nuestra pequeña obra de caridad y ayudemos con lo que podamos a nuestros amigos peludos que tantas alegrías traen a nuestras vidas.

Esta águila bebé estaba atrapada en la maleza cuando estas increíbles personas la vieron y corrieron a ayudarla 

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS