Perrito tirado en una caja solo se podía arrastrar pero por su tenacidad en 2 meses logra caminar

Por La Gran Época
16 de Julio de 2018 Actualizado: 07 de Julio de 2019

Conoce a Starfish, una perra discapacitada con un espíritu indomable. Que su historia de persistencia te motive a no rendirte nunca, sin importar lo difícil que sea.

A las 10 semanas de edad, una pequeña cachorra fue encontrada abandonada en una caja de Heineken en la playa con sus cuatro patas extendidas, haciéndola parecer una estrella de mar, de ahí obtuvo su nombre.

Starfish no tenía la capacidad de caminar debido a la condición de sus piernas; además, más tarde se descubrió que también tenía sus órganos aplastados.

“Su cuerpo era plano, sus órganos estaban planos y el veterinario recomendaba la eutanasia”, escribió la actual propietaria de Starfish, Leigh Anne Gray, en GoFundMe.

Sin embargo, el jefe del refugio de animales se opuso y buscó la opinión de un especialista.

Tras el examen, el especialista reconoció los síntomas y declaró que Starfish tenía el síndrome del nadador, una deformidad genética en el desarrollo de los perros recién nacidos, pero que afortunadamente es curable.

Ahora que sabía cuál era la condición de Starfish, la familia la puso en rehabilitación.

“Ella respondió a todo lo que le enseñaron porque quería mejorarse”, dijo Leigh.

El equipo que estuvo trabajando con ella, aprovechó su espíritu indomable para lograr una recuperación tras terapia física y de rehabilitación por 2 meses.

Imagen ilustrativa. (Créditos: Max Pixel)

De diferentes formas, el equipo trato de hacer que ella caminara por si misma. Al principio la ayudaban, sosteniéndole la cadera, otras veces en una piscina, y otras veces poniéndole obstáculos para que las patas no se le desviaran hacia los lados.

A pesar que Starfish se movía como si nadara, nunca se dio por vencida.

“Todo lo que teníamos que hacer era poner los pies debajo de ella, y tan pronto como la llevamos al pasto y tenía algo dónde agarrarse, ella simplemente nos seguía a cualquier lugar”, Leigh le dijo a The Dodo.

Starfish mostró mucha determinación. Incluso cuando bajó por un tramo de escaleras e intentó subir nuevamente cinco minutos después.

“El hecho que ella trabaje tan duro me da esperanza”, dijo Leigh.

Después de dos meses de rehabilitación física, los esfuerzos de Starfish valieron la pena: ¡por fin estaba caminando!

El espíritu tenaz de Starfish ha sido una inspiración para Leigh y su familia.

“Ella nos da una tremenda inspiración”, dijo la mujer a The Dodo.

Según cuenta Leigh, la relación más particular es la que tiene Starfish con su hijo de 5 años, porque están en un periodo de desarrollo similar y lo más importante, es que van a crecer juntos.

“Me faltaba esa determinación, esa pasión por la vida”, dijo Leigh. “Me siento afortunada por haberla encontrado en el camino”.

Además a Starfish le encanta nadar, es un ejercicio muy bueno para ella, sobretodo después de la cirugía de cadera que tuvo.

Ya ha tenido más de seis meses activos en pie, pero según cuentan en la pagina de GoFundMe en las radiografías se muestra una displasia de cadera extremadamente grave, por lo que están recaudando fondos.

Mira la historia de Starfish en el siguiente video:

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Ellos le hicieron una silla de ruedas a una pececito para que pudiera nadar de nuevo

TE RECOMENDAMOS