Este danés fue uno de los más grandes escultores neoclásicos

Cómo Bertel Thorvaldsen consiguió recuperar la grandeza del arte clásico
Por Lorraine Ferrier
25 de Mayo de 2022 1:40 PM Actualizado: 25 de Mayo de 2022 1:40 PM

Si nombra a tres grandes escultores, lo más probable es que lo primero que le venga a la mente sea Miguel Ángel, Donatello o Gian Lorenzo Bernini. Pero, ¿y Bertel Thorvaldsen? Él creía que la única manera de convertirse en un gran artista era copiar el arte clásico. Y se convirtió en uno de los mejores escultores neoclásicos de su época.

Incluso el escultor italiano Antonio Canova, al que muchos consideran el mejor escultor neoclásico, admiraba la obra de Thorvaldsen.

Los dos trabajaron en Roma al mismo tiempo, cuando en la segunda mitad del siglo XVIII el estilo rococó, ornamentado y teatral, estaba en vías de desaparición y se desarrolló un nuevo estilo en el que los artistas recurrían a los principios del mundo antiguo para informar su arte. El arte se volvió sencillo y refinado, con figuras ideales y expresiones contenidas que, en conjunto, creaban un efecto armonioso y apelaban al intelecto. Las esculturas clásicas suelen estar desnudas para representar a héroes, deidades o seres semidivinos. Es un estilo que a veces se denomina desnudo “heroico” o desnudo “ideal”.

“Diosa de la esperanza”, 1817, de Bertel Thorvaldsen. Molde de yeso; 1,5 metros y 3,4 pulgadas. Museo Thorvaldsens, Copenhague, Dinamarca. (Jakob Faurvig/Museo Thorvaldsens)

Thorvaldsen conoció el clasicismo romano en Dinamarca gracias a sus maestros: el escultor Johannes Wiedewelt y el pintor Nicolai Abildgaard en la Real Academia Danesa de Bellas Artes de Copenhague. El gusto de Thorvaldsen por el dibujo le llevó a empezar a formarse en la academia cuando solo tenía 11 años.

Thorvaldsen creció observando y ayudando a su padre, artista y escultor de madera, a crear adornos para barcos. Siguió ayudándole en el astillero mientras estudiaba en la academia.

Cuando uno de sus tutores, Abildgaard, dirigió la decoración del Palacio de Levetzau (ahora conocido como Palacio de Christian VIII) en Amalienborg, puso a Thorvaldsen a cargo de la escultura. Thorvaldsen realizó sus primeras estatuas de figura completa en el palacio. Eran dos musas griegas: “Euterpe” (la diosa de la poesía lírica) y “Terpsícore” (la diosa de la danza y el coro).

Thorvaldsen hizo muchos retratos y medallones de retratos de dignatarios daneses, incluido el primer ministro. Ganó una medalla de oro por su “San Pedro curando a un mendigo tullido”, y luego un estipendio real para viajar a Roma, lo que hizo en agosto de 1796.

Fe y esperanza en Roma

Pero fue en Roma donde destacó. Thorvaldsen se relacionó con el arqueólogo danés Georg Zoega, que le enseñó el arte antiguo, con el pintor danés-alemán Asmus Jacob Carstens y con el pintor austriaco Joseph Anton Koch, que ejerció una influencia duradera en su obra. Para su escultura “Jasón con el vellocino de oro”, Thorvaldsen utilizó un motivo de una de las composiciones de Carstens. Thorvaldsen también se vio influenciado por el antiguo “Apolo Belvedere” romano de Leochares y el antiguo “Doryphoros” (“El portador de la lanza”) griego de Polykleitos.

Thorvaldsen realizó su “Jasón” en yeso. Los escultores que trabajaban a finales del siglo XVIII hacían modelos de yeso preparatorios. Canova introdujo esta práctica y Thorvaldsen la utilizó con gran éxito. La creación de modelos de escayola permitía a los escultores jugar con sus diseños en lugar de verse limitados por las peticiones de los clientes cuando esculpían en el costoso bronce y mármol.

Según el Museo Thorvaldsens, la mayoría de las obras de Thorvaldsen son piezas reflexivas e introspectivas, pero esta pieza de principios de la época romana del príncipe mitológico griego Jasón es diferente. La escultura muestra la voluntad de Jasón y es una pieza más activa —extrovertida, si se quiere— que introduce al espectador en el espacio.

“Jasón con el vellocino de oro”, 1803-1828, de Bertel Thorvaldsen. Mármol (encargo de Thomas Hope); 2,5 metros. Museo Thorvaldsens, Copenhague, Dinamarca. (Jakob Faurvig/Museo Thorvaldsens)

Lleva un strophium (cinta para la cabeza) que domina sus rizos y que tradicionalmente significa que es un dios o un rey. La postura de Jasón es casi idéntica a la de la mitad superior del “Belvedere de Apolo”, con la diferencia de que el brazo izquierdo de Jasón está a su lado y cubierto con el vellocino de oro. Thorvaldsen representó a Jasón en pose de contrapposto, equilibrando la mayor parte de su peso sobre una pierna, y parece que copió esta pose del “Doryphoros”. Otra similitud es que Doryphoros llevaba originalmente una lanza sobre su hombro izquierdo, como Jason lleva una sobre su hombro derecho.

Thorvaldsen representa el momento en que Jasón regresa a casa. Ha realizado un arduo viaje, ha superado muchos retos y ha luchado contra el dragón para conseguir el vellocino de oro. Aquí, regresa con el vellocino para recuperar el trono que su tío le quitó al padre de Jasón. El vellocino tenía la capacidad de proteger la riqueza y la fertilidad del país.

“Thomas Hope llegando al estudio de Thorvaldsen para comprar ‘Jasón con el vellocino de oro'”, 1872, por Thorvald Jensen. Litografía; 19 3/4 pulgadas por 14 3/8 pulgadas. Museo Thorvaldsens, Copenhague, Dinamarca. (Helle Nanny Brendstrup/Museo Thorvaldsens)

“Jasón y el vellocino de oro” fue la obra maestra que dio a conocer a Thorvaldsen, y sin ella es posible que hubiera abandonado Roma mucho antes. En 1803, estaba preparado para volver a casa. El dinero de su beca se había agotado y su obra tardaba en venderse. Pero el rico mecenas inglés Thomas Hope le encargó la escultura en mármol. Una litografía de Thorvald Jensen muestra a un Thorvaldsen malhumorado sentado en su estudio, con su escultura “Jasón y el vellocino de oro” detrás, sin saber que la figura encapotada de Thomas Hope acaba de entrar por la puerta para ofrecerle un encargo. La fama de Hope le compró a Thorvaldsen el éxito y le mantuvo en Roma, durante un total de 40 años.

“León moribundo (El León de Lucerna)”, 1819, de Bertel Thorvaldsen. Molde de yeso; 2 pies 9 pulgadas por 5 pies 3 1/4 pulgadas. Museo Thorvaldsens, Copenhague, Dinamarca. (Jakob Faurvig/Museo Thorvaldsens)

Uno de los encargos más interesantes de Thorvaldsen es el monumento al “León moribundo” en Lucerna, Suiza, tallado en un acantilado, para conmemorar a los guardias suizos que murieron en la Revolución Francesa defendiendo las Tullerías (la residencia real de París). Un guardia suizo que estaba de permiso en el momento del ataque encargó la obra. Quería un león muerto sobre un montón de armas con el escudo real francés y la bandera suiza, para mostrar la lealtad y la valentía de los 600 compañeros que murieron. Thorvaldsen se negó a crear un león muerto, eligiendo en su lugar diseñar un león dando su último aliento, descansando sobre un escudo con los emblemas de la flor de lis de la realeza francesa. Thorvaldsen hizo el modelo de bronce para la obra, y la talla en piedra fue realizada fielmente a su diseño por otro escultor.

Si el nombre de Thorvaldsen no le resultaba familiar, puede que sus obras sí, especialmente su escultura de Cristo resucitado. Es una obra poderosa, que muestra la compasión de Cristo y el sacrificio que hizo. Cristo mira al suelo mientras nos muestra las heridas de sus manos y pies. Thorvaldsen representó a Cristo como si estuviera caminando suavemente entre nosotros, mostrándonos la recompensa de la fe ante el sufrimiento.

“Cristo”, 1821, de Bertel Thorvaldsen. Vaciado en yeso; 11 pies y 3 3/4 pulgadas. Museo Thorvaldsens, Copenhague, Dinamarca. (Jakob Faurvig/Museo Thorvaldsens)

La escultura se hizo para la Iglesia del Castillo del Palacio de Christiansborg, junto con las estatuas de los 12 apóstoles, pero se trasladó al altar mayor de la Iglesia de Nuestra Señora. En todo el mundo se han hecho copias de la estatua.

Thorvaldsen dejó todas sus obras, incluidos sus moldes de yeso y su colección de arte, al pueblo danés en un museo que él mismo y el público financiaron para tal fin. Está enterrado in situ bajo un lecho de rosas, a petición suya.

Para saber más sobre Bertel Thorvaldsen, visite ThorvaldsensMuseum.dk


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.