Este elefante solo quiere unos mimos de su cuidador y lo que hace para lograrlo es viral

Por La Gran Época
17 de Abril de 2019 Actualizado: 17 de Abril de 2019

Cuando dos o más niños se juntan para jugar, siempre es un sin fin de risas, gritos de alegría y hasta llanto si hay una caída. Pero cuando un niño está solo, tiene que ingeniárselas para divertirse; puede jugar con su amigo imaginario o construir castillos con cualquier objeto en su camino, pero siempre su mente creativa busca algo para hacer.

Y tal parece que los más pequeños del reino animal, tampoco se quedan atrás, cuando se trata de jugar y divertirse hacen… ¡lo que esté al alcance de sus trompas!

El Maesa Elephant Camp, ubicado en Chiang Mai, Tailandia, es un campamento dedicado a la preservación de los elefantes, y muchos de ellos son bebés que necesitan de cuidados especiales.

Se sabe que los elefantes se destacan por su inteligencia, memoria y carácter agradable, pero lo que verás hoy te recordará a la inocencia y alegría de cualquier niño.

Los mahout son las personas capacitadas para estar al cuidado de la salud de los paquidermos. Desarrollan el lenguaje para comunicarse con ellos y realizan juntos muchas actividades que los unen y crean una conexión particular entre el cuidador y el elefante.

Los elefantes han sido venerados en Tailandia durante muchos siglos y son famosos por ser las bestias de carga más fuertes, fueron importantes en las batallas. También se han destacado por su inteligencia, su memoria y su carácter agradable.

¡Pero lo más importante aquí es que son realmente amigables y adorables!

Un día, un pequeño elefante llamado Khunsuk endulzó a muchos en las redes sociales a través de un video que captó un momento realmente enternecedor. Mientras su mahout, Dan Daeng estaba a su lado realizando sus labores, el pequeño mamífero de un año le pedía toda la atención.

Una tarde Dan estaba muy ocupado pintando una cerca, cuando Khunsuk se le aproximó del otro lado del barandal y extendió su trompa para tocarle la pierna… pero su cuidador no le prestó atención.

Tal parece que el pícaro elefante buscaba algo de diversión y qué mejor que su mahout para pasar un buen momento. Como Dan no le seguía el juego, el tierno paquidermo comenzó a hacerle cosquillas con la trompa por el cuello, y lo logró. Dan se dio media vuelta para acariciarlo y responder al gesto de este tierno elefante, describió la publicación de La Verdad.

Pero al parecer no era todo lo que necesitaba el curioso Khunsuk, entonces, el ingenioso e inteligente elefante, se levantó quedando sobre sus patas traseras y se subió a la cerca para poder alcanzar a Dan con las patas delanteras.

¡El pequeño elefante con perseverancia logró salirse con la suya!… Dan suspendió su tarea y entendió que era el momento de divertirse un poco con Khunsuk.

¡Qué hermosa momento! La inocencia de la infancia abarca también al reino animal.

Mira el adorable video a continuación:

Así es como los elefantes rinden el último homenaje a su líder. ¡Ellos son familia!

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS