Este perrito está tan peludo y despeinado que ni puedes verlo, ¡pero este peluquero hace magia!

Por La Gran Época
04 de Mayo de 2019 Actualizado: 04 de Mayo de 2019

Sabemos que las manos de un buen estilista pueden hacer milagros, pero lo que hizo este peluquero con un cliente de 4 patas te dejará impactado.

Cuando a esta peluquería canina llegó un cachorro cubierto por una maraña de pelaje, largo y enredado, sus ojos y boca estaban completamente cubiertos y solo la punta de su negra nariz sobresale por debajo del abrigo de piel blanca. Pero este peluquero estaba listo para poner fin a este desalineado look, y puso en movimiento sus tijeras para trabajar en una transformación que sorprendió a los espectadores de todo el mundo.

El peluquero entra en acción eliminando primero el vello alrededor de los ojos y la cara. Corta nudo tras nudo y el pelo del perro se afina y lo peina con cuidado. Un baño rápido revela cuán largo es el pelo y, por primera vez, esos preciosos ojos al acecho pueden verse al quitar el pelaje.

Después de más retoques alrededor del cuerpo, la transformación comienza a cobrar vida. Con un cuidadoso recorte alrededor de los ojos, da la impresión que el perrito puede ver por primera vez. Con tijeras finas y peinando, el peluquero retoca los bordes y se asegura que todo esté bien cortado y uniforme.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Pxhere/ CCO 1.0)

Los resultados son impresionantes. Los espectadores no pueden reconocer al perro en las fotos anteriores que enviaron con el vídeo viral a Facebook.

¡Debes ver estos resultados para poder creerlo!

El cambio es tan impactante que está irreconocible, ¡ahora parece un copo de nieve!

Mira el video a continuación:


A este perro no le gusta que le corten las uñitas…

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS