Estos bonitos pueblos italianos quieren pagarle 33,000 dólares por mudarse a ellos

Por Agencia de noticias
19 de Julio de 2021 4:45 PM Actualizado: 19 de Julio de 2021 4:46 PM

¿Ha soñado alguna vez con abrir una tienda de artesanías y establecerse definitivamente en un idílico pueblo del sur de Italia, donde hace calor casi todo el año —y que le paguen por ello?

Para quienes estén dispuestos a dar el paso, pronto podría dejar de ser solo un sueño.

La región de Calabria planea ofrecer hasta 28,000 euros (33,000 dólares) durante un máximo de tres años a las personas que estén dispuestas a trasladarse a pueblos de apenas 2000 habitantes con la esperanza de revertir años de declive demográfico.

Estos lugares pueden estar cerca del mar o en las laderas de las montañas, o ambos.

Sin embargo, no se trata de dinero a cambio de nada. Para obtener la financiación, los nuevos residentes también deben comprometerse a poner en marcha un pequeño negocio, ya sea desde cero o aceptando ofertas preexistentes para ciertos profesionales deseados por los pueblos.

También hay algunas otras trampas.

Los solicitantes deben asumir la residencia y —lo siento, boomers— tener un máximo de 40 años. Deben estar dispuestos a trasladarse a Calabria en un plazo de 90 días a partir de su solicitud.

Se espera que la oferta atraiga a los jóvenes proactivos y a los millennials deseosos de trabajar.

Gianluca Gallo, concejal regional, dijo a la CNN que los ingresos mensuales podrían oscilar entre 800 y 1000 euros durante dos o tres años. También podría haber una financiación única para apoyar el lanzamiento de una nueva actividad comercial, ya sea un B&B, un restaurante, un bar, una granja rural o una tienda.

“Estamos perfeccionando los detalles técnicos, el importe mensual exacto y la duración de los fondos, y la posibilidad de incluir también pueblos un poco más grandes, de hasta 3000 habitantes”, dijo a la CNN. “Hasta ahora hemos tenido un enorme interés por parte de los pueblos y esperamos que, si este primer plan funciona, es probable que le sigan más en los próximos años”.

Nueva vida

Denominado “ingreso de residencia activa”, el proyecto pretende potenciar el atractivo de Calabria como lugar de “trabajo en el sur” —la versión renovada del trabajo a distancia en el sur de Italia— explicó Gianpietro Coppola, alcalde de Altomonte, que contribuyó al plan.

Dijo que se trata de un enfoque más específico para revitalizar las pequeñas comunidades que las ventas de casas a un euro que han saltado recientemente a los titulares.

“Queremos que esto sea un experimento de inclusión social. Atraer a la gente a vivir en la región, disfrutar de los entornos, acondicionar los lugares de la ciudad que no se utilizan, como los palacios de congresos y los conventos, con Internet de alta velocidad. El turismo incierto y las casas de un euro no son las mejores formas de revitalizar el sur de Italia”, afirma Coppola.

Se espera que el proyecto de “ingreso de residencia activa” —y el proceso de solicitud— se ponga en marcha en internet en las próximas semanas. La región lleva meses trabajando en él y ya ha destinado más de 700,000 euros (825,000 dólares) al proyecto.

La región de Molise y la ciudad de Candela, en Apulia, han adoptado planes similares en los últimos años como alternativa a la venta de viviendas en ruinas por el precio de un expreso.

Más del 75% de los pueblos de Calabria —unos 320— tienen actualmente menos de 5000 habitantes, lo que hace temer que algunas comunidades puedan desaparecer por completo en pocos años si no se produce una recuperación.

“El objetivo es impulsar la economía local e inyectar nueva vida a las comunidades de pequeña escala”, añadió Gallo. “Queremos que la demanda de empleo se ajuste a la oferta, por eso hemos pedido a los pueblos que nos digan qué tipo de profesionales les faltan para atraer a determinados trabajadores”.

Ahora que se reanudan los viajes por todo el mundo y que Italia vuelve a acoger a los turistas, visitar la región este verano puede ser una buena manera de hacerse una idea de la vida en los pueblos de Calabria.

He aquí un resumen de los lugares más pintorescos en los que podría terminar viviendo.

Civita

Al principio, incluso los italianoparlantes pueden sentirse un poco perdidos aquí. Los lugareños hablan un dialecto eslavo que suena diferente, llamado Arbereshe.

La comunidad fue fundada en el siglo XIV por albaneses que huían del imperio turco.

Situado en un acantilado rocoso dentro del salvaje parque nacional del Pollino, antiguamente habitado por bandidos y forajidos, esta diminuta aldea de apenas 1000 habitantes es lo que se conoce como la “auténtica” Calabria.

El desfiladero del río Raganello, el mayor cañón de Italia, está salpicado de rocas con forma humana.

Un camino serpenteante desciende hasta el “puente del Diablo”. Perviven las viejas tradiciones, los rituales bizantinos y las comidas peculiares.

Las casas antiguas están conectadas por estrechos callejones circulares apodados “arrugas” y tienen chimeneas de aspecto tenebroso que se cree que mantienen alejado el mal.

Samo y Precacore

Aquí tendrá la emoción de vivir en dos antiguas aldeas al mismo tiempo. Samo fue fundado por antiguos griegos que buscaban refugio en las colinas pero no demasiado lejos de la costa, convirtiendo el pueblo en su “puerto”.

En este lugar, el tiempo se detiene.

Por la mañana, el olor a pan recién horneado y a queso fresco recorre el pueblo mientras las mujeres salen de sus casas de piedra con cestas de comida en la cabeza, como en los viejos tiempos.

Lo mejor de Samo es su aldea hermana-fantasma de Precacore, que se alza justo en frente sobre el valle. Desde la plaza principal de Samo parte una pequeña carretera sinuosa que sube hasta el barrio abandonado.

Los lugareños huyeron tras una serie de terremotos, pero hoy Precacore ha vuelto de la tumba y cobra vida durante el verano.

Excursionistas, turistas y descendientes de antiguas familias acuden aquí para admirar las ruinas greco-bizantinas.

Aieta

Fundado sobre las cenizas de un asentamiento griego, el pueblo se encuentra cerca de las acogedoras playas de Maratea y Praia a Mare.

Es pequeño pero elegante. Las viviendas con tejados de tejas rojas se agrupan a los pies de una majestuosa fortaleza con una galería panorámica.

Los palacios renacentistas y los fastuosos portales de piedra ofrecen una visión de la Toscana en Calabria.

Águilas y lobos habitan los bosques. Las rutas de senderismo conducen a los pueblos cercanos de Papasidero, Laino Borgo y Laino castello.

Bova

Las leyendas dicen que una reina armenia construyó este pueblo en una colina donde pastaban las vacas, de ahí el nombre que hace un guiño al término “ganado” en italiano (bue).

Conocido como el “balcón natural” de la región por el fascinante paisaje costero, está situado justo en la punta de la bota de Italia, cerca de Sicilia, en el corazón de la “Calabria griega” que floreció con colonos de la antigua Grecia.

Nobles mansiones de piedra con elaborados portales se sitúan debajo de las ruinas de un castillo normando en un acantilado.

Al pasear por las estrechas callejuelas aún se puede oír el tintineo de los antiguos telares. La tradición del tejido se remonta a milenios atrás, y  se sigue recogiendo la singular planta para escobas de fibra en las cumbres de las cercanas montañas de Aspromonte.

Todos los días se vende leche de cabra fresca. Los festivales de música étnica, una fiesta bizantina de Pascua con adornos de frutas y un pintoresco carnaval son los principales acontecimientos.

Caccuri

Este espectacular castillo en la cima de una colina, construido como puesto de vigilancia contra las incursiones de los piratas, mira hacia un laberinto de callejones, casas de piedra y pequeñas plazas con entradas privadas.

Durante siglos, poderosas familias feudales gobernaron el pueblo, matándose y envenenándose entre sí.

Los olivos salpican las colinas y producen un aceite de oliva virgen extra de gran calidad. Una parte de la fortaleza, con altas murallas y una torre loggia que se esconde dentro de una cisterna, se ha convertido en un elegante complejo turístico.

Albidona

Situada a 850 metros de altitud pero con un territorio que se extiende hasta el mar, esta comunidad disfruta de un bosque de pinos cercado y una acogedora playa con una torre sarracena.

Está cerca de la frontera con Basilicata y Apulia, por lo que es un lugar ideal para recorrer las tres regiones y aprovechar al máximo el parque nacional del Pollino y la cálida y soleada costa.

A 10 minutos en coche, los lugareños pueden bajar para bañarse o subir para una refrescante sesión de yoga o senderismo.

La leyenda dice que fue fundada por un vidente ciego que huía de Troya en llamas. Las ruinas de un castillo miran desde lo alto los huertos de cerezas, almendras y manzanas silvestres. El terreno es del mismo tipo que el del Mar Jónico en Grecia.

Sant’Agata del Bianco

Un ambiente rural sobrevive en este conjunto de humildes viviendas campesinas donde los gruesos muros de piedra amarillenta y las puertas pintadas de verde trasladan a los turistas al pasado.

Todo el pueblo y sus callejuelas empedradas han sido cuidadosamente remodelados. El sendero local de la “Ruta del Palmenti” recorre una red de antiguos pozos excavados en el suelo rocoso y que en su día se utilizaban para elaborar vino.

Se remontan a la época griega y bizantina y son un pedazo de historia al aire libre. Las coloridas pinturas murales muestran versos de poemas, caras de niños sonrientes y gente bebiendo en la barra.

Entre las atracciones más divertidas se encuentran el museo del vino y el museo de las “cosas perdidas” del mundo rural.

Santa Severina

Este pueblo se levanta sobre un duro acantilado de roca que domina el río Neto. Está construido por capas en función de la riqueza: los palacios de las familias más ricas están en la cima de la colina, las viviendas humildes abajo, excavadas en la piedra.

Hay un barrio griego y hebreo con palmeras.

El baptisterio de este lugar es el monumento bizantino más antiguo de Calabria, mientras que el impresionante y bien cuidado castillo cuenta con frescos en los subterráneos y en los establos.

Santa Severina es conocida por sus naranjas. Los aldeanos son apodados Aranciaru, que significa “comedores de naranjas” en el dialecto local. Las naranjas cultivadas aquí son el orgullo de Calabria, debido a la fertilidad del suelo y a sus excepcionales cualidades nutricionales. Son codiciadas en los mejores restaurantes y ferias de fruta.

San Donato di Ninea

Este encantador pueblo, que data de antes de la colonización griega, se encuentra en la zona más profunda del parque nacional del Pollino de Calabria.

Es tan remoto y está tan escondido en las colinas que casi nadie fuera de Calabria sabía que existía hasta los años 70.

La vista desde lo alto de las cumbres abarca los dos mares de la región: el Jónico y el Tirreno.

Este lugar virgen y prístino alberga muchos animales y plantas silvestres y está considerado una de las principales reservas naturales de Italia.

Las orquídeas crecen a lo largo de los senderos de montaña que desembocan en cabañas con vistas panorámicas. Es un paraíso de castañas con ferias gastronómicas populares.

Esté atento a la página web de la región para conocer las novedades del proyecto.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.