Vendedores de bolas de pescado “soportan todo” para enviar a sus 4 hijas a la universidad

Por La Gran Época
11 de Abril de 2019 Actualizado: 22 de Abril de 2019

Hay mucha gente trabajadora por ahí, y aunque algunos tengan dificultades para llegar a fin de mes, se esfuerzan por mantener a sus familias. Mientras vendían comida callejera, este filipino y su esposa enviaron a sus cuatro hijas a la universidad, y la más joven se graduó en 2017.

El Sr. y la Sra. Versoza se ganan la vida vendiendo comida en la calle. Tienen cuatro hijas, y el producto de sus ventas es todo lo que tienen para satisfacer sus necesidades.

Gracias a su humilde trabajo, han logrado enviar a todas sus hijas a la universidad, y todas ellas ya son graduadas.

Girlie Versoza, la hija menor, compartió sus sentimientos a través de Facebook, que desde entonces se ha vuelto viral. Ella recuerda haber sido ridiculizada por sus compañeros de clase que se negaron a jugar con ella porque era la hija de un vendedor ordinario de albóndigas de pescado. Según sus compañeros, su estatus social era muy bajo.

En la escuela secundaria, habían compañeros de clase que se burlaban de ella y que a veces incluso la acusaban de robar, solo porque era pobre. Pero el graduarse de la escuela primaria con el puesto más alto, la posicionó favorablemente por encima de los ‘bullies’.

La universidad fue una historia diferente; los gastos eran demasiados y sus padres, especialmente su padre, tenían que trabajar horas extras para apoyar la educación de Girlie y sus hermanas.

Pero Girlie solo tiene una cosa que decirles a sus padres:

“Gracias, papá y mamá… sé que hubieron muchos sacrificios que tuvieron que soportar… muchas humillaciones que dejaron pasar… muchos días de trabajo bajo el calor del sol, incluso si los mareaba… cansados y soñolientos… pero ambos aguantaron todo para que mis hermanas y yo pudiéramos terminar y graduarnos de la universidad…. Muchas gracias…mis hermanas y yo los amamos mucho a los dos”.

Un hombre sencillo de origen humilde logró educar a sus hijas con mucho trabajo y determinación. Las cuatro hijas apreciaron enormemente su dedicación a su educación e hicieron todo lo posible para trabajar duro en sus estudios.

¡Toda la familia merece un aplauso!

Esta camarera devuelve dinero 20 años después de haberlo robado y emociona a todos

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS