Estas estrategias para afrontar las situaciones difíciles de la vida te ahorrarán muchas frustraciones

Los desafíos pueden generar pensamientos y acciones significativas si sabemos enfrentarlos
Por JEFF GARTON
07 de Noviembre de 2019 Actualizado: 08 de Noviembre de 2019

Si no puedes controlar una situación difícil, ¿cómo puedes enfrentarla? Para manejar la tensión asociada con los desafíos, es necesario aplicar tu energía mental y emocional.

Los psicólogos han identificado tres estrategias de afrontamiento en las que la gente suele confiar. Pero antes de llegar a esos, hay que considerar el orden en que los humanos normalmente hacemos que las cosas sucedan.

1.Nos motivamos a nosotros mismos a través del pensamiento en un intento de lograr nuestro mejor desempeño.

2.Este pensamiento crea la energía emocional que necesitamos para avanzar y mantener el rumbo.

3.Tomamos medidas en respuesta a cómo nos sentimos y repetimos los pasos 1 y 2 según sea necesario.

Los problemas surgen cuando salimos del orden; cuando actuamos sin pensar primero o permitimos que las emociones equivocadas se interpongan en nuestro camino. En cualquier caso, luego nos arrepentiremos de no haber pensado primero para así crear la emoción más apropiada que pueda ayudarnos.

Y esa emoción no tiene que ser una pasión potente. Un corazón tranquilo y claro puede ser el punto más poderoso de partida para cualquier acción significativa.

Dicho lo anterior, aquí están las tres estrategias para enfrentar esos momentos difíciles:

Afrontamiento centrado en el significado

Esta es la estrategia más confiable. Se basa en la premisa de que los pensamientos, no las circunstancias, crean emociones. Lo que sea que te pase no tiene sentido hasta que le asignemos significado y reacciones. Los científicos (y los sabios antiguos) creen que quizás nunca necesitemos la segunda o tercera estrategia si hacemos el mejor uso de nuestros pensamientos.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Terovesalainen/Pixabay) pixabay.com

Debes procurara pensar primero para poder asignar mejores significados a las circunstancias. El propósito de esto es crear intencionalmente alivio emocional o una emoción que nos auto-empodere para ayudarnos a sobrellevarlo bien. En muchas culturas, esto significa ampliar nuestra mente para considerar las implicaciones más amplias de un evento, o para alinear los pensamientos al respecto con valores más profundos, como la amabilidad y la fe. El psicólogo Abraham Maslow se refirió a esto como metamotivadores para trascender las circunstancias. Nos elevamos por encima de estas.

-Reconocer lo que es más importante y luego asignar un mejor significado a la situación.

-Evitar ser crítico.

-Pensar de manera positiva (realista + optimista).

-Buscar el término medio agradable entre lo que es y lo que es ideal.

Las personas que usan esta estrategia pueden parecer desde afuera como si estuvieran distantes o no parecen ser afectadas por los desafíos. Pero por dentro, se cuidan a sí mismos al confiar en las emociones de alegría, optimismo, entusiasmo, gratitud, confianza y satisfacción. Estas personas son admirables por su calma y resistencia.

Afrontamiento centrado en la emoción

Las personas que confían primero en esta estrategia generalmente no tienen conocimiento del enfrentamiento centrado en el significado. Este enfoque implica cambiar o ignorar cómo te sientes cuando ocurre una situación difícil. Es como adormecerte en el mundo en evolución que te rodea.

Cuando esta estrategia se hizo popular, la gente asumió erróneamente que sus emociones no deseadas eran causadas por sus circunstancias.

Esto condujo a enfoques en gran medida ineficaces, como la negación (ignorar la situación o evitar la realidad), la postergación, las distracciones (TV, drogas, etc.) y el pensamiento fantasioso.

Después de enfrentar los momentos difíciles de esta manera, algunos encuentran lentamente la voluntad de aceptar su situación y comenzar a lidiar con ella. Pero para cuando esto sucede, el problema puede haber empeorado. Esta no es la forma ideal de hacerle frente, pero funciona temporalmente cuando nada más podría hacerlo.

Las personas que se enfrentan de esta manera se sienten cómodas ignorando o minimizando la gravedad de sus problemas. Pueden parecer vencidos o desesperanzados y no se dan cuenta de que sus acciones están motivadas involuntariamente por miedo, preocupación, envidia, duda e ira. A veces sentimos pena por estas personas.

Afrontamiento centrado en el problema

Similar a la estrategia anterior, esta se basa en la falsa idea de que sus circunstancias causan emociones. Hacer frente implica tomar medidas primero para resolver el problema antes de que ocurra una emoción no deseada.

Esta estrategia puede funcionar potencialmente. Pero si no se puede resolver el problema, uno se desanima y se da por vencido demasiado pronto. Hace falta motivación para perseverar porque en primera instancia no pensamos en crear la emoción más apropiada para ayudarnos. Este enfoque tiene que ver con acciones y generalmente implica algunos pasos aparentemente racionales.

Imagen Ilustrativa (Crédito: PeteLInforth/Pixabay) pixabay.com

-Planificar cómo se abordará la situación.
-Resolver los problemas para identificar el mejor enfoque.
-Buscar ayuda de otros que tengan experiencia en el tratamiento de la situación.
-Afirmar las opiniones sobre lo que preferiríamos ver en esta situación.
-Establecer límites para que la misma situación no vuelva a ocurrir.

Cuando se toman medidas primero, puede terminar con la solución incorrecta, resolver el problema incorrecto o malgastar la energía emocional en lo que más tarde encontrarían que no era un problema grave.

Las personas que se las arreglan de esta manera tienen buenas intenciones y son más optimistas en sus habilidades para resolver problemas de lo que deberían ser. Entonces, cuando las cosas no salen como quisieran, se impacientan y se frustran. Podríamos animar a estas personas por su entusiasmo ante las adversidades.

Sin duda, la estrategia de enfrentamiento más eficiente está centrada en el significado. Pensar primero para dar energía a la motivación y poder afrontarla con las emociones más útiles. Esto no solo mejora lo bien que te sientes, sino que también mejora tus habilidades para resolver problemas.

Es como esta cita de Keanu Reeves: “No luchas contra la depresión, lucha contra la realidad en la que vivimos”. Los significados que asignamos crean lo que creemos que es real, y así es como podemos evitar la depresión, cambiando primero la forma en que pensamos.

Jeff Garton es autor con sede en Milwaukee, asesor certificado de carreras profesionales, ex ejecutivo de recursos humanos y facilitador de capacitaciones. Tiene una maestría en comunicación organizacional y administración de personal público. Es creador del concepto e instrucción de la satisfacción profesional. Twitter@ccgarton.com

Estos niños escuchan a su mamá por primera vez

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS