Estrés por la perfección la hizo desmayarse y perder la conciencia por un mes, dice exMiss Argentina

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
07 de Agosto de 2019 Actualizado: 07 de Agosto de 2019

La modelo Claudia Barrionuevo, miss universo Argentina 2015, relata cómo el estrés de las dietas y ejercicios en búsqueda de las medidas perfectas, un día la hicieron perder el conocimiento y la la memoria.

La joven salteña de un metro setenta y seis de estatura, que ha recorrido las pasarelas de China, Estados Unidos, India y Costa Rica, dijo a Infobae que una tarde de 2016, minutos antes de salir al gimnasio, se desplomó y sufrió amnesia.

“Caí para atrás como peso muerto, sin poner las manos y me di un golpe seco en la cabeza contra el zócalo”, dijo a infobae. “Me desmayé porque entrenaba demasiado –mañana y tarde– y no comía lo suficiente”.

“Cuando me desperté en el hospital no podía contestar cómo me llamaba. No reconocía a nadie, ni me acordaba de nada. Pedía un espejo para verme, porque me mostraban fotos y no podía señalarme”, relató.

La tragedia en que tampoco reconocía su propia madre, duró un mes.

La joven reveló que siempre amó modelar. “Quería gustarle a todo el mundo”, sin embargo su vida cambió de un extremo a otro después de la corona de Miss Universo Argentina en 2015, que la llevó a pararse en un escenario con las mujeres más bellas del mundo.

A sus 27 años en que relata su vida a Infobae, recuerda dice que desde su primer año de vida, tras la muerte de su padre, la familia se mudó a la casa de su abuela en Carril, un pueblito a 35 kilómetros de Salta.

Creció admirando a su madre que trabajaba sin descanso para educar y criar a sus tres hijos. “Nos dio lo que no tenía y me enseñó a no darme por vencida”, señaló.

A los 14 se anotó en un curso de verano para modelaje y desde los 16 comenzó a hacer carrera remunerada. 

En el año 2011 cuando dejó Argentina por primera vez para volar a China durante un mes le tocaron “jornadas de trabajo interminables” para fotos para catálogos de e-commerce. “No había domingos, ni feriados”, señaló.

Una amiga la instó para que fuera al Fashion Week de Costa Rica y cuando regresó volvieron a llamarla y se quedó tres años viviendo entre San José y Escazú, de 2012 al 2015.

“Hacía muchos comerciales y mi estilo gustaba en Centroamérica”, dijo Claudia a Infobae.

El concurso Miss Argentina en 2015 le aportó exigencias más extremas y el estrésfue creciendo, relató. “Comía pollo hervido, me levantaba a las cinco de la mañana para maquillarme o entrenar y me vendaba los dedos de los pies para que aguanten el taco todo el día”.

Para Miss Universo estas exigencias empeoraron. “Éramos 91 chicas impecables todo el día, cumpliendo con actividades y compitiendo fuerte. Era agotador”, recuerda la modelo.

Un año después el cuerpo le dijo basta y fue cuando quedó hospitalizada varios días en terapia intensiva.

Los estudios médicos le diagnosticaron “amnesia disociativa producto de un desmayo por estrés, sobrecarga y desgaste de energía”. Además sufrió una inflamación en la zona del golpe así que la mantuvieron sedada y en reposo.

La modelo recuerda que al volver a casa dormía con su madre, pero la rechazaba porque no sabía quién era. “Me da mucha culpa haberla hecho pasar por eso”, dijo Claudia a Infobae.

Tardó un mes en recuperar la conciencia de quien era y volver a llamar a Mercedes, simplemente mamá. “Después de eso, fui sintiendo, recordando y mejorando. Todo con terapia y paciencia. Los médicos dijeron que tuve una recuperación asombrosa”, apunta.

Ver esta publicación en Instagram

Lo que venga, déjalo venir.. lo que se quede, déjalo quedarse. Lo que se va, déjalo ir. • Sσℓσ Fℓυує… ✨

Una publicación compartida de ᴄʟᴀᴜ ʙᴀʀʀɪᴏɴᴜᴇᴠᴏ (@claudiabarrionuevo) el

Después de recuperarse del todo Claudia Barrionuevo fue a trabajar una temporada en India, con otra filosofía de vida. “Entendí que hay que prestarle atención al cuerpo para bajar un cambio a tiempo”, dijo a Infobae.

“Ser modelo me llevó a conocer buena parte del mundo. Sin embargo, no es solo ir y sonreír. Es un trabajo en serio. No todo el mundo lo ve así… Hay sacrificio y dedicación. Pero además, para ser modelo tenés que entender que la belleza no tiene que ver con parecerse a nadie”, concluyó la modelo.

***

Descubre a continuación

¡El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad!

TE RECOMENDAMOS