Estricto control de Beijing sobre economía china crea incertidumbre para inversores extranjeros

Por Antonio Graceffo
11 de Enero de 2022 3:22 PM Actualizado: 11 de Enero de 2022 3:22 PM

Análisis de noticias

En vista de que Xi Jinping está reforzando su control sobre la economía china, invertir en acciones chinas es arriesgado. Nunca se sabe dónde o cómo se involucrará Beijing en la economía, pero la intervención del gobierno es inevitable e ineludible.

El gurú de la inversión Jim Cramer dijo que el Partido Comunista Chino (PCCh) es un “comodín“. En una entrevista realizada el 5 de enero en el programa Squawk Box de la CNBC, dijo que la incertidumbre es demasiado grande para que los inversores estadounidenses sigan invirtiendo en China.

“Xi siente un completo desprecio por nosotros, un completo desprecio por los accionistas y un gran desprecio por la gente rica que cree que amenaza su poder“, dijo Cramer.

El “rey de los bonos” y fundador de DoubleLine, Jeffrey Gundlach, califica a China de “no invertible” porque no confía en los datos del PCCh. El 5 de enero declaró a Yahoo Finance que, dada la hostilidad entre Estados Unidos y China, teme que los activos de inversión en China puedan ser confiscados.

Además, la ofensiva tecnológica del PCCh ya ha asustado a los inversores de ese sector, y las gigantescas empresas tecnológicas chinas han sentido la presión. Alibaba perdió el 45% de su valor en los últimos 12 meses, mientras que Tencent perdió el 40%. La app china de transporte Didi está planeando retirarse de la Bolsa de Nueva York debido a la presión del PCCh. Ahora no queda ninguna empresa china entre las 10 mayores del mundo.

El sector de las clases particulares extraescolares también ha sido eliminado por los edictos de Xi, que les impide contratar a profesores extranjeros y obtener ganancias. En consecuencia, las acciones del multimillonario TAL Education Group perdieron el 95% de su valor. Otras dos empresas líderes del sector de la enseñanza en China —Gaotu y New Oriental— experimentaron pérdidas similares. Los tres mayores empresarios del sector educativo del país perdieron un total combinado de 27,000 millones de dólares de su patrimonio.

Según la nueva normativa, el sector de la tutoría también tiene prohibido realizar ofertas públicas iniciales (OPI). Pero incluso si se permitieran las OPI, parece poco probable que los inversores pongan su dinero en empresas a las que se les prohíbe obtener beneficios.

El mercado bursátil chino refleja la pérdida general de confianza en la economía. En 2021, el índice Golden Dragon, que recoge los valores chinos grandes y medianos, se desplomó aproximadamente un 49%. El índice Hang Seng descendió aproximadamente un 15%, lo que supuso una pérdida de unos 600,000 millones de dólares de capitalización bursátil.

En Estados Unidos, las acciones chinas perdieron aproximadamente un billón de dólares de valor por el temor a la exclusión de la bolsa.

La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés) dijo en julio de 2021 que dejará de procesar las salidas a bolsa de las empresas chinas que no cumplan los requisitos de transparencia. En consecuencia, las cotizaciones y OPI chinas se están trasladando a Hong Kong.

Como consecuencia de la creciente incertidumbre en China, algunos gestores de fondos se están planteando eliminar las inversiones chinas de sus carteras de mercados emergentes.

Regina Chi, vicepresidenta y gestora de carteras de AGF Investments, dijo en un comentario reciente que el índice MSCI China, que controla los valores grandes y medianos, había bajado un 14% en el año 2021 hasta el 31 de octubre, mientras que otros mercados emergentes habían subido. Por ejemplo, el MSCI India aumentó un 25% y el MSCI Argentina un 34% en el mismo periodo. Chi culpa a la línea dura del PCCh en materia económica. Dijo que al vender los activos de China, el efectivo podría reasignarse a otras economías que están funcionando mejor.

Los estrictos controles económicos del año pasado provocaron un aumento de los impagos, una mayor aversión al riesgo de mercado, así como un mayor riesgo de impagos, según Chi Lo, estratega de mercado senior de BNP Paribas. Prevé que el mantenimiento del crecimiento económico será una prioridad para el PCCh este año. Los ingresos de las cuotas de los bonos de los gobiernos locales del año pasado se utilizarán para expandir la economía. Esto significa que la reducción de la deuda, la estabilización de la economía y el cumplimiento de los objetivos de contaminación pasarán a un segundo plano.

El año pasado, las restricciones de COVID-19 en el resto del mundo dificultaron la fabricación de productos a nivel local, lo que aumentó las exportaciones de China. Este año, la situación se ha invertido. A medida que otros países permitan que sus fábricas vuelvan a trabajar, la demanda de productos chinos disminuirá.

Mientras tanto, la estricta política de “cero-COVID” del PCCh está obstaculizando el sector manufacturero chino. Las constantes interrupciones y los repetidos cierres de fábricas van a mermar el PIB chino. A medida que los consumidores de otros países se quejen de las interrupciones de la cadena de suministro y de la escasez de productos, los fabricantes locales empezarán a asumir la carga.

Muchas de las principales instituciones financieras del mundo prevén un débil crecimiento del PIB en China. BNP Paribas y DWS ven a China con dificultades para alcanzar un crecimiento del 5.3% en 2022. HSBC predice que el crecimiento de China será del 5% o inferior. Bank of America espera que China sea un caso atípico, con un crecimiento más lento que el de otros países. Credit Suisse prevé una desaceleración económica en China. Y HSBC Asset Management dice que el mundo podría experimentar un impacto negativo causado por un resurgimiento del COVID-19 o un aterrizaje brusco de China. Y el aterrizaje brusco para China podría producirse fácilmente por su régimen de cierres por el COVID.

La política de “cero COVID” es solo un ejemplo más del control draconiano que el PCCh tiene sobre la economía. Con solo un golpe de bolígrafo puede obligar a las empresas chinas a dejar de cotizar en las bolsas extranjeras. Un capricho del gobierno puede diezmar toda una industria, como la de las clases particulares o la de las grandes tecnologías. Y la insistencia de Beijing en “cero COVID” puede cerrar fábricas y puertos marítimos, acelerando el desplazamiento de las cadenas de suministro mundiales fuera de China.

En resumen, las fluctuaciones de las acciones chinas, así como los altibajos de la economía en general, no se basan en las fuerzas del libre mercado, sino en los mandatos del PCCh. Esto sugiere que China no es una economía de mercado. Además, los riesgos de invertir en China no son predecibles ni calculables porque se basan en las decisiones tomadas por el PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.