Estudiante ciega y sin hogar se gradúa de la universidad y ahora va por su sueño de ser bailarina

Por Catherine Bolton - La Gran Época
11 de Mayo de 2019 Actualizado: 11 de Mayo de 2019

Cuando la adolescente de Miami Myesha Lyles tenía 17 años, pensó que sus molestos dolores de cabeza y el deterioro de su visión no eran otra cosa que un recordatorio para que se hiciera un examen de la vista.

Sin embargo, después de caer por las escaleras de su casa, un examen neurológico reveló que sufría de algo mucho más grave que el debilitamiento de la vista. Tenía un tumor raro y no canceroso llamado neuroma acústico en su cerebro y aunque una larga cirugía de 14 horas la dejó sin tumor, desafortunadamente también la dejó sin visión, ni audición en su oído derecho.

Ese tipo de probabilidades serían suficientes para evitar que la mayoría de los jóvenes sufrieran las dificultades extras para recibir un título universitario, pero Myesha además tuvo que aprender a lidiar con una nueva discapacidad.

Cuando se matriculó en la Universidad Internacional de Florida, trasladándose desde el Miami Dade College a mitad de su educación universitaria, ella también se quedó sin hogar, necesitaba dos horas de viaje en autobús para llegar desde su casa a clases todos los días.


Aun así, Myesha se esforzó y se negó a dejar que sus circunstancias le impidan alcanzar sus sueños. Esta primavera, se graduó con orgullo como licenciada en psicología, entrando al mundo profesional con un título de cuatro años y una exitosa pasantía en la Escuela Primaria Gulfstream.

“Es como un sueño hecho realidad. Todo mi trabajo duro realmente valió la pena”, exclamó. “Estoy realmente feliz de que este día haya llegado”.

Mucho de su éxito se debe a su propio trabajo duro y determinación, pero la Universidad Internacional de Florida merece muchos elogios por su propia participación en su éxito.


La escuela opera un programa llamado Fostering Panthers Pride, que ayuda a los estudiantes sin hogar y a los estudiantes que se graduaron recientemente del sistema de hogares de crianza, proporcionándoles recursos y apoyo mientras reciben su educación.

Gracias a ellos, Myesha no tuvo que pasar toda su educación en un refugio y ahora puede pagarla haciendo que la escuela se sienta orgullosa a medida que se incorpora al mundo real en los próximos años.

Myesha no planea detenerse con su título. Cuando perdió la vista por primera vez, asistió al Miami Lighthouse for the Blind para aprender a cocinar, limpiar y vivir independientemente sin el beneficio de la vista. Ahora tiene otra pasión: la danza contemporánea.


A través del programa Dance Without Limits, Myesha recaudó dinero para asistir a clases de baile privadas y espera centrar su atención en obtener una maestría ahora que demostró que incluso las circunstancias más difíciles no pueden impedir que alguien logre lo que quiere.

“Mi objetivo inicial era trabajar, pero cuando perdí la visión, [quería] más para mí”, comentó a través de WSVN. “Me permití aprovechar esta oportunidad para ir a la universidad”.

Su sueño inmediato es ser bailarina de Miami Heat. Pero a largo plazo, ella espera iniciar una organización sin fines de lucro para niñas jóvenes, cuyo objetivo sea ayudar a recaudar fondos para permitir que cualquier persona interesada se exprese a través de la danza.

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS