Estudiantes lanzan pequeña embarcación en New Hampshire en 2020 y aparece en Noruega 462 días después

Por Agencia de noticias
19 de Febrero de 2022 7:36 PM Actualizado: 19 de Febrero de 2022 7:36 PM

El 25 de octubre de 2020, un minitransbordador construido por alumnos de quinto grado se lanzó al mar, adentrándose en la corriente del Golfo en su viaje inaugural. Ese viaje llevó al Rye Riptides, de 1.5 metros de eslora, a más de 8000 millas de casa, hasta la costa de Noruega, después de 462 días en el mar.

Todo comenzó en la escuela secundaria Rye Junior, situada a unas 50 millas al este de Concord, Estados Unidos, a través de un programa sin ánimo de lucro para difundir los conocimientos sobre el océano y el medio ambiente llamado Educational Passage.

El programa de minibotes envía kits a los estudiantes para ayudarles a aprender cosas como ciencia, tecnología, ingeniería, arte y habilidades matemáticas, así como a construir conexiones, dijo el martes a CNN la directora ejecutiva de Educational Passage, Cassie Stymiest.

Los estudiantes construyen el barco con GPS, lo llenan de objetos, lo decoran y lo envían a su destino. “Es como un mensaje del siglo XXI en una botella”, dijo Stymiest.

El kit del barco fue adquirido originalmente en 2018 por una profesora ya jubilada y cada una de sus clases de quinto grado ha trabajado conjuntamente para construirlo desde entonces, según Stymiest.

Cuando la pandemia impidió que la clase de este año terminara el proceso de decoración, Stymiest se ofreció a ayudar. Los alumnos le enviaron la decoración y ella dio el toque final a la embarcación, a la que llamaron Rye Riptides. El día del lanzamiento, los estudiantes vieron cómo partía el Riptides en Facebook Live.

En los meses posteriores al lanzamiento de octubre, las clases observaron cómo el Riptides subía y cruzaba el Océano Atlántico a través de los datos del rastreador GPS. La última vez que se localizó fue el 30 de septiembre de 2021, y Stymiest dijo que pensaron que habían perdido la embarcación al no recibir ninguna notificación durante meses.

Pero, el 31 de enero, ella notó que la ubicación había cambiado. El Riptides había aterrizado en la costa de Smøla, Noruega.

Inmediatamente se dirigió a las redes sociales para contactar con la comunidad local para recuperar la embarcación. Entonces, el 1 de febrero, Mariann Nuncic respondió que la pequeña embarcación estaba en una isla cercana a su casa.

Esa tarde, cuando su hijo Karel regresó a casa del colegio, los Nuncic subieron a su barco y buscaron en la costa lo que quedaba del minibote.

Y lo encontraron: el Riptides estaba cubierto de percebes, había perdido el mástil y ya no tenía ni el casco ni la quilla, pero su preciosa carga seguía a salvo.

Karel, que también está en sexto grado, llevó el barco a su propia clase. Lo abrieron para revelar los objetos que había en su interior, entre los que se encontraban hojas, monedas de Estados Unidos e incluso un antifaz con los nombres de los alumnos.

Los alumnos de la escuela secundaria Junior Rye, que ahora están en sexto y séptimo grado, estaban muy emocionados al enterarse que había sido recuperado, dijo Stymiest.

Los dos cursos están ansiosos por conocerse y lo harán el jueves a través del Zoom, dijo Stymiest.

Ir de New Hampshire a Smøla puede parecer un viaje muy largo para un barco tan pequeño, pero Stymiest dijo que no es el más largo. Ese premio se lo lleva una embarcación enviada desde Massachusetts que desembarcó en Australia.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc, una compañía de WarnerMedia. Todos los derechos reservados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.