Eta Acuáridas, cúmulos de estrellas y galaxias en el cielo del mes de mayo

03 de Mayo de 2015 Actualizado: 03 de Mayo de 2015

La lluvia de Meteoritos Eta Acuáridas y Eta Líridas dominarán las primeras semanas del cielo del mes de mayo.

El 3 de mayo la Luna Llena se presenta a todo esplendor en la constelación de Virgo, donde se puede observar a su principal estrella: Spica.

Desde el horizonte Este (hemisferio Sur) y sureste (hemisferio Norte), la constelación de Virgo se alzará a través de la cúpula celestial a medida que transcurre la noche.

Entre el 5 y 6 de mayo, tras pasar por la constelación de Libra, la Luna se encuentra con Saturno en el borde de la Constelación de Escorpión, cuya estrella más luminosa es Antares.

Si quiere observar las estrellas fugaces Eta Acuáridas, puede buscar en esta fecha un lugar lejano a las luces de la ciudad, y recostarse en el suelo o en un silla horizontal con los pies en dirección Este. Basta alzar la vista y esperar una media hora hasta acostumbrar la vista. Los meteoritos corresponden a los restos de la cola del cometa Halley surgirán uno a uno.

La Luna casi llena interferirá con su luz, sin embargo las Eta Acuáridas suelen lanzar hermosas bolas de fuego fácilmente visibles. Además antes del amanecer es la mejor hora para verlas, unas 13 por hora. Será posible observar estos meteoritos en menor cantidad en los días siguientes.

El 8 de mayo, es una ocasión para ver en algún observatorio el paso de la Luna vecina a menos de 3 grados de Plutón. El planeta será visitado por la nave espacial New Horizont, que se apronta en revelar sus desconocidas características.

La Luna alcanza el cuarto menguante el 11 de mayo y el día 12, se encontrará a la par del planeta Neptuno, en la constelación de Acuario.

El 15 de mayo en cambio, ocultará al planeta Urano en una alineación con la Tierra.

En esta fecha la Luna estará en su perigeo, es decir a la distancia más cerca de la Tierra dentro de la actual órbita: a 366 mil kilómetros.

En el mes de mayo la constelación Leo y Virgo lucen a todo esplendor alzando la vista desde el horizonte en dirección Sureste.

La Luna Nueva llega el día 18, cuando nuestro satélite se posiciona vecino al Sol, a solo 5 grados de Marte. Su paso continúa al día siguiente muy cerca de Mercurio.

Ya para el día 21 se verá un trocito de la Luna en un encuentro con Venus, poco después del anochecer en los cielos del 21 de mayo, mirando hacia la constelación de Géminis.

El día 23 de mayo toca el turno a Júpiter. Junto a la Luna se verán en la constelación de Cáncer. El planeta gaseoso estará justo sobre la Luna mirando desde el hemisferio norte.

Aunque no serán visibles a simple vista. Marte y Mercurio tendrán su encuentro el 27 de mayo en la constelación de Tauro, y el Sol y Mercurio, el día 30, aún en Tauro.

Para el Hemisferio Norte, los astrónomos recomiendan observar la Osa mayor en la primera parte de la noche con las estsrellas Megrez, Alioth, Mizar y Alkaid, que forman el carro. En esta ruta se puede llegar a observar la bella estrella Arcturus de la constelación Bootes, el Boyero, según la recomendación de CielosdelMes.com.

En el cielo sureste estará la brillante estrella Regulus de Leo. Hay dos galaxias muy brillantes, la M101 o galaxia del Molinete, en la Osa mayor, y la galaxia M51 o galaxia Remolino.

En los cielos australes se puede observar el cúmulo NGC 5139, el más brillante de los cielos , que bien parece una estrella grande y borrosa a simple vista, pero con prismática luce esplendoroso.

Este cúmulo se encuentra en una zona de muchos cúmulos. A media noche están cerca del zenit, donde se aprecia la Cruz del Sur y la constelación de Centaurus.

A esa hora en el Norte lucirá el tríangulo formado por las brillantes estrellas Spica de virgo, Arcturus de Bootes, y Antares de Escorpio.

Se trata de un magnífico momento para contemplar la totalidad de las galaxias que componen el cúmulo de Virgo”, destaca el equipo de El Cielo del Mes.

El Cúmulo de galaxias de Virgo está a una distancia 59 millones de años-luz. Contiene más de 1.300 galaxias, y forma parte de la región central del mayor Supercúmulo Local, “grupo al que pertenece la propia Vía Láctea”.

Imagen de gran tiempo de exposición de la región central del cúmulo de Virgo en la que se puede apreciar la luz difusa que existe entre las galaxias de éste, producida por estrellas intergalácticas. Los discos negros corresponden a estrellas que han sido eliminadas en la imagen. La galaxia más grande y brillante es la M87 abajo a la izquierda. (Chris Mihos (Case Western Reserve University)/ESO/Wikimedia Commons)
Imagen de gran tiempo de exposición de la región central del cúmulo de Virgo en la que se puede apreciar la luz difusa que existe entre las galaxias de éste, producida por estrellas intergalácticas. Los discos negros corresponden a estrellas que han sido eliminadas en la imagen. La galaxia más grande y brillante es la M87 abajo a la izquierda. (Chris Mihos (Case Western Reserve University)/ESO/Wikimedia Commons)
TE RECOMENDAMOS