Ex militar tuvo que dejar a su perro en Irak, más tarde se reunieron pero al otro lado del mundo

Por The Epoch Times
12 de Mayo de 2012
Actualizado: 10 de Junio de 2019

Este especialista del ejército sabe que nunca se debe olvidar a un amigo. Para darle un hogar más seguro al perro que lo acompañó mientras servía en Irak, hizo que su peludo amigo volara por medio mundo para que pueda llegar a su hogar en California, Estados Unidos.

Ollie no es un perro como cualquier otro rescatado de la calle. Se convirtió en la amada mascota y el impulso moral de una unidad del ejército de Estados Unidos enviada a Irak.

El amistoso perrito, que hasta entonces vivía en las calles, muy pronto se ganó el corazón de los soldados y, en particular, de Ken Wyrsch, un especialista del ejército quien tomó a Ollie bajo su cuidado.

Ken adoptó a Ollie y, a su vez, el peludo acompañante reconfortaba a su cuidador que luchaba junto a las fuerzas militares kurdas en Irak.

El vínculo entre este dúo floreció y con el paso del tiempo se fortaleció.

“Él estaba allí cuando salíamos a nuestras misiones, él seguía allí cuando regresábamos”, le dijo Ken a CBS San Francisco.

Cuando llegó la noticia que la unidad se estaba disolviendo y que estaban regresando a casa, Ken pensó que tendría que dejar a su perro Ollie en Irak.

“No dejas atrás a un amigo, no puedes hacerlo”, reflexionó Ken.

A su cuidador del ejército le preocupaba que Ollie no lograra sobrevivir en las peligrosas calles de Irak, en medio de la devastación de la guerra donde los animales se enfrentan a un trato cruel.

“No lo sé, algunos iraquíes lo podrían tomar como blanco para sus prácticas de tiro o algo así”, dijo Ken.

Entonces se puso en contacto con la SPCA Internacional (la Sociedad para la Prevención de la Crueldad a los Animales) y le pidió ayuda para llevar a Ollie a San Francisco, donde Kent estaba hospedado.

Su protector en Irak finalmente se reunió con su mejor amigo en el depósito de carga del aeropuerto internacional de San Francisco en mayo de 2015.

Esto fue posible después de que la SPCA International recaudó el suficiente dinero para que Ollie volara, recorriendo medio mundo, hacia la ciudad del Golden Gate, a miles de kilómetros de distancia de su natal Irak.

Después de un mes de su separación en tierras lejanas, Ken esperaba  con gran emoción en el aeropuerto la llegada de su fiel compañero.

Al ver a Ken, Ollie inmediatamente se levantó sobre sus patas traseras para abrazar efusivamente a su querido amigo y nuevo padre adoptivo.

“Me alegro de verte”, le dijo Ken a Ollie. La alegría de ambos era inmensa al momento de su reencuentro.

“¿Sabes que todo esto fue gracias a los miles y miles de dólares que se recaudaron de las donaciones para este perro?”, dijo su dueño, quien agregó: “Es un buen chico. Vale la pena”.

Al final Ollie, el perro callejero rescatado en Irak, encontró su hogar permanente en el Área de la Bahía de San Francisco.

La cariñosa y fiel mascota de los militares en servicio, había recibido una vez más otra oportunidad para tener una nueva vida, que en adelante podría ser más  segura y apacible, y sobre todo, disfrutarla al lado de su mejor amigo.

“Va a estar conmigo por el resto de mi vida”, prometió Ken.

Mira la conmovedora reunión de estos entrañables amigos en el siguiente video:


Conmovedores momentos cuando los perros se ayudan mutuamente

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS