EXCLUSIVA: Correo revela por qué los CDC no alertaron sobre la vacuna contra COVID y la miocarditis

Por Zachary Stieber
25 de Enero de 2024 1:52 PM Actualizado: 25 de Enero de 2024 2:03 PM

La principal agencia de salud pública de Estados Unidos no envió una alerta sobre las vacunas contra COVID-19 y la inflamación cardíaca porque a los funcionarios les preocupó que causara pánico, según un correo electrónico obtenido por The Epoch Times.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos redactaron en 2021 una alerta por inflamación cardíaca o miocarditis relacionada con las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna contra COVID-19. Los funcionarios se prepararon para difundirla al público pasando por las etapas que incluían que el director de la agencia revisara el lenguaje, revelan los documentos internos.

La alerta se habría enviado a través de la red del Sistema de Alerta de Salud (HAN) de los CDC, que llega a funcionarios estatales y locales, así como a médicos, de todo el país.

La alerta nunca se envió.

En el correo electrónico del 25 de mayo de 2021, obtenido en exclusiva por The Epoch Times, un funcionario de los CDC reveló por qué algunos funcionarios estaban en contra de enviar la alerta.

“Los pros y los contras de una HAN oficial son el principal debate en este momento”, escribió en la misiva la Dra. Sara Oliver, una funcionaria. “Creo que es probable que sea una HAN, ya que es el principal método de comunicación de los CDC con los médicos y los departamentos de salud pública, pero la gente tampoco quiere parecer alarmista”.

La Dra. Oliver mantenía correspondencia con un empleado de Pfizer o Moderna. El nombre y el correo electrónico del empleado fueron eliminados en la copia obtenida por The Epoch Times.

La Dra. Oliver no respondió a una solicitud de comentarios. Cuando se les preguntó sobre el correo electrónico, los CDC no negaron la dirección de la declaración de la Dra. Oliver.

“La aparente decisión de los CDC de no emitir inmediatamente una alerta formal a los médicos advirtiéndoles sobre el mayor riesgo de miocarditis y pericarditis en personas vacunadas no solo es imperdonable, sino también una negligencia”, dijo el senador Ron Johnson (R-Wis.), el principal miembro republicano del Subcomité Permanente de Investigaciones del Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional del Senado, a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Los CDC nunca deberían priorizar su propia percepción pública sobre la salud pública, y quienes tomaron la decisión de hacerlo deben rendir cuentas plenamente”, añadió el senador.

Aún no está claro qué funcionario o funcionarios decidieron no enviar la alerta en un momento en que los médicos de todo el país atendían a pacientes con miocarditis, quienes acudían a las salas de emergencia con dolor en el pecho y otros síntomas.

Kim Witczak, un defensor de la seguridad de los medicamentos que ayudó a convencer a los reguladores de agregar una advertencia de suicidio a los antidepresivos, indicó que la decisión de los CDC de restar importancia a la inflamación cardíaca encaja en un patrón de larga data de problemas de transparencia con agencias y compañías farmacéuticas.

“Ni siquiera puedo creer que esto haya sido una discusión en la que digan: ‘No queremos alarmarlos’. Nosotros necesitamos alarmar a la gente. Nosotros necesitamos que la gente sea consciente de que este es un [problema] potencial real que podría ocurrir”, dijo la Sra. Witzcak a The Epoch Times.

Ese tipo de opciones han ayudado a erosionar la confianza de los consumidores en la salud pública, añadió.

El Dr. Tom Frieden, exdirector de los CDC y ahora presidente y director ejecutivo del proyecto de salud global Resolve to Save Lives, también revisó los mensajes.

“Es importante sopesar cuidadosamente el riesgo de COVID-19 frente al riesgo y beneficio de cualquier tratamiento, incluida la vacuna. Los sistemas de seguridad de las vacunas funcionaron: ellos encontraron una señal muy rara, pero real de miocarditis poco después de distribuir las vacunas que se administraron a adolescentes”, dijo el Dr.Frieden a The Epoch Times por correo electrónico. ”Cuando los funcionarios de salud pública ven una señal de seguridad, deben investigar si es ‘verdadera’ o ‘aleatoria’. Es importante considerar múltiples ángulos de datos y recopilar evidencia de los socios sobre el terreno, incluidos los médicos. Esto debe hacerse de forma rápida pero cuidadosa y exhaustiva”.

Un correo electrónico interno de los CDC. (The Epoch Times)

Moderna y Pfizer reciben aviso

Antes de que las vacunas fueran autorizadas, las autoridades estadounidenses identificaron la miocarditis y una afección relacionada, la pericarditis, como eventos que podrían ser causados por las vacunas. Las personas que recibieron las vacunas de Moderna y Pfizer comenzaron a informar sobre miocarditis y pericarditis a las autoridades sanitarias y a los fabricantes de vacunas, poco después de su implementación en diciembre de 2020.

Una señal en el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), que los CDC ayudan a gestionar, se activó en febrero de 2021, el mismo mes en que Israel advirtió a los CDC y a los reguladores de medicamentos de Estados Unidos sobre una “gran cantidad” de casos, principalmente entre hombres jóvenes.

La Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC en ese momento, abordó el tema públicamente por primera vez en abril de 2021. Ella dijo falsamente que la agencia no había visto informes y que no se había activado ninguna señal, al tiempo que reveló que los CDC estaban en contacto con funcionarios militares de Estados Unidos sobre los casos entre los miembros del servicio.

En realidad, se habían notificado a los CDC cientos de casos, incluidos algunos que dieron como resultado la muerte. Los CDC perdieron o ignoraron la señal de VAERS y los CDC ayudaron a ocultar una señal que surgió de un sistema del Departamento de Asuntos de Veteranos, revelan los documentos internos y otros datos revisados por The Epoch Times.

Los CDC comunicaron a ciertos funcionarios estatales sobre los problemas de miocarditis a partir de abril de 2021 y les dijeron a algunos médicos en un correo electrónico del 14 de mayo de 2021 que la agencia estaba monitoreando los informes de inflamación después de la vacunación de Pfizer y Moderna.

Poco después de que se envió esa misiva, los CDC comenzaron a considerar los próximos pasos, según los documentos recién obtenidos.

El 21 de mayo de 2021, la Dra. Oliver envió un correo electrónico a representantes de Moderna y Pfizer para advertirles que los CDC planeaban hacer pública la información sobre los casos de miocarditis.

“Quería asegurarme de que usted estuviera al tanto antes de que algo se hiciera público”, escribió la Dra. Oliver en uno de los mensajes, que fue obtenido por The Epoch Times y que se informa por primera vez en esta historia. “Quizás lo sepa, pero ha habido preocupación por la miocarditis observada en adolescentes y adultos jóvenes después de recibir las vacunas de ARNm. Afortunadamente, los casos parecen relativamente leves, pero existe la preocupación de que debamos crear concienciar a los proveedores sobre este problema. Los CDC están analizando opciones para la comunicación y es posible que tengamos más información mañana”.

Las vacunas de Moderna y Pfizer utilizan tecnología de ARN mensajero (ARNm) modificado.

Moderna y Pfizer no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Un representante de Pfizer envió información a la Dra. Oliver y sus colegas antes de una reunión planificada, según muestran los correos electrónicos. La información fue tachada.

Los funcionarios de Moderna se reunieron con los CDC el 22 de mayo de 2021. La discusión cubrió cómo los CDC estaban considerando decir que había una “posible relación causal” o que las vacunas podrían estar causando la inflamación, según los correos electrónicos.

Moderna preguntó cómo pensaban los funcionarios del gobierno que se estaba causando la miocarditis o cuál era el mecanismo de acción.

“Mi entendimiento actual es que no es necesariamente un mecanismo definido, pero hemos visto hallazgos muy similares/consistentes en los casos en que se han utilizado vacunas de ARNm, todos ocurridos dentro de los días posteriores a la recepción de una vacuna de ARNm (aunque podría ser que la inflamación sistémica juega un papel)”, escribió la Dra. Oliver.

Un representante de una de las empresas aparece luego en un registro del 25 de mayo de 2021, preguntando si los CDC habían decidido cómo comunicar al público sobre la miocarditis.

“Disculpen porque no ha habido una comunicación más sólida sobre esto. Desafortunadamente, todavía no tengo una actualización firme para compartir. Las cosas han estado cambiando rápidamente aquí”, escribió la Dra. Oliver. En el siguiente correo electrónico, ella escribió que algunos funcionarios no querían causar pánico.

“No estoy tratando de ser vaga a propósito; realmente no lo sé”, dijo la Dra. Oliver. “Si tuviera que adivinar, pensaría que probablemente sea una HAN, pero aún no puedo decirlo con seguridad. Anticipo que habrá decisiones firmes dentro de las próximas 24 horas, así que se lo haré saber”.

Respuesta reducida

Un borrador de dos páginas de la alerta obtenida por The Epoch Times fue completamente tachado. The Epoch Times está trabajando para adquirir una copia sin editar.

El borrador se distribuyó internamente, incluso a la Dra. Walensky, según los correos electrónicos. Los mensajes indican que los CDC decidieron no enviar la alerta después de consultar con la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA).

Los CDC dijeron en su sitio web el 20 de mayo de 2021 que una revisión de la miocarditis post vacunación encontró “relativamente pocos informes” y que las tasas de miocarditis “no han diferido de las tasas iniciales esperadas”.

En lugar de una alerta, los CDC decidieron publicar otra página web llamada consideraciones clínicas. La página, publicada el 27 de mayo de 2021, decía que “se han notificado un aumento de casos de miocarditis y pericarditis en Estados Unidos después de la vacuna de ARNm contra COVID-19 (Pfizer-BioNTech y Moderna)”, desde abril de 2021.

La página también decía que los CDC y los socios de la agencia estaban investigando el problema antes de recomendar la vacuna contra COVID-19 para todas las personas mayores de 12 años.

Según los correos electrónicos, se compartió un borrador con Moderna y Pfizer al menos varias horas antes de su publicación.

Una portavoz de los CDC dijo que los datos de seguridad llevaron a los CDC a publicar información sobre la miocarditis en línea “para crear conciencia al público y brindar orientación a los médicos”. Ella dijo que las consideraciones clínicas llegaron a los mismos 300,000 proveedores que tendría la lista para una alerta HAN.

“Una consideración clínica es útil cuando es necesario actualizar la información a medida que evolucionan las circunstancias y se recopilan y evalúan más datos”, dijo la portavoz.

En otro correo electrónico, dijo que “el enfoque y la preocupación de los CDC sobre la miocarditis después de la vacunación contra COVID-19 son bien conocidos y documentados”.

La FDA se negó a detallar su influencia en la alerta que había sido archivada.

“La FDA continúa trabajando en colaboración con los CDC para monitorear los riesgos de seguridad conocidos relacionados con las vacunas y determinar la mejor manera de garantizar que cualquier información de seguridad relevante se transmita al público, a los proveedores de atención médica y a los médicos”, dijo el portavoz a The Epoch Times en un correo electrónico. “Después de una evaluación exhaustiva y cuando el riesgo potencial quedó claro, la FDA actualizó las hojas informativas de las vacunas contra COVID-19 y se comunicó con el público de una manera que se consideró apropiada para el riesgo evaluado”.

Las normas federales exigen que la FDA agregue una advertencia sobre “un peligro clínicamente significativo tan pronto como exista evidencia razonable de una asociación causal con un medicamento. No es necesario que se haya establecido definitivamente una relación causal”.

El 25 de junio de 2021, la FDA agregó advertencias sobre miocarditis a las etiquetas de las vacunas de Pfizer y Moderna.​


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.