EXCLUSIVA: Denunciante en juicio con Pfizer sigue con la demanda sin la ayuda del gobierno de EE. UU.

Por Zachary Stieber
14 de Febrero de 2022 8:25 PM Actualizado: 14 de Febrero de 2022 8:25 PM

Una exsupervisora ​​de ensayos clínicos de un contratista que realiza ensayos de la vacuna contra COVID-19 de Pfizer está presionando para presentar una demanda contra Pfizer y su antigua compañía a pesar de que el gobierno de EE. UU. se rehúsa a ponerse del lado de ella.

Brook Jackson fue despedida por el contratista, Ventavia Research Group, en 2020. Se presentó como denunciante en 2021.

Jackson presentó una demanda conforme a la Ley de Reclamaciones Fraudulentas contra Pfizer, Ventavia y otra compañía implicada en el juicio, ICON. Ha estado bajo precinto durante más de un año, pero ahora es pública luego de que el Departamento de Justicia de EE. UU. se negara a intervenir en nombre de Jackson.

Los abogados del gobierno no explicaron la decisión de no intervenir y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), que investiga el presunto fraude en los ensayos clínicos, no respondió a una solicitud de comentarios.

Sin embargo, la decisión no ha disuadido a la denunciante.

“Vamos a continuar con el caso sin la ayuda del gobierno”, dijo Jackson a The Epoch Times.

Dijo no estar sorprendida, pero que sintió una “total decepción” cuando, tras más de un año de aplazar la decisión, el gobierno se negó a intervenir.

Las probabilidades de éxito no son buenas, pero “es un riesgo que tengo que correr”, dijo Jackson. “Siento que alguien tiene que rendir cuentas”.

Jackson desencadenó un frenesí cuando el British Medical Journal en noviembre de 2021 publicó un artículo, basado en documentos, grabaciones y otros materiales de Jackson, en el que se exponían las repetidas fallas de Ventavia en la gestión adecuada de los centros para el ensayo de la vacuna COVID-19 de Pfizer antes de que recibiera la autorización de emergencia de los organismos reguladores de medicamentos de Estados Unidos.

Aunque el artículo no incluía ninguno de los materiales, muchos de ellos fueron presentados ante la corte y obtenidos por The Epoch Times, incluyendo correos electrónicos que detallan los problemas observados no solo por Jackson, sino por otros trabajadores de Ventavia.

Por ejemplo, Lovica Downs, escribió el 18 de septiembre de 2020 a Jackson y a otro empleado que observó que las cajas que contenían información de los pacientes se dejaban en el mostrador “totalmente expuestas para que cualquiera que entrara en la sala pudiera verlas”.

Otras misivas describían otros problemas. Marnie Fisher, directora de operaciones de Ventavia en ese momento, dijo el 21 de septiembre de 2020 que una investigación descubrió que varios centros habían dejado documentos expuestos, incluyendo un calendario con los nombres de los pacientes; los eventos adversos “no se informaban correctamente o no se informaron en absoluto”; la vacuna y el placebo “no se mantienen bajo llave” en salas “desorganizadas”; y errores de consentimiento informado.

Los documentos muestran que los empleados de Ventavia eran conscientes de los problemas graves que surgían durante el ensayo, incluyendo a los administradores de vacunas a quienes se describen como “sin capacitación” y “con muy poca supervisión” o que carecen de certificaciones o antecedentes médicos. Un funcionario de Pfizer recibió copia de algunos de los correos electrónicos y respondió a ellos.

Los conjuntos completos de documentos están insertados; el artículo continúa debajo de ellos.

Downs se negó a realizar comentarios mientras que Fisher no pudo ser contactado. ICON y Pfizer no respondieron a las solicitudes de comentarios. La portavoz de Ventavia, Lauren Foreman, dijo a The Epoch Times por correo electrónico el año pasado que Jackson trabajaba para Ventavia pero que “ninguna parte de sus responsabilidades laborales tenía que ver con los ensayos clínicos en cuestión”.

En una declaración actualizada del 11 de febrero, Foreman agregó: “Aunque Jackson fue contratada para supervisar ciertos sitios y aspectos de los ensayos clínicos, solo estuvo empleada en Ventavia durante 18 días y, como resultado, no contó con la antigüedad con la empresa para completar la capacitación para el puesto para el que fue contratada”.

Jackson, a través de su abogado, amenazó recientemente con presentar una demanda por difamación contra Ventavia por la descripción de su empleo.

La FDA dijo a The Epoch Times en un correo electrónico el año pasado: “Aunque la agencia no puede hacer más comentarios en este momento respecto a este asunto en curso, la FDA tiene plena confianza en los datos que se utilizaron para respaldar la autorización de la vacuna contra COVID-19 de Pfizer-BioNTech y la aprobación de Comirnaty”. Los portavoces no respondieron cuando se les pidió una actualización el lunes.

Jackson fue despedida horas después de presentar una denuncia ante la FDA. Un funcionario de Pfizer se puso en contacto directamente con Jackson varias semanas después de que ella presentara la denuncia solicitándole más información, según los mensajes de texto revisados por The Epoch Times.

La demanda se presentó bajo la Ley de Reclamaciones Fraudulentas, que permite a los estadounidenses presentar demandas en nombre del gobierno “contra aquellos que han defraudado al gobierno”, según el gobierno. Se han obtenido más de USD 5.6 mil millones a través de demandas en virtud de la ley, hasta el otoño de 2021.

La demanda dice que Pfizer, ICON y Ventavia “ocultaron deliberadamente información crucial a Estados Unidos que pone en duda la seguridad y eficacia de su vacuna”.

“Es decir, los Demandados ocultaron violaciones tanto de su protocolo de ensayo clínico como de las regulaciones federales, incluyendo la falsificación de documentos de ensayos clínicos”, también dice. “Debido al esquema de los Demandados, millones de estadounidenses han recibido una vacuna mal etiquetada que posiblemente no es tan eficaz como se representa”.

Jackson está pidiendo a la corte que le conceda una indemnización por daños y perjuicios y le restituya su puesto en Ventavia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.