EXCLUSIVA: Informe demuestra que miembros de Vigilancia Electrónica estaban entre manifestantes el 6/1

Los miembros asignados de la ESU llevaban un "brazalete específico en la muñeca izquierda que los identificaba como personal del MPD"
Por Patricia Tolson
20 de Junio de 2022 3:36 PM Actualizado: 20 de Junio de 2022 3:36 PM

Aunque cada vez se especula más con la posibilidad de que los agentes federales y la Policía del Capitolio estuvieran implicados en la instigación de actos de violencia durante las protestas del 6 de enero de 2021 y en la grabación de las respuestas con el fin de tender una trampa, las pruebas demuestran ahora que miembros “de civil” de una Unidad de Vigilancia Electrónica (ESU) especial fueron asignados entre los manifestantes con el fin de realizar una vigilancia por video. Las pruebas también apuntan a un día de deficiencias de seguridad y de provocación policial con el fin de tender una trampa.

Según un informe —Manifestaciones de la Primera Enmienda, emitido el 3 de enero de 2021, por Robert Contee, el jefe de Policía del Departamento de Policía Metropolitana (MPD), la Oficina de Seguridad Nacional y la División de Operaciones Especiales, obtenido exclusivamente por The Epoch Times— el MPD comenzó a activar pelotones de la Unidad de Disturbios Civiles (CDU) el 4 de enero de 2021. La activación completa de 28 pelotones estaba prevista para los dos días siguientes.

Cover page for the First Amendment Demonstrations report, issued January 3, 2021 by the Metropolitan Police Department, Homeland Security Bureau, Special Operations Division.
Portada del informe sobre las Manifestaciones de la Primera Enmienda, emitido el 3 de enero de 2021 por el Departamento de Policía Metropolitana, la Oficina de Seguridad Nacional y la División de Operaciones Especiales (Obtenido por The Epoch Times).

Según el sitio web del Departamento de Justicia, “una UCD está compuesta por agentes de la ley que están capacitados para responder a protestas, manifestaciones y disturbios civiles con el fin de prevenir la violencia, la destrucción de la propiedad y la interferencia ilegal de las personas que ejercen sus derechos según la ley”.

El objetivo de la MPD era “ayudar a la ejecución segura de cualquier manifestación en virtud de la Primera Enmienda y garantizar la seguridad de los participantes, el público y los agentes”. El personal de la CDU y los miembros de la División de Operaciones Especiales (SOD) debían “vigilar cualquier manifestación y/o actividad violenta y responder en consecuencia”, según el informe.

Se ha especulado con la posibilidad de que los agentes federales y la Policía del Capitolio estuvieran implicados en la instigación de actos de violencia durante las protestas con el fin de tender una trampa. Como informó Red State en octubre de 2021, “múltiples videos de vigilancia muestran a hombres enmascarados abriendo las puertas del edificio del Capitolio de Estados Unidos para permitir la entrada de los manifestantes. De hecho, un video los muestra entrando mientras los oficiales de la Policía del Capitolio simplemente se quedan parados. Sin embargo, no tenemos ni idea de quiénes son esos hombres”.

El “grupo encubierto” de “provocadores

En un episodio del 7 de diciembre de 2021 del programa Tucker Carlson Tonight, el abogado de varios presos del 6 de enero, Joseph McBride, identificó a un hombre etiquetado en Internet por los llamados “Cazadores de Sedición” como “Red-Faced 45“. El hombre, vestido de rojo de pies a cabeza —su rostro incluso está pintado de rojo— aparece en un video dialogando continuamente con personal uniformado y otros que McBride insiste en que son agentes designados a estar entre la multitud. McBride dijo que el hombre es “claramente un agente de la ley”.

“Reparte armas, almádenas, palos, mazas. Algunas de esas cosas entran en contacto con algunos de los otros manifestantes que posteriormente han sido acusados de poseer armas peligrosas y están utilizando armas peligrosas en el Capitolio. Eso es claramente una trampa.

Eso es claramente el gobierno creando condiciones de peligrosidad y tendiendo una trampa a miembros de la multitud para que posean armas y posiblemente las usen por razones que no podemos comprender”.

El 13 de enero de 2021, J. Michael Waller, analista principal de Estrategia del Centro de Políticas de Seguridad, publicó un relato de primera mano sobre sus observaciones. Waller es también presidente de Georgetown Research, una empresa de riesgo político e inteligencia privada en Washington, D.C.; y fue miembro fundador del consejo editorial de la revista revisada por expertos Defence Strategic Communications de la OTAN (2015-2018), y analista principal de Wikistrat. Está convencido de que hubo gente asignada para estar entre la multitud y ejecutar “una operación organizada y planificada con mucha antelación a la sesión conjunta del Congreso del 6 de enero”.

J. Michael Waller, Senior Analyst for Strategy at the Center for Security Policy.
J. Michael Waller, analista principal de estrategia en el Centro para la Política de Seguridad. (Con permiso de J. Michael Waller.)

Según Waller, un “grupo encubierto” de personas estaba disperso entre la multitud para animar a la gente hacia el Capitolio, incluyendo “falsos manifestantes de Trump” que sospechaba que eran ANTIFA “llevando gorras de Trump o MAGA al revés”.

The Epoch Times reportó el 1 de enero que altos funcionarios de las fuerzas del orden federales se negaron a responder a preguntas sobre un hombre de Arizona llamado Ray Epps, capturado en video el día antes de la manifestación con una gorra de Trump animando repetidamente a los manifestantes a “entrar en el Capitolio” al día siguiente. Muchos sospechaban de él. Los cánticos de “fed, fed, fed” sobrepasan su voz. El 6 de enero, se le ve diciendo a la multitud “vamos al Capitolio, donde están todos nuestros problemas”.

También se ve a Epps ante una barricada de portabicicletas, susurrando al oído de un manifestante que lleva su gorra de Trump al revés. Momentos después, a ese hombre se le unen otros para derribar la barricada. A continuación, se ve a Epps corriendo con la multitud hacia el edificio del Capitolio. A pesar de las pruebas, no se han presentado cargos contra Epps y su foto ha sido eliminada de la lista de personas más buscadas por el gobierno.

Ray Epps encourages protesters to go into the Capitol the night before the siege of January 6, 2021.
Ray Epps anima a los manifestantes a entrar en el Capitolio la noche antes de la irrupción del 6 de enero de 2021. (Villain Report/Screenshot via The Epoch Times)

Bobby Powell, presentador del podcast “The Truth is Viral“, tiene varios videos en los que expone a dos hombres, vestidos todos de negro, que cree que son informantes del FBI. Se les ve rompiendo ventanas, atacando el edificio del Capitolio e incluso empujando a la gente al interior.

A McBride le parece extraño que estos “provocadores”, como él los llama, todavía no hayan sido acusados, a pesar de que tuvieron un papel mucho más activo en el incidente del Capitolio que algunos de los que fueron acusados, incluidos algunos individuos que ni siquiera pisaron los terrenos del Capitolio.

Las pruebas

Desconocido para el público hasta ahora, el informe de las Manifestaciones de la Primera Enmienda también revela que un número no revelado de “miembros” de la ESU del Departamento de Policía Metropolitana “vestidos de civil” fueron asignados entre la multitud para “documentar las acciones de los manifestantes y la respuesta del MPD a cualquier desobediencia civil o actividad criminal”.

En 2016, el MPD compró 2800 cámaras corporales.

No está claro quiénes eran los “miembros” de la ESU del MPD. Sin embargo, nunca se refieren a ellos como “oficiales” o “policías”. De las 37 “Unidades Especializadas” que figuran como parte del Departamento de Policía Metropolitana, una ESU no está entre ellas. Para que el resto del personal de seguridad reconociera a los miembros de la ESU designados entre los manifestantes, llevaban un “brazalete específico en la muñeca izquierda que los identificaba como personal del MPD”, según el informe.

Photo of bracelet worn my plainclothes members of the Metrolpilitan Police Department
Foto del brazalete que llevaban los miembros de paisano de la Unidad de Vigilancia Electrónica del Departamento de Policía Metropolitana, designados entre la multitud el 6 de enero de 2021 para “documentar las acciones de los manifestantes y la respuesta del MPD a cualquier desobediencia civil o actividad delictiva”. (Informe del Departamento de Policía Metropolitana sobre las manifestaciones de la Primera Enmienda).

Dado que no asumió el cargo de jefe de policía hasta el 2 de enero de 2021, Waller cree que Contee heredó, en lugar de crear, la ESU. Sin embargo, Waller está seguro de que “este informe plantea muchas preguntas”.

“Aunque es cierto que es un tipo de unidad importante para tener en la capital del país, la vigilancia electrónica requiere órdenes judiciales“, dijo Waller a The Epoch Times. “La propia palabra vigilancia implica un seguimiento intrusivo y no pasivo de las personas, en cuyo caso sería necesario que la policía obtuviera órdenes judiciales para llevar a cabo la vigilancia electrónica de las personas. ¿Qué tipo de órdenes se pidieron y bajo qué jurisdicción? ¿Se emitieron? Si no, ¿por qué? ¿Son necesarias estas órdenes para el tipo de vigilancia que realizaba esta unidad y cómo funciona? Esto plantea una gran cantidad de preguntas sobre un tipo de unidad de vigilancia totalmente nueva del jefe de policía de la capital de la nación”.

Waller también dijo que la referencia a “miembros” de la unidad, en lugar de “oficiales” o “agentes”, es también muy preocupante. Aunque dijo que “el resto del memorando suena muy disciplinado en su lenguaje y específico”, que no identifique a los “oficiales” como miembros de la Unidad de Vigilancia Electrónica “es muy preocupante”.

“¿Están utilizando contratistas privados? ¿Están utilizando voluntarios políticos?”, planteó Waller. “¿Están utilizando agentes pagados de diferentes tipos? No lo sabemos. Esto es algo que el público tiene derecho a saber y tenemos que llegar al fondo del asunto. Si la policía de D.C. está vigilando electrónicamente a los ciudadanos estadounidenses sin orden judicial, esto podría ser una violación muy grave de nuestras libertades civiles”.

Even after Capitol occupation and violence on January 6, 2021, Capitol Hill Police made no attempt to apprehend "Q Anon Man," who is on the Senate steps just a few feet from the Capitol Hill Police line. This photo was taken after the Capitol Hill Police removed protesters from inside the Senate wing of the Capitol.
Incluso después de la ocupación del Capitolio y la violencia del 6 de enero de 2021, la Policía del Capitolio no hizo ningún intento de detener al “Hombre Q Anon”, que se encuentra en las escaleras del Senado a pocos metros de la línea de la Policía del Capitolio. Esta foto fue tomada después de que la Policía del Capitolio retirara a los manifestantes del interior del ala del Senado del Capitolio. (Cortesía de J. Michael Waller)

Deficiencias de seguridad intencionadas

Un reporte del 29 de octubre de 2021 de Politico expuso que un informe de estrategia de 17 páginas llamado “Plan Operativo de la Unidad de Disturbios Civiles”, mostraba que la policía hizo planes para que “oficiales” de civil vigilaran a los manifestantes y llevaran a cabo cinco objetivos.

1. Proporcionar un entorno en el que la actividad legal de la Primera Enmienda pueda manifestarse con seguridad.

2. Evitar cualquier impacto adverso en el proceso legislativo asociado a la actividad de manifestación ilegal.

3. Mitigar eficazmente las acciones asociadas a los desórdenes civiles; responder de forma segura a los delitos de violencia destrucción de la propiedad.

4. Salvaguardar y prevenir cualquier daño a la propiedad dirigido al Capitolio de los Estados Unidos, a la Plataforma Inaugural del Frente Oeste y a todos los edificios del Congreso.

5. Establecer y mantener una ruta de marcha fija mientras se excluye el acceso a los contramanifestantes para minimizar el potencial de interacciones violentas”.

Sin embargo, debido a que la CDU carecía de personal y no estaba preparada, fracasó en todos sus objetivos.

Según un informe de 140 páginas publicado por el entonces inspector general de la Policía del Capitolio, Michael Bolton —”Revisión de los acontecimientos que rodearon la toma del Capitolio el 6 de enero de 2021″— los supervisores ordenaron a la CDU de la Policía del Capitolio que no utilizara las herramientas más potentes del departamento, como las pistolas paralizantes. El informe de Bolton, que aún no se ha hecho público, también sostiene que “las armas más pesadas y menos letales”, incluidas las granadas aturdidoras, “no se utilizaron ese día por órdenes del liderazgo”.

La CDU recibió escudos antidisturbios, muchos de ellos encerrados en un autobús a cierta distancia, que “se hicieron añicos con el impacto”. Tenían armas caducadas que no funcionaban y una formación inadecuada.

El informe de Bolton también señalaba que los funcionarios fueron advertidos en una evaluación de inteligencia tres días antes de la protesta de que “la propensión de Stop the Steal a atraer a supremacistas blancos, miembros de la milicia y otros que promueven activamente la violencia puede llevar a una situación significativamente peligrosa tanto para las fuerzas del orden como para el público en general” y que “el propio Congreso es el objetivo”.

A man authorities identified as Jerry Braun outside the U.S. Capitol in Washington on Jan. 6, 2021.
Un hombre identificado por las autoridades como Jerry Braun frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero de 2021. (DOJ vía The Epoch Times)

Sin embargo, salieron a la luz los reportes de que el entonces sargento de armas en funciones de la Cámara de Representantes, Timothy Blodgett, envió un memorándum a los legisladores en el que les informaba de que los oficiales de seguridad consideraban que “no existe una amenaza conocida y creíble contra el Congreso o el complejo del Capitolio que justifique las vallas de seguridad temporales”.

Algunos agentes de la Policía del Capitolio tuvieron que marcharse a casa en medio de la escasez de personal, según Business Insider.

Según el “Cronograma de eventos de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos para el ataque del 6 de enero de 2021”, también obtenido por The Epoch Times, “el jefe Adjunto de la USCP Gallagher responde” al Departamento de Defensa (DOD) “vía texto” el 3 de enero de 2021, “que una solicitud de apoyo de la Guardia Nacional no está próxima en este momento después de consultar” con el jefe de la Policía (COP), Steven Sund.

El 4 de enero de 2021, “el COP Sund solicitó al sargento de Armas del Senado (SSAA) Michael Stenger y al sargento de Armas de la Cámara de Representantes (HSAA) Paul Irving la autorización para que la Guardia Nacional ayude en la seguridad del evento del 6 de enero de 2021, basándose en las reuniones informativas con los socios de las fuerzas policiales y en la evaluación de inteligencia revisada”.

• Se deniega la solicitud del COP Sund. La SSAA y la HSAA le dicen al COP Sund que se ponga en contacto con el general Walker de la Guardia Nacional de DC para discutir la capacidad de la guardia para apoyar una solicitud si es necesario.
• El COP Sund notifica al general Walker de la Guardia Nacional de DC, indicando que el USCP puede necesitar el apoyo de la Guardia Nacional de DC para el 6 de enero de 2021, pero que no tiene la autoridad para solicitarlo en este momento.
• El general Walker informa al COP Sund que en el caso de una solicitud autorizada, la Guardia Nacional de DC podría reutilizar rápidamente 125 tropas ayudando a proporcionar a DC asistencia relacionada con el COVID. Las tropas tendrían que prestar juramento como como USCP.

Sin embargo, la línea de tiempo muestra que tomó más de tres horas y cinco solicitudes frenéticas antes de que la Guardia Nacional fuera desplegada.

Durante su intervención inicial ante dos comisiones del Senado el 3 de marzo de 2021, Walker dijo a los miembros del Congreso que había recibido una “llamada frenética” de Sund por la tarde avisando que habían violado el perímetro de seguridad del Capitolio. Sin embargo, los líderes militares le informaron que el despliegue de tropas no sería “una buena percepción”.

Durante su testimonio ante el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, Piatt y Flynn negaron haber hecho tales comentarios.

En la audiencia, la representante Marjorie Taylor Greene informó al comité que tres personas estaban involucradas en el rechazo de las repetidas solicitudes de despliegue de la Guardia Nacional. “Chuck Schumer en el Senado, Nancy Pelosi en la Cámara y la alcaldesa Muriel Bowser. También están involucrados el SSAA Stenger, que responde directamente a Schumer, y el HSAA Irving, que responde directamente a Pelosi.

National Guard troops leave Washington after being stationed there for four months following the Jan. 6, 2021, breach of the U.S. Capitol, on May 24, 2021.
Las tropas de la Guardia Nacional abandonan Washington después de haber estado estacionadas allí durante cuatro meses tras el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de los Estados Unidos, el 24 de mayo de 2021. (Kevin Dietsch/Getty Images)

El 22 de enero de 2021, empezaron a salir a la luz reportes con imágenes de miembros de la Guardia Nacional que se veían obligados a permanecer en estacionamientos cercanos a temperaturas casi gélidas, lo que provocó la indignación de los legisladores de ambos lados del pasillo político.

En clara contradicción con la evaluación del entonces sargento de armas en funciones de la Cámara de Representantes, Timothy Blodgett, de que no existía ninguna “amenaza creíble contra el Congreso o el Complejo del Capitolio” que justificara las “vallas temporales de seguridad”, hay múltiples advertencias en el informe sobre las manifestaciones de la Primera Enmienda sobre la importancia de “que los miembros vigilen la línea de vallado” y órdenes de que “todos los miembros” debían “vigilar la calle 16 y la zona circundante para detectar cualquier posible problema o manifestación”.

“Los miembros asignados al estacionamiento de bicicletas” recibieron la orden de “restringir la circulación de peatones y vehículos al hacer el cierre de las líneas policiales”.

“El estacionamiento de bicicletas, junto con las patrullas y los vehículos de bloqueo, crearán una barrera en la que no se permitirá el paso de ninguna persona o vehículo”, dice el informe.

Sin embargo, las pruebas de video muestran a la policía haciendo señas a los manifestantes para que pasen por los estacionamientos de bicicletas e incluso retirándolos para abrir un camino hacia las zonas restringidas para animar a la gente a dirigirse hacia el Capitolio.

Un informe de investigación de la USCP del 2 de marzo de 2021 sobre el incidente, también obtenido por The Epoch Times, confirma que el miércoles 6 de enero de 2021 “un oficial desconocido violó la directiva 2053.013 de la USCP, normas de conducta, cuando presuntamente hizo pasar a personas no autorizadas a una zona restringida asegurada por estacionamientos para bicis hacia el Capitolio de EE. UU. durante una insurrección”. Las pruebas del caso incluían el “video publicado en twitter, con fecha 01/06/21 ” y “CCTV del frente este del Capitolio de los EE.UU., con fecha 01/06/21”.

El lunes 1 de febrero de 2021, el entonces comandante de la Oficina de Responsabilidad Profesional (OPR) de la Policía del Capitolio de Estados Unidos, el inspector Michael Shaffer, envió un correo electrónico con el video publicado en Twitter del agente no identificado (UO) a los inspectores Amy Hyman (División del Senado), Thomas Loyd (División del Capitolio), Kimberley Bolinger (División de la Cámara de Representantes) y la inspectora en funciones Jessica Baboulis (División de la Biblioteca) solicitando ayuda para identificar al UO. Todas las partes respondieron a Shaffer que no podían identificar al OU.

La recomendación fue que el informe “sea APROBADO y el caso CERRADO”.

El 4 de febrero de 2021, este caso quedó en suspenso a la espera de una revisión por parte de la Fiscalía de Corrupción Pública. No hay más información disponible.

Provocación y trampa

En una entrevista del 10 de junio con el programa “Facts Matter” de EpochTV, Julie Kelly —consultora política en Illinois y colaboradora principal de American Greatness— describió el 6 de enero de 2021 como “un trabajo interno” y “algo que los demócratas y algunos republicanos y las agencias federales organizaron para atraer” y “atrapar” a las personas que fueron a escuchar el discurso del presidente Donald Trump. Señaló que el FBI utilizó agentes para tratar de infiltrarse en los llamados grupos de milicias.

Jeremy Brown expuso un video en el que se ve cómo los agentes del Grupo de Trabajo Terrorista del FBI intentan reclutarlo para espiar a sus compañeros de Oath Keepers.

El Departamento de Justicia sigue sin responder a las preguntas sobre Ray Epps, un residente de Arizona captado en video animando a los manifestantes a irrumpir en el edificio del Capitolio.

On January 6, 2021, Capitol Police fire tear gas into pro-Trump protesters well before the violence began. Even with the tear gas, the crowd remained orderly.
El 6 de enero de 2021, la policía del Capitolio disparó gas lacrimógeno a los manifestantes pro-Trump mucho antes de que comenzara la violencia. Incluso con el gas lacrimógeno, la multitud permaneció ordenada. (Cortesía de J. Michael Waller)

Kelly también señaló cómo la Policía del Capitolio usó granadas de concusión, gases lacrimógenos y balas de goma “para enardecer a la multitud y provocar muchos de los enfrentamientos” que se ven en los videos que ahora se usan como prueba para detener, acusar y encarcelar a los asistentes a la manifestación.

Más concretamente, acusó a la alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, y a la presidenta de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de dejar “intencionadamente los terrenos del Capitolio sin seguridad”. Además, alegó que era un “montaje” diseñado específicamente para paralizar el movimiento MAGA.

Mientras que el informe de Bolton dijo que “armas más pesadas y menos letales”, incluyendo granadas de aturdimiento, “no se utilizaron ese día debido a las órdenes de los líderes”, la línea de tiempo de la Policía del Capitolio dice que el personal de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos (USCP) “desplegó municiones en la puerta de la Rotonda” a las 16:45 horas (4:45 p.m.) donde los manifestantes presuntamente estaban “empujando las puertas y rompiendo las ventanas”. Tres minutos después, la USCP desplegó “municiones químicas en la Lower West Terrace para dispersar a los insurrectos”.

Un vídeo encontrado en Gateway Pundit muestra cómo la Policía del Capitolio lanza granadas de concusión contra un grupo de manifestantes, formado por mujeres, niños y ancianos, que permanecían pacíficamente detrás de las barreras. Según American Greatness, la Policía del Capitolio también disparó contra la multitud con balas de goma. La hora aproximada del enfrentamiento fue alrededor de la 1:36 p.m. Sin embargo, el cronograma de la USCP no menciona el despliegue de estas granadas de concusión.

Otro video, que todavía existe en TeaParty.org, fue filmado por Kash Kelly desde el nivel del suelo donde estallaron las granadas de concusión. Kelly, que ahora está en la cárcel por violaciones de la libertad condicional en relación con una acusación anterior y los cargos posteriores relacionados con su presencia en Washington, se ve asegurando la evacuación de las mujeres en la zona donde explotaron las granadas.

“La policía empezó a disparar a la gente”, dice Kelly. “Había niños en la multitud”.

Un video más extenso, analizado por Ray Dietrich de Red Voice Media, muestra “el comienzo de la violencia el 6 de enero”.

Se ve a un oficial de la USCP no identificado gritando repetidamente a la multitud, reunida pacíficamente bajo su posición, aconsejando que si “quieren obtener una buena foto” deben “subir a las gradas”.

“El video muestra el momento en que se desplegaron granadas aturdidoras o botes de gas lacrimógeno contra la multitud de manifestantes”, dice Dietrich mientras se reproduce el video. “La pregunta que me hago, después de 20 años de carrera en las fuerzas policiales, es ¿por qué se desplegaron estas municiones? He analizado este video y muchos otros, y no veo por qué la USCP utilizó esa fuerza contra la multitud. No hay peleas ni violencia, así que ¿por qué atacaron a estas personas con armas menos letales?”.

“¿Qué pasó después?” pregunta Dietrich retóricamente. “Caos. Violencia. La multitud se defendió. Irrumpieron en el Capitolio”.

Mientras la multitud aturdida se escabulle en el ataque, se puede ver a la policía rociando a la gente en la cara con gas pimienta. En otro segmento, tres policías golpean a un manifestante al que retienen en el suelo. En una medida que aumenta aún más la tensión, la policía comienza a desplegar gases lacrimógenos en la ya frenética multitud. En el transcurso de 20 minutos, una escena antes pacífica se convierte en un caos total.

En junio de 2021, se reportó que el Departamento de Justicia había empezado a publicar sus propias grabaciones de video, incluidas las de las cámaras corporales que presuntamente muestran las agresiones contra los policías que defendían el Capitolio de Estados Unidos.

Un resumen de los hallazgos muestra que:

-Las pruebas demuestran que, hasta el despliegue de las municiones, la multitud era pacífica.

-Los miembros de la Unidad de Vigilancia Electrónica (ESU) del MPD fueron asignado entre la multitud para “documentar las acciones de los manifestantes y la respuesta del MPD a cualquier desobediencia civil o actividad delictiva”.

-De las 37 “Unidades Especializadas” que figuran en la lista del Departamento de Policía Metropolitana, la ESU no está entre ellas.

The Epoch Times se puso en contacto con el Departamento de Policía Metropolitana y con la Policía del Capitolio para pedirles comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.