EXCLUSIVA: Trabajadores de Hershey despedidos por no vacunarse contra COVID denuncian discriminación religiosa ante las cortes

Por Beth Brelje
16 de Septiembre de 2023 3:32 PM Actualizado: 16 de Septiembre de 2023 3:32 PM

El dinero del subsidio se le acabó hace tiempo y, a sus 58 años, Kim Durham sigue buscando trabajo, pero dice que su fe en Dios se fortaleció en los 20 meses transcurridos desde que la empresa Hershey la despidió por negarse a ponerse la vacuna contra COVID por motivos religiosos.

La Sra. Durham es una de los al menos cinco antiguos empleados de Hershey que actualmente reclaman ante las cortes daños y perjuicios por la supuesta falta de adaptación de la empresa a sus creencias religiosas.

Era un buen trabajo, cerca de su casa del condado de Dauphin. La Sra. Durham era analista de pagos y abastecimiento, y después de trabajar allí durante seis años, tenía la intención de permanecer en ese puesto hasta su jubilación. Pero en agosto del 2021, Hershey introdujo su política de vacunación contra COVID-19 que exigía que el personal de oficina, pero no los trabajadores de fabricación o los trabajadores minoristas, estuvieran completamente vacunados antes del 4 de octubre del 2021 y presentaran una prueba de vacunación, según muestra un correo electrónico de la compañía.

Mientras que Hershey exigía a los empleados que trabajaban en oficinas comerciales o corporativas que se pusieran la vacuna contra COVID incluso si trabajaban desde casa, a los empleados de la fábrica y de la tienda Chocolate World, que trabajaban in situ, en grupos y con el público, no se les exigía que se pusieran la vacuna. Para estos trabajadores, la desinfección de las manos, el distanciamiento social, el control de la temperatura y el uso de mascarillas eran suficientes.

“Dios es la cura”

Cuando se anunció esta política, Durham llevaba año y medio trabajando a distancia.

Hershey anunció más tarde, en agosto, que permitiría a los empleados sujetos a la política presentar una solicitud de adaptación religiosa o médica.

La Sra. Durham hizo el trámite solicitando una exención religiosa.

“Dios nos hizo a su imagen y semejanza y creó nuestro sistema inmunitario”, declaró Durham a The Epoch Times. “Dios hizo nuestros cuerpos para luchar contra todas las enfermedades que existen. Dios es la cura, así que no quiero inyectar cosas en el cuerpo para alterar este sistema inmunológico que Dios me dió”.

El 1 de noviembre del 2021, Hershey envió una carta a la Sra. Durham denegando su solicitud de exención cuestionando su fe.

“No pudimos validar que su creencia cumple los requisitos”, decía la carta. “No hay ninguna adaptación disponible que le permita cumplir con nuestros requisitos de trabajo, o sin imponer dificultades indebidas o poner en riesgo la salud y la seguridad de los compañeros de trabajo, clientes y / o miembros del público”. La carta añadía que la empresa esperaba que cumpliera la política. La carta estaba firmada por “Corporate Employee Relations”.

Envió un correo electrónico a Relaciones Corporativas con los Empleados solicitando más información sobre el motivo de la denegación.

Durante una entrevista con Recursos Humanos, un entrevistador le preguntó sobre su fe.

“¿Está en posición de cuestionar mi fe? ¿Está Hershey Company en posición de cuestionar mi fe? Si hubo alguien más implicado en el factor de decisión, me gustaría conocer las credenciales que poseen esas personas. Por ejemplo: ¿Hubo influencias externas como una persona religiosa, un clérigo, un sacerdote, etc.?”, preguntaba en su correo electrónico.

“Relaciones corporativas con los empleados” respondió con un correo electrónico.

“Su solicitud fue denegada basándose en el apoyo que proporcionó en relación con sus creencias religiosas. Puede haber razones para ello, entre ellas que sólo haya proporcionado un apoyo vago o poco claro a las creencias”, decía la respuesta.

“Algunas de las razones que pueden llevar a una denegación son una solicitud muy vaga, vagamente vinculada al cristianismo, o una declaración en la que se citen versículos vagos de la Biblia relacionados con la pureza del cuerpo, el cuerpo como templo o la necesidad de evitar instrumentos malignos o demoníacos. Las solicitudes de adaptación que mezclan religión y filosofías políticas, sociales o personales también pueden incluir declaraciones personales o políticas entre sus objeciones religiosas al mandato, como afirmaciones sobre la seguridad de las vacunas, objeciones a una “agenda de vacunas” y falsas alegaciones sobre el proceso de aprobación de las vacunas. Las afirmaciones basadas en filosofías políticas de preferencias pueden no estar protegidas”.

El estado de vacunación de la Sra. Durham siguió siendo objeto de más comunicaciones y reuniones hasta que la empresa la despidió el 21 de enero del 2022.

“Conozco a tanta gente que pasó por lo que yo pasé en Hershey”, dijo la Sra. Durham. “Todos teníamos nuestras razones para presentar una adaptación religiosa, pero todas se reducen a lo mismo. Siento que todos fuimos atacados. Atacaron nuestra fe”.

Ella sigue buscando trabajo. Perder su empleo la afectó económica y emocionalmente. Está agradecida por el apoyo de su familia y dice que la experiencia le hizo confiar más en Dios.

“Cuando tienes a Dios en tu corazón, pero tienes a los detractores que te juzgan —todos fuimos juzgados—, lo que importa es la fuerza que tengas en tu fe. Tenemos que luchar. Tenemos que pelear la buena batalla. Y la buena batalla es nuestra fe. Por eso me mantengo firme”, afirmó Durham.

Está representada por Jeff Schott, abogado laboralista y de derechos civiles del bufete Scaringi de Harrisburg, Pensilvania.

“La empresa Hershey despidió a varios empleados que estoy seguro tenían objeciones sinceras a las vacunas basadas en la fe”, dijo el Sr. Schott a The Epoch Times. “A pesar de que un portavoz de Hershey dijo que no había muchos empleados afectados, yo personalmente estuve en contacto con al menos siete u ocho empleados, por lo que sospecho que el número es mucho mayor que eso. Estoy muy decepcionado por la forma en que Hershey se comportó durante todo ese período de tiempo”.

Otros empleados demandantes

La barra de chocolate con leche Hershey desarrollada en 1900 por Milton S. Hershey se convirtió en una marca internacional de aperitivos con 11,500 millones de dólares en activos a partir del trimestre que finaliza el 30 de junio del 2023. La empresa, con sede en Hershey (Pensilvania), fabrica Hershey Kisses, Reese’s Peanut Butter, Kit Kat, Almond Joy, Twizzlers, Ice Breakers, Milk Duds, Whoppers, York Peppermint Patties, Heath, Rolos, Bubble Yum, Cadbury, Good and Plenty, Jolly Rancher, Dots Pretzels, Skinny Pop y Pirate’s Booty.

La empresa no respondió a la solicitud de comentarios para este artículo.

Thomas Szeltner, director de desarrollo minorista, había trabajado para Hershey en Pensilvania durante más de 30 años. El requisito de la vacunación entraba en conflicto con su fe, que aboga por el respeto a la santidad de la vida y se opone a cualquier forma de aborto. Sin embargo, en el desarrollo de la vacuna COVID se utilizaron células de bebés abortados. El Sr. Szeltner presentó una solicitud de exención religiosa a Hershey en septiembre del 2021, junto con literatura de apoyo, una declaración personal y una declaración del sacerdote de su iglesia, según muestran los documentos judiciales. Menos de un mes después, Hershey denegó su solicitud de adaptación religiosa, alegando que causaría a la empresa una dificultad excesiva.

El Sr. Szeltner trabajaba principalmente desde casa. A veces viajaba por trabajo e interactuaba con los empleados minoristas de Hershey, que no estaban sujetos al mandato, y cuestionó en una declaración a la empresa cómo su falta de vacuna amenazaba la salud y la seguridad de los demás hasta el punto de crear una carga indebida.

Hershey despidió al Sr. Szeltner el 21 de enero del 2022 y le ofreció una pequeña suma de dinero si firmaba un acuerdo por el que renunciaba a cualquier reclamación legal que pudiera tener contra la empresa. Se negó a firmar el documento.

A partir del 1 de diciembre del 2022, el Sr. Szeltner habría sido elegible para la jubilación, lo que le daría derecho a ciertos beneficios monetarios y beneficios complementarios en curso, independientemente de si realmente se jubiló o no.

Hershey “designó intencionadamente el final del empleo del Sr. Szeltner como una dimisión voluntaria o una dimisión sin causa justificada, lo que permitió a Hershey evitar pagar al demandante las 52 semanas de indemnización por despido a las que tenía derecho en virtud de las políticas de empleo de Hershey dados sus 30 años de empleo”, dicen los documentos judiciales. La “designación intencionada por parte de Hershey de la finalización de la relación laboral del Sr. Szeltner como dimisión voluntaria o dimisión sin causa justificada interfirió en la capacidad del Sr. Szeltner de obtener prestaciones por desempleo”.

Y el despido, a sólo 10 meses de su fecha de jubilación, le causó la pérdida de prestaciones, incluida una importante bonificación para 2021 que le llegó poco después de ser despedido, además de la pérdida de salarios, prestaciones laborales, prestaciones de jubilación e indemnizaciones por despido.

El Sr. Szeltner está representado por la abogada Lindsay O’Neil de Lancaster, Pennsylvania, quien dijo a The Epoch Times que no hace comentarios sobre litigios activos. Otro abogado, Andrea Shaw de Carlisle, Pennsylvania, representa a tres empleados de Hershey, Benjamin Stoffel, director senior de conveniencia de EE.

Cheryl Malovic, especialista sénior en abastecimiento para marketing; y Jennifer Gurdock, ejecutiva de ventas a clientes en un caso. Cada uno de ellos solicitó adaptaciones religiosas en contra de la vacuna contra el COVID y le fueron denegadas. Las tres habían estado trabajando desde casa durante la pandemia.

“En o alrededor del 4 de marzo del 2022, solo unas semanas después de despedir a los demandantes Malovic y Stoffel y antes de despedir al demandante Gurdock, Hershey actualizó su política de COVID para permitir que los empleados no vacunados ingresaran a las oficinas si cumplían con ciertas medidas de adaptación”, dicen los documentos judiciales. “Esas medidas de adaptación nunca se ofrecieron a ninguno de los demandantes en respuesta a sus solicitudes de adaptación”.

Estos casos llegan ahora a las cortes porque los empleados que reclaman por discriminación deben presentar primero una denuncia por discriminación ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo y la Comisión de Relaciones Humanas de Pensilvania y obtener una carta de “Derecho a demandar”. Eso puede llevar un año o más.

“Este país se basó en el cristianismo. Dios nos dio derechos.

No deberían decirnos qué hacer con nuestro cuerpo sólo para ir a trabajar”, afirma Durham. “Nuestros derechos vienen de Dios y no de una empresa”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.