Exconsultor del PCCh cuestiona el número de muertes en China

Por Sherry Lin y Nathan Amery
21 de Enero de 2023 5:23 PM Actualizado: 21 de Enero de 2023 5:23 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) anunció que el número de muertos en China a causa de COVID-19 había aumentado de 30, el 7 de enero, a 60,000, el 14 de enero. Lew Mon-hung, exmiembro del órgano consultivo político del PCCh, cuestionó las cifras y reveló que había escasez de ataúdes.

El 7 de enero, un mes después de que el PCCh eliminara todas sus medidas de cuarentena por COVID-19 para viajeros. La Comisión Nacional de Salud de China informó de que se habían confirmado 120,000 infectados por COVID-19, con 30 muertes.

El 14 de enero, el Mecanismo de Prevención y Control del PCCh celebró una rueda de prensa en la que Jiao Yahui, director general del Departamento Médico de la Comisión Nacional de Salud de China (NHC), dijo que desde el 8 de diciembre de 2022 hasta el 12 de enero se habían producido 59,938 muertes relacionadas con infecciones por COVID-19 en instituciones médicas de todo el país.

Lew instó al PCCh a “decir la verdad y dejar de gobernar el país con mentiras”. El consultor cuestionó las cifras del 7 de enero, diciendo que los 120,000 casos confirmados y las 30 muertes por COVID-19 eran “completamente ridículas y sin ninguna credibilidad”.

Gobernar el país “con mentiras”

Lew criticó que China no estuviera bien preparada antes de levantar las medidas de cuarentena para los viajeros internacionales. Según él, durante los tres años de cierre y separación, China no adquirió productos ni instalaciones médicas adecuadas y no preparó salas adicionales de presión negativa para pacientes con enfermedades infecciosas, máquinas de respiración asistida, medicamentos de emergencia, vacunas y fármacos orales.

El mes pasado, el sistema médico de China estuvo a punto de colapsar. Según Lew, “todos los ambulatorios y servicios de urgencias de los hospitales están abarrotados de gente y no quedan camas para que la gente se quede en el hospital. Las funerarias están desbordados y los cadáveres se amontonan”. Según el propietario de una funeraria, la tasa de mortalidad es entre ocho y diez veces superior al máximo histórico.

Él señaló que la tasa diaria de contagios aumentó a un millón en la provincia de Zhejiang. Los funcionarios de la ciudad de Qingdao admitieron que su tasa de infección diaria aumentó a 500,000. Los casos confirmados en la ciudad de Dongguan, en la provincia central de Guangdong, aumentaron de 250 millones a 300 millones. Las densamente pobladas provincias de Sichuan y Henan han registrado una tasa de infectados superior al 80 %.

Lew dijo que sus amigos de Beijing también se estaban infectando uno tras otro. “Excepto un exmiembro de la Comisión Central de Inspección Disciplinaria que no estaba infectado, todos mis amigos de todos los departamentos, incluidos el Departamento de Cooperación Internacional de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma y el Comité de Asuntos Exteriores, estaban todos infectados. Por lo tanto, muchos departamentos relevantes no podían convocar una reunión, ya que muchos de ellos dieron positivo”.

“Purgatorio en la Tierra”

El consultor también reveló que sus familiares en China estaban infectados. “Mis parientes, mi hermano y mi hermana, y mi madre en Guangzhou estaban todos infectados. Había una cola de uno a dos kilómetros (aproximadamente 1-1,2 millas) fuera del Cementerio de Mártires de la Galaxia de Guangzhou, esperando para inscribirse en la cremación. La gente no solo formó largas colas ante las funerarias de distintos lugares de China, sino que también tuvieron que esperar medio mes, o incluso más de un mes, para que sus familiares fueran incinerados”.

Actualmente, en China hay escasez de ataúdes, dijo Lew. “Cuando falleció el general Yu Yongbo, exjefe del Departamento de Política General del Ejército Popular de Liberación, no se dispuso ningún ataúd adecuado. Se pudo utilizar solo un ataúd de papel y fue incinerado a través de su relación con la oficina de los dirigentes veteranos retirados. Para los civiles normales, se necesitaba de la ayuda de los revendedores, a quienes tenían que pagar 38,500 yuanes (5700 dólares) para trasladar el cadáver a una funeraria”.

También dijo que se sentía desesperadamente triste, ya que la pandemia hizo que muchos civiles experimentaran lo que llamó “purgatorio en la tierra”. La gente no puede ponerse en contacto con los departamentos pertinentes para que se preste asistencia. Según la Ley de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Infecciosas, el cadáver de una persona que muere de una enfermedad infecciosa debe ser enviado inmediatamente a la funeraria e incinerado para evitar la propagación de la infección. Lew advirtió que nadie vino a recoger el cadáver, por muchas llamadas de emergencia que hicieran. Se les ignoró por completo.

Tratan a 1400 millones de personas “como tontos”

Lew condenó a la Comisión Nacional de Salud de China (NHC) por anunciar un número engañoso de casos confirmados y muertos. “¿Cómo pueden hacer la vista gorda ante sus mentiras? ¿Están tratando a los 1400 millones de personas de China como tontos? ¿Creen que ocho mil millones de personas en todo el mundo son idiotas?”.

Según el consultor, las mentiras harían perder credibilidad al gobierno como una trampa de Tacito. “La trampa de Tacito es una teoría política que significa que un gobierno impopular es odiado, haga lo que haga y esté bien o mal, pues ya ha perdido la confianza de la gente”.

Lew dijo a continuación que los países que imponen medidas contra COVID-19 a los viajeros procedentes de China es “significativamente vinculado a la actitud de las autoridades gubernamentales, como el DHC, faltando a la verdad, y la falta de transparencia en la información. En otras palabras, “el país se derrumbará si la gente no confía en él. Esto pone en grave desventaja la estabilidad a largo plazo del país”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.