Exitoso publicista boliviano deja “romances, familia y carrera” para alimentar perros callejeros

Por Louise Bevan - La Gran Época
23 de Mayo de 2019 Actualizado: 23 de Mayo de 2019

Fernando Kushner fue publicista de marcas de moda de lujo como Chanel y Bulgari. En estos días, se deshizo del portafolios y es más probable que lo veas conduciendo un minibús por las calles de La Paz. Fernando tiene la misión de alimentar a la importante comunidad de perros callejeros de la ciudad boliviana.

“Renuncie a todo por mis perros”, dijo Fernando a la BBC. “Romances, familia, carrera, todo”.

El extraordinario giro vocacional de 180 grados no ocurrió de la noche a la mañana, sino que fue impulsado por una floreciente relación con un perro callejero, cariñosamente llamado Choco. Corría el 2015 cuando Fernando salía de una clase de yoga cuando vio al perro hambriento y decidió compartir su sándwich con él.

El perro era tierno, amable y agradecido. Conmovido, Fernando regresó al día siguiente para alimentarlo de nuevo.

Cuatro años después, el espíritu generoso de Fernando dio forma a un proyecto que alimenta a cientos de perros callejeros de la ciudad.

Bolivian Express informó que actualmente hay 1,9 millones de perros en las calles de Bolivia. “Se calcula que el 42 por ciento de ellos son mascotas abandonadas”. En cuanto a la participación de la comunidad asegura que “todo se trata de educación”, insistió Fernando.

Él conduce dos veces al día en su minibús dejando comida en los mismos lugares para que los perros sepan adónde encontrar el alimento. Pero el proyecto no es el resultado de una enorme campaña de recaudación de fondos o de un debilitante sacrificio financiero por parte de Fernando: la comida es donada en gran parte por restaurantes locales que apoyan la iniciativa.


En un día normal, Fernando recoge 15 tachos de comida.

Cada perro callejero en la ronda recibe aproximadamente 1 kilogramo de pollo y huesos por día. Fernando completa las donaciones con una porción de 250 gramos de galletas para perros, cuyo dinero sale de su propio bolsillo.

Según la BBC, le cuesta alrededor de 1300 dólares al mes.


Fernando encontró realmente su vocación. Además de sus propios recorridos, es un voluntario regular en varios refugios caninos de La Paz.

“Pensé que se aburriría de todo después de unos tres meses y se daría por vencido”, admitió su madre, Lolita Kushner. “Pero cada vez que lo veo, parece más preocupado por los perros que nunca”.

El amante de los perros trabaja actualmente solo, pero no descarta la posibilidad de formar en el futuro un equipo de primera clase que se dedique a la alimentación de perros.


En lo personal, tampoco descarta el romance, pero “tendrían que amar a los animales”, afirmó.

Los esfuerzos caritativos de Fernando encontraron cierta oposición de los residentes de La Paz. Uno de ellos, Raúl Alcázar, sugirió que alimentar a los perros callejeros solo era agravar el problema.

“Los perros se quedan en la calle por aquí”, dijo. “¿No sería mejor dar el dinero a un orfanato o a un asilo de ancianos?”.


Fernando respondió que hay “cientos de organizaciones benéficas” que se ocupan de los seres humanos empobrecidos de Bolivia, pero pocas dedicadas a sus animales sin hogar. Sin embargo, está progresando.

El eslogan de marketing de Fernando de “Adopte, no compre” ya convenció a una aerolínea privada boliviana, Amaszonas, para que ayude a la causa con perros que se desplazan de una ciudad a otra para ser dados en adopción. Y lo hacen gratis.

Él también intenta recaudar fondos para un santuario para perros ancianos callejeros. El santuario propuesto también albergará una clínica y funcionará como un centro de esterilización de gran alcance: el objetivo a largo plazo es ayudar a reducir el problema general de los perros callejeros en la ciudad. Si hay menos bocas hambrientas que alimentar, hay menos trabajo para todos.


Fernando documenta su viaje en Facebook, pero la humildad lo acompaña en cada paso del camino. “No soy un político ni una celebridad a la que haya que seguir”, comentó a Bolivian Express.

“Solo hago lo que hago con transparencia”.

Mira estos perros y sus adorables amigos

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS