Expansión de China en mar de China Meridional no tiene “base legal coherente”: Dpto. de Estado

Por Andrew Thornebrooke
25 de Enero de 2022 8:24 AM Actualizado: 25 de Enero de 2022 8:24 AM

Las reivindicaciones expansivas de la República Popular China (RPC) en todo el mar de China Meridional carecen de fundamento jurídico, según un equipo interdisciplinar de expertos que ha realizado recientemente un estudio sobre la cuestión.

“En nombre de la aplicación de sus reivindicaciones marítimas expansivas e ilegales en el mar de China Meridional, la RPC está interfiriendo en los derechos y libertades, incluidos los derechos y libertades de navegación, que corresponden a todos los Estados”, dijo Constance Arvis, subsecretaria adjunta en funciones para los océanos, la pesca y los asuntos polares.

Arvis dijo que no había “ninguna base legal coherente” para las reclamaciones de soberanía de la RPC sobre vastas porciones del mar de China Meridional. Además, los intentos del régimen chino de trazar líneas de base a través del territorio internacional y bajo el mar eran incompatibles con numerosas leyes y normas reconocidas internacionalmente.

Las declaraciones se produjeron como parte de una conferencia de prensa del Departamento de Estado tras la publicación de un estudio que examinaba la legalidad de las reivindicaciones marítimas de China. Es el último de la serie “Límites en los mares”, en curso desde 1970, que examina las reivindicaciones y fronteras marítimas de los Estados costeros y su fundamento jurídico. Un tribunal internacional ya rechazó en 2016 la gran mayoría de las reclamaciones de China sobre el mar de China Meridional, una masa de agua que también reclaman varios otros estados del Sudeste Asiático.

El estudio de EE. UU. se publica después de años de intentos de la RPC de expulsar por la fuerza a otras naciones de secciones del mar de China Meridional, incluidos los planes para construir islas artificiales para ampliar sus supuestas fronteras y el creciente uso de unidades de milicia marítima para acosar e intimidar a las naciones más pequeñas.

Según el estudio, la RPC hace valer cuatro categorías distintas de reivindicaciones marítimas en la región, que incluyen la soberanía sobre los accidentes submarinos, el trazado de líneas de base que cierran franjas de mar abierto, el uso de zonas marítimas en lugar de terrestres para medir las fronteras y los llamados “derechos históricos” sobre la región.

Estados Unidos rechaza inequívocamente estas reclamaciones ilegales y cualquier interferencia de este tipo”, dijo Arvis.

En este sentido, Arvis añadió que la ampliación de la presencia de Beijing en la región suscitará la resistencia de Estados Unidos y sus aliados.

“Estamos adoptando varias medidas para seguir oponiéndonos a las actividades chinas en el mar de China Meridional”, dijo Arvis.

“Definitivamente no estamos aceptando un hecho consumado y estamos pidiendo a la RPC que cambie su comportamiento para conformar sus reclamos marítimos y que cese su curso ilegal de actividades”.

En relación con esto, se informó de que dos portaaviones de EE. UU. entraron en la región para realizar ejercicios, tras la incursión de 36 aviones militares chinos en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán.

Las reclamaciones de la RPC sobre el mar de China Meridional no son legales

El estudio sobre las reivindicaciones marítimas de Beijing y su legalidad continúa una larga tendencia del Departamento de Estado de publicar trabajos técnicos jurídicos para informar a la política pública sobre cuestiones marítimas internacionales. En particular, intentó conciliar el pensamiento chino sobre la política marítima con el de la comunidad internacional en general.

“Llevó aproximadamente dos años de elaboración”, dijo Robert Harris, asesor jurídico adjunto de la Oficina del Asesor Jurídico.

“Intentamos entender la reclamación de la RPC lo mejor que pudimos acudiendo a las fuentes primarias: leyes chinas, reglamentos, declaraciones formales, y luego tratando de ver cuál era el derecho internacional pertinente”.

Esa investigación, según Harris, incluyó un “análisis exhaustivo” de 23 países costeros con reclamaciones históricas o consuetudinarias sobre diversas zonas del océano. Según ese análisis, el estudio concluyó que el supuesto derecho histórico de la RPC sobre la región no estaba bien fundamentado.

“Como cuestión de derecho internacional, hay ciertos requisitos que deben cumplirse para que exista una norma de derecho internacional consuetudinario, incluida una práctica general y coherente de los Estados”, dijo Harris.

El régimen chino no ha cumplido esos requisitos, añadió, señalando que la insistencia de la RPC en que su llamada línea de los nueve puntos que delimita el espacio entre ella y Taiwán y otras naciones, simplemente no se prestaba a una reclamación válida de soberanía sobre la región.

“Cuando se habla de países que operan en el mar de China Meridional, es importante darse cuenta de que varios países han navegado en el mar de China Meridional durante siglos, y el mero hecho de navegar en el mar de China Meridional es simplemente el ejercicio de esos derechos y libertades que están establecidos en el derecho internacional y que han sido protegidos durante muchos siglos”.

“Muchos, muchos países están operando en el mar de China Meridional y no hay nada de provocación en hacerlo”.

Socavar el Estado de derecho

Jung Pak, subsecretaria de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, destacó que el régimen chino no solo carece de base legal para sus reclamaciones históricas sobre el mar de China Meridional, sino que está violando activamente los derechos de otras naciones.

Sus acciones de acoso a los barcos de otras naciones y su intento de inflar artificialmente su territorio “socavan gravemente” el Estado de derecho en los océanos, dijo.

“Estas acciones de la RPC representan un plan sistémico y calculado para interferir con los derechos y libertades, incluyendo los derechos y libertades de navegación, de los que todos los países disfrutan bajo el derecho internacional”, dijo Pak.

“Estados Unidos está con los estados reclamantes del Sudeste Asiático que buscan defender sus derechos e intereses soberanos, de acuerdo con el derecho internacional”.

Para ello, Pak afirmó que Estados Unidos seguirá apoyando a aliados y socios como Taiwán y Japón para que mantengan su presencia en la región y continúen el flujo del comercio internacional y el tráfico marítimo a través del mar de China Meridional.

“EE. UU. está con la comunidad internacional en defensa de la libertad de los mares, y EE. UU. continuará volando, navegando y operando dondequiera que el derecho internacional lo permita”, dijo Pak.

“Por supuesto, invitamos a nuestros aliados y socios a hacer lo mismo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.