Experimento conjunto de NASA y ESA busca probar la posibilidad de desviar futuros meteoritos

Por Debora Alatriste
06 de Diciembre de 2019 Actualizado: 06 de Diciembre de 2019

Pruebas de la NASA y de la Agencia Espacial Europea ayudarán a saber si la humanidad puede desviar el curso de posibles asteroides que se dirijan a la Tierra.

El experimento se llama “Asteroid Impact Deflection Assesssment” (AIDA) (Evaluación de la deflexión por impacto de asteroides) y en él participarán dos naves espaciales: el Double Asteroid Redirection Test (DART) y el Hera, señaló la Agencia Espacial Europea (ESA).

El DART es un impactador de asteroides mientras que Hera es una nave espacial de seguimiento de encuentros con asteroides.

Estas dos misiones fueron concebidas juntas como parte del experimento internacional, “son valiosas individualmente, pero si vuelan de forma concertada, su rendimiento científico y tecnológico general se ve considerablemente incrementado”, añadió ESA.

La nave de la NASA, cuya misión será dirigida por el Laboratorio de Física Aplicada de John Hopkins en los Estados Unidos, es una prueba de tecnologías impulsada por la defensa planetaria para prevenir un impacto de la Tierra por un asteroide peligroso.

Su objetivo es el asteroide binario cercano a la Tierra llamado Didymos. Más de un año después de viajar en el espacio, el cohete SpaceX Falcon 9 deberá interceptar a la luna menor del asteroide a finales de septiembre de 2022.

La ventana de lanzamiento de la nave espacial DART comenzará en julio de 2021.

El asteroide Didymos tiene dos cuerpos, el primario y más grande de 780 metros de diámetro mientras que el segundo, llamado también moonlet o Didymoon, tiene unos 160 metros, tamaño que según la NASA es típico en los asteroides que podrían representar la amenaza más significativa para el planeta.

Impresión del artista de Didymos y Didymoon, tomada del video Misión de Defensa Planetaria de la ESA de Hera (ESA-Science Office)

Su tamaño se puede comparar con la Gran Pirámide de Giza, señaló la ESA.

El choque ocurrirá a 11 millones de kilómetros de la Tierra y permitirá medir el cambio de impulso que se ha producido en la luna menor.

Después de que DART realice un impacto cinéctico en el moonlet del asteoride, Hera le dará seguimiento con un detallado estudio post-impacto.

La nave deberá llegar a Didymos en 2026, señaló ESA.

Hera contribuirá con información del cráter de impacto en la pequeña luna y la superficie circundante.

A diferencia de los observatorios terrestres, la nave podrá medir la masa y la órbita de Dydimoon de cerca, lo cual afinará la comprensión de los científicos sobre este experimento.

Y sus datos permitirán “la validación o el perfeccionamiento de modelos numéricos del proceso de impacto a escala de asteroide, haciendo que esta técnica de desviación para la defensa planetaria esté lista para su uso operativo si es necesario para salvaguardar nuestro mundo”.

Lo cual “convertirá este experimento en una técnica de defensa planetaria bien entendida y repetible”, señala la ESA.

La ESA ha estado trabajando en los conceptos de desviación de asteroides desde 2001, con investigación básica y seis estudios de misión que han llevado al desarrollo de la referencia mundial Don Quijote un concepto de misión, el “abuelo” de esta colaboración actual de AIDA.

Descubre a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS