Expertos analizan la decisión de los EE.UU. de retirarse del Acuerdo Climático de París

Por Cynthia Cai
13 de Noviembre de 2019 Actualizado: 13 de Noviembre de 2019

El secretario de Estado Mike Pompeo anunció en un comunicado el 4 de noviembre que Estados Unidos se retirará del acuerdo climático de París. El presidente Trump anunció por primera vez su intención de retirarse de la propuesta climática en 2017.

La decisión ha obtenido tanto el apoyo como las críticas de varias personas y organizaciones. La Gran Época contactó al Instituto Heartland, un grupo nacional de expertos de libre mercado, para analizar en profundidad la situación.

Anthony Watts, investigador principal de medio ambiente y clima del Instituto Heartland, explicó que el acuerdo climático de París es ineficaz para lograr el objetivo de reducir el cambio climático.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) descubrieron que el mundo continuará calentándose a lo largo de los años. Similar a los acuerdos anteriores, aunque iniciativas como el acuerdo climático de París son “un paso en la dirección correcta”, el impacto general sigue siendo insuficiente.

Refiriéndose a la investigación, Watts dijo que “el resultado final neto en 2100 sería aproximadamente una caída de dos décimas de centígrado en las temperaturas. Y eso se compara con una ganancia de tres grados y medio si crees en el modelo climático”.

Si bien alguna política es mejor que nada, un análisis de costo-beneficio indica que Estados Unidos se vería en desventaja competitiva en comparación con otros países si se cumpliera con el acuerdo climático de París.

Watts explicó que incluso si el acuerdo climático de París funcionara, el resultado final habría sido a expensas de grandes cantidades de dinero, desarrollo económico y empleos.

El acuerdo tendría un impacto negativo en la economía de los Estados Unidos a largo plazo.

“Según el análisis que hemos hecho aquí en The Heartland Institute y otros, [el Acuerdo Climático de París] nos habría costado alrededor de 2,7 millones de empleos para 2025 debido a la reducción de partes de las industrias. Ahora eso habría sido alrededor de 440.000 empleos manufactureros que habríamos perdido asociados con ese [acuerdo climático de París]”, dijo Watts.

Agregó además que para el 2030, Estados Unidos vería una disminución del 38 por ciento en la producción de hierro y acero, una disminución del 31 por ciento en la producción de gas natural y una disminución del 86 por ciento en la producción de carbón. Estados Unidos vería una pérdida de 3 billones de dólares en producto interno bruto (PIB) y 6,5 millones de empleos perdidos para el 2040 en el sector industrial.

Con respecto al dióxido de carbono, Watts explicó que los datos existentes indican que las emisiones de dióxido de carbono en los Estados Unidos y la Unión Europea han sido generalmente constantes o decrecientes entre 1970 y 2018. Esto se debe en parte al cambio a gas natural y energía renovable.

El senador John Barrasso (R-Wyo.) hizo eco de esto, diciendo que “nuestra reducción en las emisiones se debió en gran medida a tecnologías nuevas e innovadoras del sector privado, no a acuerdos internacionales o regulaciones punitivas”.

Acuerdo no vinculante

La principal crítica con respecto al acuerdo climático de París es el aspecto no vinculante. A pesar de firmar el acuerdo, los países no enfrentan ninguna repercusión si no cumplen con los pasos para proteger el clima y el medio ambiente.

Según el artículo 6 del acuerdo, “las Partes reconocen que algunas partes eligen buscar la cooperación voluntaria en la implementación de sus contribuciones determinadas a nivel nacional para permitir una mayor ambición en sus acciones de mitigación y adaptación y para promover el desarrollo sostenible y la integridad ambiental”.

Esencialmente, el acuerdo es un conjunto de directrices que los países han firmado, expresando su interés en desarrollar programas destinados a proteger el medio ambiente y el clima.

Watts describió cómo países como China, a pesar de firmar el acuerdo, no han tomado medidas concretas para reducir la contaminación del país y la producción de dióxido de carbono.

Señaló que China continúa construyendo plantas de carbón entre otras instalaciones que contribuyen en gran medida al aumento del país en las emisiones de dióxido de carbono. India ve un aumento similar en las emisiones.

“La conclusión aquí es que incluso si Estados Unidos continuara con el acuerdo de París, los impactos que obtendríamos de los aumentos de China e India eclipsarían totalmente las ganancias que Estados Unidos pudo haber logrado en las reducciones de dióxido de carbono relacionadas con el Acuerdo de París”, explicó Watts.

La decisión de retirarse del acuerdo ha sido respaldada por legisladores republicanos, muchos de los cuales copatrocinaron la resolución de la Cámara H.Res.676, la cual alienta la retirada del acuerdo de París.

“El acuerdo de París penalizó a la economía de los Estados Unidos y a sus ciudadanos con el único propósito de perseguir un objetivo inalcanzable, que incluso si se cumpliera, solo resultaría en una pequeña reducción de la temperatura global. El presidente Trump tuvo razón al extraernos de este engaño”, dijo Watts.

Descubre

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

TE RECOMENDAMOS