Expertos denuncian en el Parlamento Europeo delitos de sustracción de órganos cometidos por Beijing

Por Frank Fang
30 de Noviembre de 2021
Actualizado: 30 de Noviembre de 2021

Varios eurodiputados exigieron que se tomen medidas para combatir la sustracción de órganos, después de que algunos expertos aportaran pruebas en una audiencia de un subcomité el 29 de noviembre, confirmando que el régimen comunista chino ha estado extirpando órganos a prisioneros de conciencia a gran escala.

“Llegamos a la conclusión, más allá de toda duda razonable, de que la sustracción forzada de órganos estaba probada”, declaró el lunes ante la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo Sir Geoffrey Nice, c.r., que presidió el Tribunal de China de 2019, un comité independiente que investigó el asunto.

“Significa capturar a la gente, a los [practicantes de] Falun Gong, matarlos, arrancarles todos los órganos para venderlos en el mercado comercial”.

El Tribunal de China concluyó en su informe de 2019 que la sustracción forzada de órganos sancionada por el Estado ha tenido lugar en China durante años “a una escala significativa”. El informe (pdf) afirmaba que era “seguro” que los órganos se obtienen de los practicantes de Falun Gong encarcelados y que son “probablemente la fuente principal”.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual con ejercicios de meditación y enseñanzas morales. En julio de 1999, el régimen chino lanzó una persecución a nivel nacional para acorralar a los practicantes y encerrarlos en prisiones, campos de trabajo, centros de lavado de cerebro y pabellones psiquiátricos, en un intento de obligarlos a renunciar a su fe.

En 2006, surgieron por primera vez acusaciones de sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong detenidos.

El régimen chino obtiene enormes beneficios suministrando a su industria de trasplantes los órganos extraídos. Según las estimaciones de Nice, cada cadáver podría generar hasta alrededor de medio millón de dólares cuando se explota en su totalidad.

Hace unas semanas, las autoridades chinas publicaron una lista de precios de diferentes órganos para trasplantes, como 15,600 dólares por un corazón, lo que provocó las críticas de varios expertos en salud, que afirmaron que el régimen comunista estaba tratando de encubrir sus abusos en materia de trasplantes.

Martin Elliott, profesor de Cirugía Cardiotorácica Pediátrica del University College de Londres, que formó parte del tribunal, explicó a varios eurodiputados las diferentes pruebas en las que se basó el tribunal para llegar a su conclusión. Una de esas pruebas fue que el “número de donantes registrados siempre ha sido significativamente inferior a los trasplantes realizados” en China, lo que significa que había “alguna reserva de donantes oculta”, dijo.

“Se realizaban trasplantes del orden de 60,000 a 90,000 al año en aquella época”, dijo Elliott.

El profesor dijo que los prisioneros de conciencia eran sometidos a pruebas médicas, lo que apuntaba aún más a la espeluznante práctica.

“Escuchamos más pruebas de que estos prisioneros eran sometidos a análisis de sangre por razones inciertas, [y] a exámenes de ultrasonido de sus órganos”, dijo Elliot.

Estas pruebas se utilizan si se quiere “establecer que los prisioneros estaban sanos o bien, o que sus órganos están en buen estado”, añadió.

Pero dado que muchos de los detenidos fueron sometidos a torturas en estas instalaciones, “es difícil imaginar” que las pruebas tuvieran otro propósito que el de comprobar la salud de los órganos, dijo el profesor.

Durante años, China ha sido uno de los principales destinos del turismo de trasplantes, ya que varios hospitales chinos ofrecen un tiempo de espera corto, a veces de solo unos días. En cambio, en los países occidentales, el tiempo de espera típico para un trasplante de órganos es de meses, si no de años. Un tiempo de espera tan corto en China, argumentó Elliott, “solo puede explicarse con una reserva latente de donantes”.

Recientemente, varias legislaturas estatales de EE. UU. han aprobado resoluciones en las que se advierte a los ciudadanos estadounidenses de que no deben viajar a China para hacer turismo de órganos. Una resolución del estado de Texas adoptada en junio decía que viajar al país con este fin equivalía a “involucrarse involuntariamente en un asesinato”.

Isabel Santos, política portuguesa y miembro del subcomité, dijo a través de un traductor que la cifra anual de trasplantes presentada por Elliott “muestra realmente la escala industrial” de las prácticas de sustracción de órganos en China.

“Realmente nos muestra lo urgente que es que reflexionemos sobre una acción conjunta. No puede ser solo una acción de la UE. Tiene que ser una acción conjunta emprendida por todas las organizaciones internacionales para luchar contra esta lacra”, dijo Santos.

Y añadió: “También tenemos que criminalizar a quienes se benefician o hacen uso de esta práctica. Esa parece ser la única manera de poder luchar contra este tipo de delito”.

María Soraya Rodríguez Ramos, política española y miembro de la subcomisión, dijo que la sustracción de órganos en China era realmente un asesinato “a escala industrial”. También se preguntó si la UE debe reforzar la protección legal para garantizar que “ninguno de estos órganos (…) pueda llegar a los estados miembros”.

Dominic Porter, jefe de la división para China, Macao, Taiwán y Mongolia del brazo diplomático de la UE, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), dijo al subcomité que el Ministerio de Asuntos Exteriores ha “expresado repetidamente su preocupación” por el “secretismo” en torno a la pena de muerte y las estadísticas de trasplantes de órganos en China.

“Así que permítame dejar claro que la UE condena en los términos más enérgicos la práctica criminal, inhumana y poco ética de la sustracción forzada de órganos”, dijo Porter.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS