Expertos predicen que dispositivos controlados mentalmente podrían ser comunes en década de 2040

Por Isabella Rayner
04 de Diciembre de 2023 6:00 PM Actualizado: 04 de Diciembre de 2023 6:00 PM

Los expertos predicen que para 2040, las personas controlarán los dispositivos inteligentes con sus pensamientos gracias a los avances en la tecnología “smartbrain”.

Un smartbrain, o interfaz cerebro-máquina (BMI), es un dispositivo portátil o implantado que conecta directamente el cerebro humano con dispositivos inteligentes como teléfonos, ordenadores y extremidades robóticas.

Permitiría a las personas navegar por Internet, enviar mensajes de texto y ajustar termostatos con solo pensar, desdibujando los límites entre humanos y máquinas.

El experto en ingeniería biomédica de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), Mohit Shivdasani, dijo que los científicos están “muy cerca” de que los dispositivos controlados mentalmente se conviertan en una realidad cotidiana en lugar de un concepto de ciencia ficción.

“No estamos muy lejos de ver a alguien caminando con una interfaz cerebro-máquina fuera de un laboratorio”, dijo.

“Tenemos computadoras a nuestro alrededor. Están en nuestros bolsillos y viajan a donde quiera que vayamos, pero pensar en integrarlas directamente con el cerebro para usar la tecnología… es bastante sorprendente”.

Dijo que las personas discapacitadas se beneficiarían especialmente de los dispositivos controlados mentalmente después de una prueba exitosa con dos personas paralizadas.

“Una persona [paralizada] en particular fue capaz de controlar un brazo robótico con solo pensarlo, mientras que otra persona pudo mover un cursor en la pantalla de una computadora y leer su correo electrónico”, dijo.

Explicó que la tecnología funcionaba desbloqueando señales del cerebro a las extremidades.

“Hay situaciones en las que el cerebro puede enviar señales, pero esas señales no pueden llegar a las extremidades para que la persona pueda caminar por sí misma. Entonces, lo que haría una interfaz cerebro-máquina es leer esos pensamientos y convertirlos en una acción”, dijo.

Además, está mejorando ojos biónicos cerebrales inteligentes para personas ciegas y dispositivos para el dolor crónico y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Él cree que el uso generalizado de cerebros inteligentes puede ayudar significativamente a las personas con diferentes problemas que afectan su calidad de vida.

“He tenido muchas charlas con pacientes ciegos. Cuando les preguntas qué quieren de un ojo biónico, te dicen: ‘Quiero ver a mi familia'”, explicó.

“Recuerdo una conversación con una señora y ella dijo: ‘Me encantaría poder ver el cartel de Target otra vez, porque cuando voy al centro comercial, quiero poder encontrar Target con mucha facilidad”.

“Como ingeniero, nunca habría pensado en eso, pero podría ser muy importante”, señaló.

Los dispositivos cerebrales inteligentes son clave para el futuro de la salud conectada

La candidata a doctorado de la UNSW, Claire Bridges, opinó sobre algunos otros beneficios.

Mencionó que los smartbrain ayudan al futuro de la salud conectada, como la telesalud.

“Con el COVID, vimos una gran expansión en la necesidad y provisión de telesalud, lo cual ha sido increíblemente beneficioso. Para ampliar aún más eso y mejorar nuestra capacidad de brindar atención médica a personas que tal vez no puedan ver a un médico o someterse a un realizar la prueba en persona, podemos utilizar dispositivos portátiles”, explicó.

Dijo que los relojes inteligentes, o sensores y monitores de glucosa en sangre implantados, cambiarían la forma en que los médicos se comunican con los pacientes.

“Dispositivos como estos pueden recopilar enormes cantidades de datos mientras monitorean continuamente a la persona que los usa. La IA podría ser de gran ayuda con esto, analizando estos grandes conjuntos de datos para identificar información de salud relevante y enviándola al médico tratante del paciente”, añadió.

Dijo que los médicos podrían intervenir casi en tiempo real cuando las personas no se encuentren bien.

“Ya sean marcadores inflamatorios en la sangre o secreción hormonal o problemas con los neurotransmisores, podríamos detectar las cosas antes y obtener ese diagnóstico temprano para que podamos tener una salud preventiva más eficaz”, explicó.

“En promedio, los australianos pasan alrededor de 11 años de su vida con mala salud, pero con los avances que estamos viendo en nuestra tecnología biomédica, tanto en lo que se refiere al tratamiento físico como al tratamiento práctico implantado o a la administración de fármacos u otras tecnologías en desarrollo, tenemos muchas oportunidades de mejorar las cosas”.

Un experto advierte de los riesgos

Sin embargo, la investigadora biomédica Christina Maher comparó los cerebros inteligentes con alguien que “habla” en nombre de las personas, lo que provoca problemas éticos invasivos.

“Por ejemplo, una interfaz cerebro-computadora (BCI) puede generar la salida “Estoy bien” cuando el usuario pretendía que fuera “Estoy genial”. Son similares, pero no son lo mismo. Para una persona no discapacitada es bastante fácil corregir físicamente el error, pero para las personas que sólo pueden comunicarse a través de BCI existe el riesgo de ser malinterpretadas”, explica.

Además, dijo que las personas no pueden elegir qué señales cerebrales compartir con el cerebro inteligente.

“Los datos del cerebro son posiblemente nuestros datos más privados debido a lo que se puede inferir sobre nuestra identidad y estado mental”, dijo.

“Sin embargo, es posible que las empresas privadas de BCI no necesiten informar a los usuarios sobre qué datos se utilizan para entrenar algoritmos”.

Dijo que los desafíos éticos plantean preguntas sobre qué es mejor para las personas y la sociedad.

“Por ejemplo, ¿deberían los individuos en el ejército estar equipados con dispositivos de mejora neurológica para que puedan servir mejor a su país y protegerse en el frente, o eso comprometería su identidad individual y su privacidad? ¿Y qué legislación debería enmarcar los neuroderechos: ¿La ley de protección de datos, la ley sanitaria, la ley del consumidor o la ley penal?

No obstante, afirmó que es poco probable que los smartbrains lancen a la gente a un mundo distópico, en parte debido a los límites informáticos.

“Después de todo, hay un salto entre que una BCI envíe un texto breve e interprete todo el flujo de conciencia… hacer que este salto se reduzca en gran medida a qué tan bien podemos entrenar algoritmos, lo que requiere más datos y potencia informática”, explicó.

El neurocientífico Andrew Jackson añadió que la sociedad todavía no tiene nada que temer.

“Cuando se habla de mejora (la idea de que podríamos, por ejemplo, escribir nuevos recuerdos en nuestro cerebro o cargar nuestros recuerdos en un disco duro o en la nube), sabemos mucho menos sobre cómo funcionan esos sistemas cerebrales”, le dijo a ABC News.

Explicó que el cuerpo humano es todavía mucho más capaz que la maquinaria.

Añadió que, por el momento, los beneficios de utilizar una interfaz cerebro-máquina “aún no tienen nada que ver con la sofisticación de un sistema nervioso que funciona normalmente”.

“Creo que tenemos que ser realistas”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.