Expertos: Sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong debe ser foco de diálogo de DDHH con China

Por Hannah Ng y David Zhang
03 de Julio de 2022 3:12 PM Actualizado: 04 de Julio de 2022 12:45 PM

El 20 de julio se cumplen 23 años de la persecución del régimen chino a Falun Gong, una disciplina espiritual de ejercicios de meditación y enseñanzas morales.

Creció en popularidad durante la década de 1990 con hasta 100 millones de personas practicando en China al final de la década. Al percibir que esto era una amenaza, el régimen chino lanzó en 1999 una campaña nacional para erradicar la práctica.

Millones de practicantes de Falun Gong han sido detenidos en cárceles y centros de detención en todo el país, donde son sometidos a tortura y sustracción forzada de órganos.

La sustracción forzada de órganos de los practicantes de Falun Gong debería ser el centro de atención al abordar los problemas de derechos humanos con China, según los principales defensores de los derechos humanos que participan en la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa 2022, celebrada en Washington del 28 al 30 de junio.

“Tenemos que centrarnos en ello, en primer lugar, [porque] es uno de los crímenes más atroces que puedas imaginar”, dijo Katrina Lantos Swett, expresidenta del Comité de Libertad Religiosa Internacional de EE. UU. (USCIRF), al programa “China Insider” de NTD.

“Pero también es muy concreto. Es algo que la gente, cuando se enteren, se sentirá conmocionada y se horrorizará”, agregó Swett.

Según Swett, al oír hablar del macabro crimen, las personas se relacionan con el hecho de que “sus escuelas de medicina, sus hospitales podrían ser cómplices indirectos, porque están capacitando a médicos chinos y participan en programas con ellos”.

“Puede hacer que la gente aumente su nivel de indignación moral… y esté más preparada para centrarse realmente en toda la gama de abusos en China”, señaló.

Lord David Alton, de la Cámara de los Lores británica, también calificó la práctica de escandalosa y dijo que él, junto con sus colegas de todas las líneas del partido, han estado trabajando en una legislación para imponer sanciones mayores a cualquier persona que participe en la sustracción de órganos.

“Esto desincentiva que la gente viaje para hacer eso [el trasplante de órganos] procedente del Reino Unido”, dijo Alton.

Foto de la época
Katrina Lantos Swett, vicepresidenta de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional, habla durante una audiencia de la Comisión de Derechos Humanos de Tom Lantos sobre “La difícil situación de las minorías religiosas en la India” en el Capitolio en Washington, el 4 de abril de 2014. (Nicholas Kamm /AFP a través de Getty Images)

No es problema interno de China

Swett rechazó la retórica del régimen chino de que las cuestiones de derechos humanos son su problema interno y que ningún otro país debe intervenir.

Citó la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, que dice: “Ningún país puede decirle al resto del mundo, la forma en que tratamos o maltratamos a nuestros propios ciudadanos no es asunto suyo”.

“Los derechos de sus ciudadanos son una cuestión de derecho internacional, no de la ley china”, agregó.

En opinión de Swett, Beijing pone excusas “porque no les gusta que sus pecados se exhiban frente al mundo”.

“Y hacen todo lo posible para presionar e intimidar a otros para que no lo hagan. Pero el hecho mismo de que sean tan sensibles, tan a la defensiva y tan hostiles a cualquier intento por decir la verdad nos dice que tienen un poco de miedo de que el mundo sepa la verdad”, dijo Swett.

Mary Beth Long, exsubsecretaria de defensa de EE. UU. para asuntos de seguridad internacional, también se hizo eco de los argumentos de Swett.

“La forma en que China trata sus derechos humanos tiene implicaciones de seguridad para todos nosotros”, dijo Long.

“Estas líneas artificiales de lo interno y lo externo, como seres humanos, no podemos comprarla, no cuando se trata de nuestros derechos humanos básicos como la libertad religiosa”, agregó.

Foto de la época
La subsecretaria Principal de Defensa para Asuntos de Seguridad Internacional Mary Beth Long (C) y el Comandante del Comando de Fuerzas Combinadas de Afganistán, el Teniente General Karl Eikenberry escuchan a la Administradora de la Agencia de Control de Drogas Karen Tandy mientras testifica ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara sobre el estado de seguridad y protección en Afganistán, en Washington, el 28 de junio de 2006. (Joshua Roberts/Getty Images)

Llamamiento a la acción

Swett instó además a los líderes de todo el mundo a tomar medidas contra los crímenes contra los derechos humanos en general y, en particular, contra la persecución a los practicantes de Falun Gong por parte del régimen chino.

“Necesitamos más líderes gubernamentales al más alto nivel que hablen de esta persecución, que la denuncien y que exijan responsabilidades a China”, dijo.

Nadine Maenza, excomisionada de USCIRF, compartió la misma opinión y dijo: “El gobierno de EE. UU. necesita usar todas las palancas que tiene para presionar a China y llevar los derechos humanos, para que otros países lo secunden”.

“Podríamos…vincular la libertad religiosa, vincular los derechos humanos con los objetivos de la política exterior”, agregó.

“Estamos más seguros cuando la libertad religiosa y los derechos humanos son mucho mejores en todo el mundo. Y con el deterioro de las cosas y su continuo empeoramiento, se están creando todo tipo de conflictos en todo el mundo con los que vamos a tener que lidiar”.

Mientras tanto, Long sugirió integrar los derechos humanos del régimen chino con la estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos.

“Eso no es negociable y nunca debería ser negociable como parte de nuestra seguridad nacional, o de nuestras políticas”, dijo.

“Si China opta por ser un contribuyente positivo en el espacio de trabajo global, debe reconocer ese derecho fundamental en cuanto a cómo se desarrolla con nuestras relaciones económicas, relaciones comerciales, nuestra participación en las actividades deportivas de los demás”, dijo Long.

“Una vez que te conviertes en un jugador internacional irresponsable, como Corea del Norte, si no puedes proteger los valores que son parte integral de nuestro ser en esta tierra, entonces debes estar aislado”, agregó.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.