Expongamos la crueldad y lo absurdo del Partido Comunista Chino

Boicot a las falsas elecciones de Hong Kong, a los Juegos del Genocidio y que liberen a Peng Shuai
Por Benedict Rogers
06 de Diciembre de 2021
Actualizado: 06 de Diciembre de 2021

Comentario

“Nunca olvides”, escribió el artista disidente chino exiliado Ai Weiwei en sus nuevas memorias, “que bajo un sistema totalitario, la crueldad y el absurdo van de la mano”.

Tiene toda la razón.

La semana pasada, el Partido Comunista Chino (PCCh) empezó a hablar de democracia. De hecho, su Consejo de Estado publicó un documento en el que se declara una “democracia de proceso completo”.

¿Perdón? Eso es moralmente cruel —insultante— e intelectualmente absurdo.

Si no fuera por mis amigos encarcelados en Hong Kong o que languidecen en campos de concentración en Xinjiang, si no fuera por los pastores cristianos chinos encarcelados por su fe, los practicantes de Falun Gong torturados y a quienes les han quitado sus órganos, los budistas tibetanos expulsados y reprimidos, o los activistas de la sociedad civil y los periodistas ciudadanos perseguidos por revelar la verdad sobre los fallos y la corrupción del régimen chino, simplemente me habría reído. Es como una broma. Pero debido a las consecuencias de las políticas de uno de los regímenes totalitarios más brutales, crueles, mentirosos, criminales y represivos del mundo, no me reí. Porque es una broma de mal gusto.

En primer lugar, vamos a desgranar las ridículas afirmaciones de Beijing sobre la democracia, y a plantear y responder algunas preguntas.

¿Hay elecciones libres, justas y multipartidistas en China? No.

¿Hay encuestas de opinión auténticas e independientes? No.

¿Puede la gente expresar su opinión libremente, sin temor a ser arrestada, torturada o desaparecida? No.

¿Existe un poder judicial independiente, con inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad, un juicio justo, nadie por encima de la ley? No.

¿Existen medios de comunicación independientes, libres de examinar, reportar y expresar sus opiniones? No.

¿Existe una sociedad civil libre, en la que los activistas puedan exigir responsabilidades al gobierno? No.

¿Existe una tortura generalizada, sistemática y cruel? Sí.

¿Hay campos de prisioneros con trabajo esclavo, violencia sexual y horribles condiciones de gulag? Sí.

¿Hay lugares de culto destruidos o profanados por el Estado a gran escala? Sí.

¿Desaparecen personas o acaban en la cárcel simplemente por expresar una opinión o revelar algunos hechos o denuncias que el régimen considera incómodos? Sí.

Solo hay que ver el caso de la estrella del tenis chino, Peng Shuai. Tras denunciar que un alto dirigente del PCCh abusó sexualmente de ella, desapareció. En lugar de que su abusador rindiera cuentas, fue Peng la que se vio obligada a confesar públicamente, a retirar su denuncia y a aparecer en público en escenarios de video montados: en una cena con su entrenador, en la cancha en un partido y en una audiencia con el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

Todo el mundo se da cuenta de que estas apariciones no son libres ni naturales y que, por desgracia, como describe acertadamente Peter Dahlin, Bach es cómplice, consciente o inconsciente, de un delito. A pesar de sus apariciones escenificadas, Peng no es libre. No debemos dejar de preguntar cada día #WhereIsPengShuai y exigir #FreePengShuai.

Esta combinación de fotos de archivo muestra a la tenista Peng Shuai de China (izq.) durante su partido de primera ronda individual femenino en el torneo de tenis del Abierto de Australia en Melbourne, el 16 de enero de 2017; y el viceprimer ministro chino Zhang Gaoli (der.) durante una visita a Rusia en el Foro Internacional de Inversiones de San Petersburgo, en San Petersburgo, el 18 de junio de 2015. (Paul Crock, Alexander Zemlianichenko/AFP a través de Getty Images)

Luego está Hong Kong, cuya libertad se ha desgarrado ante sus propios ojos. La ciudad se enfrenta ahora a unas supuestas elecciones —que degradan el término y deberían ser reformuladas como “selecciones”— el 19 de diciembre, para su legislatura títere y zombi.

Desde el traspaso de poderes en 1997, Beijing siempre ha contado con una mayoría incorporada en la legislatura parcialmente democrática de Hong Kong. Sin embargo, la victoria de los partidarios de la democracia en las elecciones al consejo de distrito de hace dos años asustó tanto a Xi Jinping que los legisladores pro-Beijing decidieron descalificar y expulsar a todos los legisladores partidarios de la democracia el año pasado, e introdujeron un nuevo sistema electoral que convertiría a la legislatura de Hong Kong en una rama local de la Asamblea Popular Nacional.

En otras palabras, el sistema está tan amañado que un voto genuino no cuenta para nada. El resultado de las elecciones del 19 de diciembre ya está predeterminado. El único resultado que se espera es si se trata de una mayoría del 90 por ciento, 95 por ciento o 99.9 por ciento para el PCCh y sus secuaces.

Peor aún, hay indicios de que votar en blanco podría considerarse un delito en virtud de la absurdamente vaga y draconiana Ley de Seguridad Nacional del régimen, impuesta por Beijing el 1 de julio de 2020. Los hongkoneses, por tanto, no pueden votar a los candidatos de la oposición, y se enfrentan a un riesgo de cárcel si estropean sus papeletas. No suelo decir a la gente que se aleje de las urnas, pero en esta ocasión estoy de acuerdo con mi amigo Nathan Law, que insta a los hongkoneses a quedarse en casa. Tiene razón. ¿Por qué arriesgarse a legitimar un proceso que no tiene ninguna credibilidad y que puede llevarlo a la cárcel si vota mal? En lugar de eso, vea una película.

A finales de esta semana, un tribunal independiente, presidido por el hombre que procesó a Slobodan Milosevic, el abogado británico Sir Geoffrey Nice QC, dictará sentencia sobre si las atrocidades perpetradas contra los uigures constituyen o no un genocidio. Es una sentencia que todos esperamos con impaciencia, porque será el primer dictamen cuasi judicial.

Parlamentos de todo el mundo, como el de Canadá, los Países Bajos, Bélgica, la República Checa, el Reino Unido y Estados Unidos —tanto el anterior como el actual secretario de Estado, Mike Pompeo y Anthony Blinken— ya lo han declarado genocidio. Pero para algunos, el argumento ha sido que ningún tribunal lo ha hecho. El problema es que ningún tribunal internacional bajo el sistema actual puede hacerlo, de ahí la necesidad de un tribunal popular independiente.

Veamos qué concluyen. Hay que tomarse en serio la sabiduría de un proceso dirigido por el fiscal de Milosevic, que sabe un par de cosas sobre derecho internacional.

Sir-Geoffrey-Nice-QC-700x420
Sir Geoffrey Nice QC, presidente del Tribunal de China sobre la sustracción forzada de órganos en el primer día de audiencias públicas en Londres el 8 de diciembre de 2018. (Justin Palmer)

Por último, está la cuestión de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, que comienzan en menos de dos meses.

Personalmente, creo que es vergonzoso que el COI haya permitido que los Juegos sigan adelante. El desmantelamiento de la democracia en Hong Kong durante los dos últimos años, los informes sobre la sustracción forzada de órganos durante varios años, las crecientes acusaciones de genocidio de los uigures, las décadas de represión en el Tíbet, la persecución continua e intensificada de los cristianos, la represión sobre los medios de comunicación, los abogados, los disidentes y la sociedad civil, y la desaparición de figuras públicas deberían, en conjunto, haber llevado a la decisión de reasignar los Juegos a otro anfitrión. La desaparición del abogado Gao Zhisheng, el secuestro en Tailandia del ciudadano sueco de origen chino Gui Minhai, la actriz Zhao Wei y el multimillonario Jack Ma, entre otros, deberían haber hecho reflexionar a la comunidad internacional.

A falta de un arranque de valentía de última hora por parte del COI, está claro que ningún representante del mundo libre y democrático debería asistir a los Juegos de ninguna forma: ningún representante del gobierno, ninguna realeza por muy menor que sea, y ningún diplomático, por muy bajo que sea. Ninguno.

Pero eso es un mínimo. Ningún consumidor, ningún espectador debería comprometerse con estos Juegos del Genocidio en absoluto. Los aficionados deberían boicotear a las empresas patrocinadoras. Y los medios de comunicación deberían aprovechar la oportunidad para hablar de los crímenes del régimen chino que alberga los Juegos, en lugar de —o al menos al igual que— los propios deportes. Debemos asegurarnos de que las escenas que aparecen en nuestras pantallas no se blanqueen con los deportes de nieve, sino que se manchen de sangre con las atrocidades del régimen anfitrión.

En los próximos meses, tenemos mucho trabajo que hacer. Si creemos en la libertad y en los derechos humanos, no debemos considerar la propaganda y las mentiras de Beijing, las falsas elecciones de Hong Kong o los ridículos Juegos Olímpicos de Invierno como un hecho consumado. De hecho, la batalla no ha hecho más que empezar.

Es la hora del carpe diem. Expongamos al mundo la verdad sobre la crueldad y lo absurdo del PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS