Exprofesor chino recuerda apelación pacífica de creyentes que cambió la vida de millones de personas

Por The Epoch Times
20 de Abril de 2021 5:29 PM Actualizado: 20 de Abril de 2021 7:11 PM

Este año se cumple el 22º aniversario de la apelación del 25 de abril, la mayor apelación pacífica en China después de la apelación de la plaza Tiananmen de 1989.

El 25 de abril de 1999, más de 10,000 practicantes de Falun Dafa se reunieron frente a la Oficina de Apelaciones del Consejo de Estado en Beijing para pedir a las autoridades que liberen a sus compañeros practicantes que fueron arrestados injustamente (y golpeados) por la policía en el municipio de Tianjin, según Faluninfo.net.

Las detenciones en Tianjin se produjeron después de tres años de intensa opresión oficial, en los que se prohibió la publicación de los libros de Falun Dafa, se publicó el primer artículo propagandístico que desprestigiaba a Falun Dafa en un importante periódico estatal y la policía empezó a interrumpir las sesiones grupales de ejercicios en los parques.

Durante la concentración silenciosa y pacífica, el primer ministro del Partido Comunista Chino (PCCh) de la época, Zhu Rongji, se ganó la aclamación internacional por resolver pacíficamente el problema dialogando con los practicantes.

Sin embargo, todo cambió de la noche a la mañana cuando Jiang Zemin, el entonces líder del PCCh, anuló la decisión de Zhu e inició lo que se convirtió en una de las persecuciones más prolongadas contra personas con creencias en China.

Desde el 20 de julio de 1999, el PCCh detuvo muchos miles de practicantes de Falun Dafa, los arrojó a campos de trabajo forzado, los golpeó, torturó y asesinó para sustraerles sus órganos.

Li Yuanhua, antiguo profesor de la Universidad Normal de la Capital de China, que ahora reside en Sidney, Australia, asistió a la reunión del 25 de abril, tras enterarse por su madre de la detención de practicantes en Tianjin. Ella le pidió que la acompañara a la Administración Nacional de Reclamaciones y Propuestas Públicas, que estaba a pocos kilómetros de su casa.

“El propósito de que fuéramos allí era bastante simple”, dijo Li. “Solo había un propósito. Porque yo mismo me beneficié [de la práctica] (…) quería contarle al gobierno los cambios positivos que experimenté, física, espiritualmente, en todos los aspectos (…) para decirles que ésta es una buena práctica. Eso es todo”.

Li dijo a The Epoch Times que lo que se le quedó grabado de aquel histórico día fue la tranquilidad y la calma con que se comportaron los reunidos.

Li Yuanhua, exprofesor de la Universidad Normal de la Capital de China, recordó su experiencia personal del llamado del 25 de abril. (The Epoch Times)

Li explicó que los practicantes de Falun Dafa también mostraban cuidado por los demás ocupando proactivamente solo una cuarta parte del camino y asegurándose de no dejar basura.

“Recuerdo que había un practicante con una bolsa de plástico en la mano y se dirigía a los demás uno por uno, diciendo: “Compañeros, ¿tienen alguna basura [de la que deban deshacerse]? Si la tienen, déjenla en esta bolsa”, dijo Li.

“Antes de la tarde, nos enteramos de que el primer ministro había salido y pidió a algunos practicantes que entraran para conocer la situación. Había practicantes que nos informaban en directo todo el tiempo, así que todo el mundo esperaba el resultado”.

“Alrededor de las 8 o 9 p.m. alguien salió y nos dijo que los practicantes de Tianjin habían sido liberados, así que todo el mundo se fue”.

Alrededor de 10,000 practicantes de Falun Gong se reúnen pacíficamente ante Zhongnanhai, la sede central del Partido Comunista Chino, en Beijing, el 25 de abril de 1999. (Minghui.org)

Li también señaló que la policía que asistía a la concentración estaba relajada y que no hubo ninguna amenaza de agresión por parte de ninguno de los dos bandos, y que algunas personas incluso llevaban a sus bebés pequeños.

“Los policías estaban dispersos. Estaban bastante relajados, fumando y charlando. Por la reacción de los policías se puede ver que estas personas eran amables y no tenían intención de atacar”, dijo Li. “¿Quién iba a crear problemas con un bebé en brazos?”.

Además, dijo que lo más valioso era que los que acudieron a la oficina de recursos eran muy disciplinados.

“Las propias imágenes [lo demuestran]. Mucha gente fue allí a denunciar la situación, pero pudieron permanecer en silencio y no hacer ruido. Esto hizo que la gente se preguntara qué había detrás de ellos para que se comportaran tan bien”.

“Entonces el resultado también resultó ser bueno”, dijo, refiriéndose al indulto inicial del exprimer ministro Zhu Rongji.

“Pero Jiang Zemin en realidad tenía miedo de la disciplina mostrada por este grupo de personas”, explicó Li. “La gente mala tiene mucho miedo de ver a la gente buena. Si fuera un monarca sabio, se alegraría de ver a su pueblo con tanta calidad, pero el PCCh es un partido que robó el poder y gobierna a la gente con violencia”.

Li explicó que, bajo el mandato de Jiang Zemin, el partido pronto empezó a recalificar la apelación como algo más agresivo, ya que el líder del PCCh intensificó su ataque a las personas con fe en China.

“Al principio, [el PCCh] lo llamaba una reunión y no mencionaba Zhongnanhai (la sede del PCCh)”, dijo Li. “Incluso después del incidente [del 25 de abril], el propio informe del PCCh lo llamó una reunión. Fue después que comenzó la persecución que [la narrativa] cambió y [el PCCh] lo llamó acoso a Zhongnanhai [para enmarcar a los practicantes]”.

Pero Li señaló que el término acoso no tiene sentido.

“En primer lugar, no los rodeamos, así que ¿cómo podríamos acosarlos? El PCCh no pudo encontrar ni una sola foto de nosotros asediando el lugar”, dijo.

Recuperación de una enfermedad terminal

La decisión de Li de hablar en favor de sus compañeros encarcelados fue algo que sintió que debía hacer porque se había beneficiado mucho de la práctica y de su orientación moral.

Li empezó a practicar Falun Dafa en 1994, después de pasar una década buscando formas de curar su hepatitis B, una enfermedad incurable en aquel momento en China.

Probó todo tipo de tratamientos, incluyendo la medicina tradicional china, la medicina occidental, algunos métodos populares y prácticas de Qigong, pero descubrió que nada mejoraba su condición.

“Durante los 10 años que estuve básicamente [luchando con] esta enfermedad y el impacto que me produjo, tanto física como psicológicamente”, dijo Li, “me sentía lento y aletargado por dentro”.

“Cuando me despertaba en mitad de la noche, me quedaba sentado y no volvía a dormir, temiendo morir”.

“Entonces no me atrevía a salir, porque la enfermedad era infecciosa”, dijo.

Practicantes de Falun Gong haciendo el primer ejercicio en la ciudad de Chengdu, provincia de Sichuan, China, antes de 1999. (©Minghui)

Después de practicar Falun Dafa, Li dijo que empezó a no sentirse tan incómodo y pudo avanzar en su vida. Señaló que la siguiente vez que se hizo un examen físico antes de viajar a Australia en 2006, comprobó que todos sus resultados médicos eran normales.

Pero Li dijo que el mayor beneficio fue el cambio mental que le produjo la práctica.

Una auténtica elevación moral

“El cambio en mi mente fue fundamental”, dijo el exprofesor. “Después de cultivarme, supe cómo ser una buena persona y un buen profesor”.

En aquella época, la universidad que empleaba a Li pedía a los alumnos que calificaran a sus profesores de forma anónima, lo que ponía a los profesores bajo mucha presión. Algunos optaron por dejar que los alumnos aprobaran a toda costa con la esperanza de recibir un buen comentario. Li, en cambio, decidió no hacerlo. En su lugar, orientó a los alumnos utilizando principios morales, como explicarles pacientemente por qué el plagio no es bueno para ellos.

“Los alumnos saben que si uno se preocupa de verdad por su crecimiento, le harán comentarios amables”, dijo Li.

Li también descubrió que las enseñanzas de la práctica, que hacen hincapié en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, le ayudaron profesionalmente.

Como profesor de educación histórica, Li enseñaba a sus alumnos las enseñanzas de Confucio, Mencio y Zhu Xi, que incluían debates sobre cómo comportarse.

Anteriormente, no había entendido realmente la esencia de sus enseñanzas y se limitaba a hacerse eco de lo que decían los libros. Pero después de empezar con Falun Dafa y leer las conferencias del fundador, Li Hongzhi, se dio cuenta de que los antiguos maestros también hablaban de la superación personal a través de la moralidad.

Li continúa denunciando

Li sigue hablando en contra de la persecución de los practicantes de Falun Dafa y cree que el periodo de tiempo que tenga lugar la persecución será recordado como un momento especial de la historia.

“Es muy valioso tanto en la historia china como en la historia mundial. Por muy injustamente que se les trate [a los practicantes de Falun Dafa], este grupo de personas no mostraba ninguna intención de atacar. Solo exponían los hechos y esperaban que pudieras llegar a un juzgamiento correcto tras escuchar los hechos”.

Todo ello a pesar de enfrentarse a la persecución, la tortura y los abusos contra los derechos humanos, como la sustracción forzada de órganos, los que obligaron a muchos chinos creyentes a abandonar sus hogares y exiliarse en otros países.

“Lo más conmovedor para mí es la paz y la racionalidad que muestran [los practicantes de Falun Dafa] bajo el violento dominio del PCCh”, dijo Li con sinceridad.

Los practicantes de Falun Gong se reúnen en una vigilia con velas para continuar su camino de apelar en modo pacífico por la libertad de creencia en China, en Sydney, Australia. (Linda Zhang/The Epoch Times)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.