Exreclutador militar: Ejército rechaza nuevos reclutas por regla de vacunas pese a poco reclutamiento

Por J.M. Phelps
28 de Noviembre de 2022 3:06 PM Actualizado: 28 de Noviembre de 2022 3:06 PM

Los soldados de la Guardia Nacional del Ejército se están retirando a un ritmo más rápido que el ritmo en el que se alistan para el servicio. Según funcionarios, más de 7500 se han retirado o han dejado la Guardia este último año fiscal. El general de división Rich Baldwin, jefe de personal de la Guardia Nacional del Ejército, le dijo a The Associated Press que los problemas actuales de dotación de personal son los peores que ha visto en dos décadas.

Con respecto a los problemas de reclutamiento de los militares, el cabo Rolando Martín, un miembro de la Guardia Nacional que ha servido en el Ejército durante más de 17 años, dijo que, si bien muchos se han centrado en el personal en servicio activo, la Guardia Nacional también está sufriendo. Actualmente sirve en la Guardia Nacional de Florida y enfatizó que sus puntos de vista no reflejan los puntos de vista del Departamento de Defensa (DoD) o del Departamento del Ejército.

“Aunque el gobernador DeSantis está a cargo, [la Guardia Nacional de Florida] está financiada por el gobierno federal, por lo que todavía tienen que seguir todo lo que hace el servicio activo”, le dijo Martin a The Epoch Times. Y como resultado, dijo, no tiene dudas de que las deficiencias en el reclutamiento y la retención seguirán ocurriendo no solo dentro del servicio activo, sino también en las Reservas del Ejército y la Guardia Nacional.

En junio, a Martin se le informó que sería dado de baja del Ejército por no haberse vacunado contra el COVID-19. Como miles de otros hasta la fecha, su solicitud de exención religiosa no fue aprobada.

“Me ofrecí como voluntario para una asignación en busca de ayudar en la frontera sur a principios de este año”, dijo. Como tiene experiencia en operaciones antidrogas, pensó que encajaría bien. “Sin embargo, tan pronto como presenté mi documentación, mi sargento de pelotón dijo que no sería aprobado porque no estoy vacunado”, dijo.

“¿Para qué me voy a quedar al margen?”, preguntó. “No sólo he perdido oportunidades como ésta y otras oportunidades de formación, sino que también he perdido un ascenso a sargento por no estar vacunado”, dijo Martin. “Y ahora, la presión constante para que me vacune me produce ansiedad”.

“La Guardia Nacional del Ejército juega un papel importante en el Ejército, porque aumenta el número de miembros en servicio activo”, dijo Martin. “Llenamos los vacíos, ya sea por disturbios, huracanes o misiones de combate”.

Está al tanto de las personas que no se unen al ejército porque tendrían que vacunarse contra el COVID-19, lo cual es un riesgo que no están dispuestos a correr. “Además de eso, están escuchando cómo tratan a las personas por no vacunarse”, dijo, y agregó que “se les trata como ciudadanos de segunda clase”.

Además, dijo, “la alta dirección es horrible y la gente empieza a notar que el sistema está fallando”.

Martin dijo: “Este no es el ejército al que me uní”, y agregó que “la cultura del ejército está cambiando rápidamente”. Y se entristece por ello. “Es muy desafortunado que vayamos a perder a todas estas personas debido a la ridiculez de una vacuna que todos saben que no hace nada, pero el Departamento de Defensa sigue impulsándola”, dijo.

Mandato que impacta el reclutamiento

Al igual que Martin, Fredis Kindelan también rechaza la vacuna por motivos relacionados con su eficacia y legalidad. Habiendo servido como suboficial durante 15 años, Kindelan renunció al Ejército en mayo.

“No podía seguir de buena fe las órdenes de los líderes que no se opondrían a una orden ilegal”, le dijo a The Epoch Times, y explicó que “las vacunas que se han puesto a disposición de la población de miembros del servicio están exclusivamente bajo la autorización de uso de emergencia (EUA)”.

Kindelan, al igual que otros miembros del servicio que cuestionan la validez del mandato de vacunación, señala el lenguaje de la directiva de agosto de 2021 del secretario de Defensa, Lloyd Austin. Argumenta que la directiva solo se aplica a las vacunas que cuentan con la aprobación total de la Administración Federal de Medicamentos (FDA). Sostiene que los miembros del servicio tienen derecho a rechazar un producto bajo la EUA.

Entre 2014 y 2017, Kindelan fue reclutador del Ejército. En ese momento, dijo, servir en el Ejército era “honorable y prestigioso”, pero el Ejército de hoy “no es lo que solía ser”. Y esto se refleja en la escasez de reclutamiento y las tasas de retención, dijo.

Los reclutas recientes están dejando el ejército después de un plazo más corto de lo deseable, según Kindelan. “Después de obtener una visión de primera mano de la calidad de vida de los militares, muchos están experimentando algo sobre lo que nadie les había advertido”, dijo, y añadió que “desde el punto de vista del reclutamiento, un graduado reciente de la formación inicial suele ser un activo eficaz para difundir el mensaje”.

Kindelan explicó que “el Mando de Reclutamiento de Estados Unidos desea que los reclutadores articulen los aspectos más destacados para el público objetivo del servicio, [ya que] el impacto, que busca el DoD, de una persona entre los adultos jóvenes de su mismo grupo de edad puede ser invaluable”.

Con el comienzo de la pandemia de COVID-19 y el posterior anuncio de Austin, en agosto de 2021, sobre un mandato de vacunación militar, las cosas comenzaron a cambiar, dijo Kindelan.

“Después de ejercer el derecho a rechazar el producto EUA, muchos otros y yo fuimos discriminados por expresar inquietudes médicas con un producto que no había sido probado clínicamente según los estándares de la FDA”, dijo.

Ahora, dijo, esta historia está teniendo un gran impacto en el reclutamiento y la retención, ya que “se está transmitiendo en voz alta dentro de las comunidades [de posibles reclutas] en las que se basa el Departamento de Defensa para mantener la gestión de personal”.

“El ejército está luchando para cumplir con las cuotas de entrenamiento, los números de reclutamiento y los números de retención”, dijo Kindelan. “Hoy en día, los comandantes se han vuelto tan competitivos con sus compañeros comandantes que, con mucha frecuencia, redactan estadísticas con unidades fraudulentas, para poder informar a sus superiores que han cumplido con las obligaciones de capacitación”.

Dijo: “Los comandantes y sus líderes principales en la última parte de su servicio con 10 años o más, están tan comprometidos con asegurar su próxima promoción y pensión de jubilación que han comprometido la preparación general y el sostenimiento de la organización.

“Este comportamiento cultural deja poco margen para preservar una futura generación saludable de combatientes de calidad por la libertad”.

Kindelan concluyó: “Si el objetivo de mantenimiento y preparación del DoD es perseverar, entonces más líderes deben enfrentarse a la burocracia corrupta que ha liderado el éxodo de miembros del servicio de nuestra nación”.

Ni el Departamento de Defensa ni el Departamento del Ejército respondieron a solicitudes de comentarios de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.