Familia de paciente de Mayo Clinic ruega a juez una “oportunidad” para usar la ivermectina

Por Nanette Holt
31 de Diciembre de 2021 1:18 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2021 1:19 PM

Una madre y su hijo presentaron el miércoles una demanda en el Tribunal del Cuarto Circuito Judicial de Florida contra Mayo Clinic Florida, solicitando a un juez que obligue al hospital a administrar ivermectina y otros tratamientos a su ser querido que se encuentra ahora “al borde de la muerte”.

El hospital ha rechazado la petición de la familia de probar tratamientos alternativos para el COVID-19 que ha recetado un médico externo. Al momento de la publicación de este artículo, Mayo Clinic no había respondido a las repetidas solicitudes de comentarios.

Sin los tratamientos que le han recetado, el que una vez fue un feliz y activo abuelo seguramente morirá, dice el Dr. Eduardo Balbona, del consultorio The Art of Medicine en Jacksonville.

Dijo que revisó el registro de lo que el hospital estaba haciendo para Daniel Pisano, de 70 años.

“Dije: ‘¡Esto no puede estar bien! Literalmente no están haciendo nada. Quiero decir que, literalmente, solo lo están sedando y manteniéndolo con el respirador”, dijo el jueves Balbona claramente frustrado mientras esperaba noticias sobre si se había designado a un juez para que se hiciera cargo del caso.

Balbona se graduó del Colegio Médico de Georgia y completó su formación en medicina interna en el Centro Médico Naval Nacional de Bethesda, Maryland. Trabajó como oficial naval y médico en la Oficina del Médico Adjunto del Capitolio de EE. UU., proporcionando atención médica a los miembros del Congreso.

“He visto sus análisis; he visto la cantidad de oxígeno en su sangre. He visto lo que está pasando”, dijo Balbona sobre Pisano. “¡Alguien tiene que ocuparse de este hombre! Desgraciadamente, las directrices actuales de los CDC [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades] consisten en no hacer nada hasta que el paciente se encuentre en estado crítico, y entonces le ponen un respirador y no hacen nada. Eso no es una atención razonable”.

“Estoy horrorizado. Necesita ayuda. Y lo más trágico es que el hospital sienta que es su responsabilidad interferir en eso. No tengo una buena explicación para eso. No tengo ninguna explicación moral para ello”.

Señales dirigen los autos que llegan a un área de detección de coronavirus (COVID-19) en un sitio de pruebas en un estacionamiento de Mayo Clinic el 19 de junio de 2020 en Phoenix, Arizona. (Christian Petersen/Getty Images)

Balbona ha proporcionado a Mayo Clinic órdenes de tratamiento médico para Pisano, incluyendo “soporte con respirador” con el “objetivo de acelerar la extubación lo antes posible”.

También ha ordenado un control continuo de sus análisis de sangre, junto con la administración de ivermectina, medicamentos antiinflamatorios y aspirina y otros fármacos para prevenir los coágulos de sangre. También quiere que Pisano reciba dosis diarias de vitamina C, vitamina D3, zinc y melatonina.

Balbona dice que Mayo Clinic se ha negado a hacer todo esto.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha advertido sobre el uso de la ivermectina para tratar a los pacientes con COVID-19. La agencia afirma que ha habido personas hospitalizadas tras automedicarse con una forma de ivermectina utilizada para tratar al ganado contra los parásitos, y que grandes dosis pueden ser mortales. La ivermectina se prescribe como antiviral y antiparasitario para uso humano desde hace décadas y su creador ganó un premio Nobel en 2015.

El protocolo que Balbona recomienda fue desarrollado por Front Line COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC), que ha sido atacada por promover alternativas para el tratamiento y la prevención de la infección.

La organización esboza lo que denomina protocolo de prevención y tratamiento temprano del COVID-19 para pacientes no hospitalizados, tanto para su uso temprano o preventivo contra el COVID-19, como para su uso en casos más graves de pacientes hospitalizados.

“Ambos son regímenes de tratamiento combinados con base fisiológica desarrollados por líderes en medicina para cuidados críticos”, dijo Joyce Kamen, vicepresidenta de información pública de la FLCCC. “Todos los medicamentos que los componen están aprobados por la FDA, son baratos, están disponibles fácilmente y se han utilizado durante décadas con perfiles de seguridad bien establecidos. En octubre de 2020, añadimos la ivermectina como medicamento principal en la prevención y el tratamiento del COVID-19”.

El sitio web de la FLCCC enumera los estudios científicos sobre el uso de la ivermectina en el tratamiento del COVID-19 y proporciona documentos en los que se enumera en términos sencillos cómo utilizar exactamente la ivermectina, las vitaminas y otros suplementos y medicamentos para prevenir y tratar el COVID-19.

“Por favor, no considere estos protocolos como un consejo médico personal, sino como una recomendación de uso por parte de proveedores profesionales”, añadió Klamen. “Consulte con su médico, comparta la información de este sitio web y discútala con él”.

Balbona cree que el tratamiento aún puede salvar a Daniel Pisano si un juez actúa rápido y ordena al hospital que le administre lo que ha recomendado.

“En mi experiencia, incluso los pacientes que están muy graves, cuando les aplican el protocolo de la FLCCC, en 72 horas, [la mejora es] notable”, dijo Balbona.

“Y podrían salir mañana con un estudio que diga: ‘No, no es cierto. No funciona’, y no me lo creería. Porque mi experiencia es tal que he tenido docenas y docenas de pacientes en estado crítico que han respondido ante mis ojos. Ya no me importa lo que diga nadie. Tengo mi propia experiencia que guía mi práctica”.

“Es como usar la penicilina. Cuando salió la penicilina, nadie dijo que necesitábamos más estudios. Dijeron: ‘Funciona. ¡Hagamos más esto!'”.

Epoch Times Photo
Chris y Lauren Pisano estaban eufóricos cuando los padres de Chris, Daniel y Claudia, decidieron mudarse a Florida y construir cerca. (Foto cortesía de Chris Pisano)

Claudia Pisano se aferra a la esperanza por su marido. Cayó enfermo cuando estaban empaquetando un camión para trasladarse de Indian Trail (Carolina del Norte) a Florida para poder construir una casa a 20 minutos de su hijo, su nuera y sus dos nietos.

Su marido se debilitó y se deshidrató días más tarde durante el tratamiento en casa de lo que una clínica de atención urgente diagnosticó como una infección de oído y sinusitis, dijo. Les dijeron que ambos habían dado negativo en las pruebas por COVID-19. Alarmado, Chris Pisano insistió en pedir una ambulancia para su padre, y lo llevaron a Mayo Clinic.

Mientras estaba en el servicio de urgencias del hospital, el señor Pisano dio negativo en la prueba por COVID-19, según la demanda. Pero más tarde, ese mismo día, dio positivo y fue trasladado a una planta en la que se trataba a pacientes con COVID.

Cuatro días después, su pronóstico era bueno y los médicos hablaron de enviarlo a casa, dice la demanda.

Pero tres días después, fue trasladado de nuevo, esta vez a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Fue entonces cuando les dijeron a su hijo y a su mujer que Daniel Pisano “tenía un 5% de posibilidades de sobrevivir”, dice la demanda. Cuatro días después, fue sedado, entubado y conectado a un respirador.

Antes de contraer el COVID-19 en el hospital, “estaba sano y disfrutaba jugando con sus nietos”, afirma Claudia Pisano en la demanda, y añade que la única afección médica destacable de su marido antes del ingreso en el hospital era el síndrome de Guillain-Barré (SGB), un raro trastorno autoinmune que había controlado durante unos 10 años.

“Es una persona cariñosa y atenta, y todos los que lo conocen lo adoran, yo especialmente. Llevamos 51 años felizmente casados”, prosigue su declaración en la demanda.

“Quiero seguir las recomendaciones del Dr. Balbona, pero siento que el hospital ha ignorado nuestros deseos por razones que no puedo comprender. Conozco a mi marido mejor que nadie en este mundo, y él querría probar otras opciones de tratamiento, aunque solo ofrezcan pocos cambios en cuanto a la supervivencia. No es un derrotista”.

“El hospital ha agotado su protocolo de tratamiento y no quiere respetar nuestro derecho a la toma de decisiones médicas. Así que nos vemos obligados a pedir a este Tribunal que intervenga”.

Epoch Times Photo
Daniel y Claudia se trasladaron a Florida a principios de diciembre para estar cerca de sus dos únicos nietos, y cayeron enfermos en el viaje por carretera a su nuevo estado. (Foto cortesía de Chris Pisano)

La demanda incluye referencias a casos similares, en los que las familias de los pacientes rogaron a un tribunal que obligara a un hospital a administrar ivermectina y otras alternativas de tratamiento como las que solicitan los Pisano.

En Chicago, la familia de Nurije Fype luchó para que se utilizara la ivermectina cuando la mujer de 68 años estaba en coma y todos los demás tratamientos contra el virus habían fracasado. Después de que el tribunal interviniera y Fype recibiera ivermectina, empezó a mejorar, reportó FOX 32 Chicago.

El Buffalo News relató el caso de Judith Smentkiewicz, de 80 años, que estaba en coma y conectada a un respirador artificial en un hospital de Williamsville, Nueva York, hasta que su familia consiguió el apoyo de un juez del Tribunal Supremo del estado. A las 48 horas de comenzar el tratamiento con ivermectina, se le retiró el respirador y se recuperó, reportó el medio de comunicación.

Daniel Pisano no se había vacunado contra el COVID-19, dijo su hijo. A las personas con un diagnóstico de síndrome de Guillain-Barré generalmente se les desaconseja recibir la mayoría de las vacunas.

Cuando el estado de su padre empeoró en el hospital, Chris Pisano empezó a buscar desesperadamente formas de ayudar a su padre. Fue entonces cuando descubrió la posibilidad de utilizar tratamientos alternativos y solicitó la ayuda de Balbona.

Pero el hospital no quiso tener en cuenta las recomendaciones de Balbona. Así que el hijo contrató al abogado de Jacksonville Nick Whitney, del bufete AndersonGlenn. Whitney representó recientemente a padres de Florida en su lucha por elegir si sus hijos deben usar mascarilla en la escuela.

Balbona dice que cree que los médicos que evitan probar los tratamientos con COVID-19 que van en contra de las recomendaciones de los CDC tienen “nobles intenciones”.

Pero el protocolo de la FLCCC “ha salvado la vida de muchas personas y me sorprende la resistencia”, dice. Y ahora hay demasiados casos de personas que se recuperan utilizando esos tratamientos alternativos como para ignorarlos. Teme que haya corrupción en las altas esferas de la comunidad médica estadounidense. El problema es cómo demostrarlo y detenerlo, dice.

“Es una locura. Tiene que ser corrupción, porque es una locura”, afirma.

Su frustración se debe a que muchos —si no la mayoría— de los tratamientos que recetan los médicos no están bien probados con estudios aleatorios. Pero cuando se trata de tratamientos para el COVID-19, la mayoría de los médicos no prueban nada que no esté aprobado por los CDC.

“La hipocresía es abrumadora”, dijo. “¡La gente se está muriendo! Hace un año, los pacientes que venían a mi consultorio los habría ingresado en la UCI. Ahora tengo que tratar a esos pacientes en mi consultorio, porque no tengo fe en que el hospital vaya a hacer algo”.

“Es insultante”, añadió Balbona. “Esto no puede ser Estados Unidos. Este no puede ser nuestro sistema médico”.

Balbona dice que tiene libertad para tratar a los pacientes como mejor le parezca porque no es empleado de una organización de salud más grande.

“Ahora, la institucionalización de la medicina es justo cuando todos son empleados de una corporación”, dice. “Pero yo puedo decir lo que quiero y hacer lo que quiero porque estoy solo. ¿Quieres hacerme daño? Inténtalo. Mis pacientes confían en mí y hago lo mejor para ellos”.

“He tratado a gente en Boston, en Nueva York y en California. Han venido desde Orlando y San Agustín. Tengo un joven de 40 años al que echaron de tres salas de urgencias, y llegó con [saturación de oxígeno] en 70, una tomografía computarizada de aspecto horrible y radiografías. Estaba gravemente enfermo con una frecuencia cardíaca de 150. Y en 72 horas [tras el tratamiento con ivermectina], está bien”.

Los médicos asociados a la FLCCC están siendo atacados, han sido amenazados con la pérdida de sus licencias para ejercer la medicina y al menos uno ha sido obligado a renunciar, según confirmó la portavoz de la organización.

“Son unos santos”, dijo Balbona sobre los médicos de la FLCCC.

“Estoy haciendo lo que siento que debo hacer éticamente, como médico, porque esta gente [que impide el uso de tratamientos alternativos] está dejando morir [a los pacientes]. Está mal. Es moral y éticamente incorrecto no hacer nada. Sabemos que hay cosas que podemos hacer”.

El jueves, Whitney dijo que el caso de los Pisano que él presentó había sido aceptado, y que estaba “en contacto constante con el secretario de la corte, intentando averiguar qué juez presidirá el caso”. Al momento de publicar este reportaje, The Epoch Times supo que se había programado una audiencia de emergencia a las 6 de la tarde. No había más detalles disponibles.

Mientras tanto, el hijo y la esposa de Daniel Pisano rezan por un milagro. El hermano de Pisano murió hace unos dos meses tras una lucha similar con un hospital de California que se negó a considerar tratamientos alternativos para el COVID-19.

Epoch Times Photo
Daniel y Claudia Pisano cayeron enfermos cuando se trasladaron a Florida a principios de diciembre. Ahora Daniel lucha por su vida con un respirador artificial. Foto cortesía de Chris Pisano

“El hecho de que siga con nosotros es mi felicidad ahora mismo”, dijo Chris Pisano sobre su padre. “Solo necesito llevar el caso ante el juez lo antes posible, y conseguirle la ivermectina, y llevarlo a casa”.

ACTUALIZACIÓN: En una audiencia de urgencia de tres horas el jueves por la noche, la jueza Marianne Aho denegó la solicitud de la familia Pisano de una orden para que Mayo Clinic administrara la vermectina y otros medicamentos y suplementos recomendados por un médico externo de su confianza.

El médico internista de Jacksonville, Eduardo Balbona, testificó durante la audiencia que Daniel Pisano, de 70 años de edad, puede ser sacado del coma inducido médicamente, retirarle el respirador, darle el alta del hospital y ponerlo bajo su cuidado, según el abogado de la familia Pisano, Nick Whitney, del bufete AndersonGlenn. Entonces el Dr. Balbona sería libre de tratar a Pisano con el protocolo que pide la familia.

Los representantes de Mayo Clinic argumentaron en la audiencia que es dudoso que Pisano pueda sobrevivir sin el respirador, pero dijeron que los médicos de allí lo evaluarán, dijo Whitney. La familia Pisano está considerando la posibilidad de presentar un recurso de urgencia, pero el coste de la impugnación legal puede ser un problema.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.