Familias de Guerrero huyen de sus casas luego que cártel de droga matara sus animales

Por Anastasia Gubin
24 de Enero de 2020 Actualizado: 24 de Enero de 2020

Pobladores de San Rafael, en el estado de Guerrero, denunciaron que escaparon de su pueblo la semana pasada por las amenazas del Cártel De La Familia Michoacana y aún no han podido volver a sus hogares más que para rescatar algunos pocos enseres que les dejaron.

Los narcotraficantes entraron a sus casas para cobrarles una cuota de dinero y tras una respuesta mataron a sus animales, según reportes de La Voz del Pueblo.

“Pobladores de San Rafael huyen del pueblo ya que denuncian que el Cártel De La Familia Michoacana les cobra cuota de 1500 a 2000 pesos (USD 80-10o) por casa y además por cada cabeza de ganado”, destacó el medio mexicano en su cuenta de Twitter.

“Hoy un comando llegó casa por casa y mató a todos los animales”, añadió compartiendo un vídeo de la escena de la matanza de los animales. “No hay ningún familiar, no hay niños acá, solo animales muertos. Está totalmente solo”.

“Más de tres mujeres perdieron la vida, dos niños, una niña también herida”, añadió.

Familias de Zirandaro manifestaron a la prensa que si no hay una intervención directa del Ejército Mexicano para garantizar el retorno seguro a sus comunidades en un plazo de cuatro días, advirtieron que se van a armar y a confrontar de manera directa a La Familia Michoacana, reportó Noticias Diario Digital.

Personas de San Rafael, Salsipuedes, Guacamayas, Las Piedras, Las Juntas, Los Alacranes, El Limoncito, Barranca de San Rafael, Parajes y El Paso, que escaparon de sus hogares fueron el martes a recuperar comestibles, muebles, o lo poco que les dejaron los narcotraficantes, añade el informe. Los residentes afectados llegaron acompañados de elementos de la policía municipal, estatal, tres camionetas del Ejército y el alcalde de Zirándaro, Gregorio Portillo Mendoza.

El Diario Digital señaló que además decenas de familias de Las Guacamayas, Las Piedras, Las Juntas fueron vistas entre San Rafael y Zirándaro por el camino de terracería, acarreando el ganado que pudieron salvar. Lo llevaron a Guayameo, donde esperaban venderlos para tener algo de dinero para sustentar su estancia en esa localidad.

Uno de los desplazados reveló que miembros de la Familia Michoacana habían sacado a su hermano de su vivienda que se encuentra en el acceso a la comunidad, “llegaron y mataron a sus animales, lo sacaron a la fuerza y se lo llevaron”. Dos días después apareció decapitado y con signos de haber sido torturado, según Noticias Diario Digital.

La Secretaría General de Gobierno comunicó el 18 de enero a través de las redes sociales que 143 eran las personas desplazadas, 100 de las cuales llegaron a Guayameo y 43 a Zirándaro, donde recibieron frazadas, colchonetas y otros artículos de primera necesidad.

“La instrucción del gobernador Héctor Astudillo Flores es colaborar en todo lo posible, para que la estancia se los desplazados por estos actos sea adecuada, en tanto haya condiciones para el retorno a sus comunidades”, dice el comunicado.

El estado de Guerrero no reveló cuando se restaurarían las condiciones de vida en el lugar.

Descubra

El complot entre carteles mexicanos, migrantes ilegales y antifacistas en la frontera México-EEUU

TE RECOMENDAMOS