FBI allana hogar de pareja de jubilados de Texas que asistió el 6/1 a manifestación ante el Capitolio

La pareja niega haber actuado mal
Por Darlene McCormick Sánchez
25 de Junio de 2022 2:22 PM Actualizado: 25 de Junio de 2022 2:42 PM

Una pareja de jubilados de Texas dijo que los agentes del FBI irrumpieron en la puerta de su casa rural, lanzaron granadas aturdidoras, los esposaron y les aplicaron láseres antes de registrar su casa en busca de pruebas relacionadas con la irrupción del 6 de enero en el Capitolio.

Lora DeWolfe y Darrel Kennemer, que viven en un terreno de siete acres cerca de San Marcos, Texas, dijeron a The Epoch Times que asistieron a la manifestación del 6 de enero en el Capitolio, pero que no hicieron nada malo. Ellos creen que el FBI identificó por error a Kennemer como otra persona.

El FBI no los detuvo. Los agentes acabaron presentando una orden de registro en la que se decía que Kennemer era sospechoso de “agredir, resistirse u obstaculizar” a los agentes y de “entrar en un edificio o recinto restringido”, añadieron.

Ambos relataron que no fueron más allá de las escaleras del Capitolio el 6 de enero y que no dañaron a nadie ni dañaron nada. También indicaron que la acusación de asalto era falsa y que el FBI seguía mostrando a Kennemer en una foto borrosa de un hombre que se parecía pero que no era Kennemer.

Darrel Kennemer habla con un oficial el 6 de enero de 2021, en el Capitolio en Washington D.C. (Foto cortesía de Lora DeWolfe)

“Yo vacilé entre sentirme enojada e impotente”, dijo DeWolfe. “Yo estaba muy triste. Nosotros sólo queríamos unas elecciones honestas”.

“Ellos son corruptos y están tratando de asustarnos”, dijo Kennemer, añadiendo que siente que el FBI lo tenía como objetivo por el simple hecho de haber estado en la manifestación.

Redada antes del amanecer

Su calvario comenzó cuando la alarma de su puerta les despertó horas antes del amanecer del 22 de junio, dijo DeWolfe. Al principio, pensaron que un ciervo había activado la alarma, pero DeWolfe agregó que se levantó y vio un coche blanco. Kennemer cogió su rifle AR-15 y salió, sin saber qué esperar.

“Yo vi un solo vehículo blanco que se movía muy rápido y pensé que alguien podría morir”, dijo Kennemer.

Los agentes del FBI salieron del vehículo blanco y le dijeron a Kennemer, que soltara su rifle, que soltara el arma. Él conservó su rifle y pidió al FBI que le mostrara una orden judicial. Kennemer añadió que alguien le lanzó un flash-bang (granada aturdidora) repetidas veces porque no quiso soltar su arma al principio.

Darrel Kennemer sostiene una granada flash-bang que dijo que el FBI le lanzó durante una redada en su casa cerca de San Marcus, Texas, el 22 de junio de 2022. El FBI registró su casa en relación con la irrupción del Capitolio del 6 de enero. (Foto cortesía de Lora DeWolfe)

El marido bajó el arma cuando ella salió de la casa, dijo la esposa, dándose cuenta de que las miras láser rojas apuntaban a ambos.

“Había un dron volando alrededor y un avión”, añadió. “Nunca nos mostraron una orden hasta el final”.

DeWolfe intentó entonces llamar a un vecino antes de que el FBI les dijera que soltaran sus teléfonos, que acabaron grabando los primeros minutos de la redada.

Los agentes entraron en la casa y lanzaron una granada flash bang que asustó a sus perros, haciendo que uno saliera corriendo, dijo a continuación.

Los agentes los separaron y comenzaron a interrogarlos. Ellos mostraron a Kennemer una foto borrosa de un hombre en el Capitolio con vello facial similar al suyo, según Kennemer. Le preguntaron por la rotura de una ventana, que también negó.

Lora DeWolfe dijo que los agentes del FBI lanzaron una granada flash-bang en su casa cerca de sus perros el 22 de junio de 2022, en San Marcus, Texas. (Foto cortesía de Lora DeWolfe)

Horas después, los agentes salieron con un abrigo negro, un gorro oscuro tipo Trump y una bufanda. También se llevaron los teléfonos de la pareja, que tenían fotos del 6 de enero. Por suerte, DeWolf dijo que tenía algunas de ellas impresas.

Respuesta de la hija

Ese mismo día, DeWolf pudo llamar a su hija, Ricci Bratton, para contarle lo sucedido. Bratton, que sirvió en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, dijo que su madre la llamó alrededor de la 1 de la tarde

“Uno creía hablar de surrealismo, mi primer instinto fue que estaba bromeando. Es imposible”, dijo Bratton a The Epoch Times.

Ella creía que su madre estaba en shock pero que intentaba mantener la calma.

“No fue un golpe en la puerta. Eso es seguro”, dijo Bratton. “No puedo creer que esto esté sucediendo. Uno no cree que le esté pasando a su familia”.

El FBI no devolvió inmediatamente una llamada en busca de comentarios el viernes.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.