Fotógrafo capta en un “nanosegundo” a familia de guepardos en un árbol y otras imágenes super raras

Por Michael Wing
28 de Junio de 2022 3:19 PM Actualizado: 28 de Junio de 2022 3:19 PM

“Eres tan bueno como tu última fotografía”, dice el célebre fotógrafo de fauna salvaje Paul Goldstein.

Pasó casi 30 años perfeccionando su oficio y sabe lo que debe alinearse para producir algo verdaderamente original. Ha fotografiado jaguares en el Pantanal, tigres en la India, una madre oso polar que amamanta, innumerables animales en África y auroras boreales que bailan sobre icebergs de 10,000 años de antigüedad.

Y eso es solo la punta del iceberg.

Cuando trabajaba para una empresa de safaris en Kenia que necesitaba folletos e imágenes, Goldstein tomó su cámara —algo que le encantaba de todos modos (¡un gran trabajo!)— y encontró lo que hace falta para capturar ese momento de nanosegundos que él llama “originalidad”.

Una familia de guepardos bebe en Olare Conservancy, Kenia. (Cortesía de Paul Goldstein)

“La originalidad, eso es absolutamente lo que busco”, dijo a The Epoch Times. “Una vez tomé una fotografía de un leopardo en una rama abierta en medio de una tormenta con los últimos minutos de sol pintándola… se necesitan muchísimos ejemplares en fila para que ocurra algo así. Al pulsar el obturador, supe que nunca volvería a ver esa foto, porque hay demasiadas cosas que tienen que salir bien”.

Explicó los fundamentos de la búsqueda y el hallazgo, tal y como él lo ve: no se trata de disparar llenando megapíxeles, sino de vivir el momento, de hacerlo bien. Es un tiempo bien empleado para llegar, hacer una pausa y “comprobar”, para poner el obturador en modo silencioso, respetar y no entrometerse. Hace falta paciencia, fortaleza, incluso dolor.

“No hay nada fácil en esto”, dijo, aludiendo a sus dedos de los pies aún congelados tras una visita a Nunavut, en el Ártico canadiense. “Nunca, nunca se trata de acumular. … Preferiría un oso polar en el hielo que cincuenta en tierra”.

Una madre osa polar alimentando en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
Una familia de osos polares en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
Una madre oso polar y sus cachorros observando en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
Una madre oso polar y sus cachorros observando en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)

Una tarde, recuerda, cruzaron a “50 o 70 metros” de una madre oso polar, relajada, amamantando a sus cachorros. El contraste de la luz era grande, la toma no era difícil con un trípode, pero “enormemente gratificante”. Esa noche, las auroras boreales ofrecieron un “enorme espectáculo de luz”.

“Fue simplemente extraordinario”, recordó Goldstein.

Habló de capturar el momento más raro de una coalición de guepardos todos en el mismo “árbol familiar” en la Reserva Nacional de Mara, en Kenia: “Fueron cuatro días con una familia de guepardos, y todos se reunieron durante un nanosegundo”.

Mencionó tres flamencos volando en perfecta formación, y lo que eso supuso. “Se trataba de una gran cantidad de lluvia, de estar levantado unas ocho veces por noche esperando que se despejara, y de 1600 metros de altitud fría para ir a trabajar al nido”, dijo. “Y luego apostar a que las hienas bajaran a arrancar unos cuantos a un kilómetro de distancia y ponerlos todos en el aire”.

Cualquiera puede hacer que los flamencos salgan disparados al embestirlos o conducir hacia ellos. “¡No! Eso no es interesante”, exclamó Goldstein.

Tres flamencos volando en formación en medio de una llamarada. (Cortesía de Paul Goldstein)

Este fotógrafo londinense autodidacta aprendió por primera vez de los libros de café. Su peculiar ambición, su autocrítica y su visión de la vida salvaje dieron forma a la calidad de su obra, que le valió el reconocimiento mundial. Además, explicó sus fines.

“Si se toma una fotografía del mismo tema que yo, y se amplían ambas en un 10 x 8, yo solo quiero que alguien mire la mía un poco más de tiempo, ni siquiera significa que sea necesariamente mejor”, dijo al periódico. “Simplemente atrae más la mirada. Lo que busco es el impacto. Críticamente, una buena fotografía debe tener un 80 por ciento de trabajo de campo, paciencia, sensibilidad, no tener miedo al fracaso, ambición y, por supuesto, estar ahí”.

Y añadió: “Siempre he sido muy autocrítico en casi todo, ya sea dando conferencias, presentando, fotografiando, corriendo, recaudando fondos”. Esa ambición le llevaría lejos —literalmente— atravesando el glaciar Khumbu en Nepal, observando ballenas en Alaska, avistando pingüinos en el Mar de Weddell en la Antártida, y más allá.

Familia de guepardos de la reserva de Mara. (Cortesía de Paul Goldstein)

Esa ambición a veces no gusta a sus alumnos en sus visitas guiadas: “el enfoque del amor duro”, lo llama él. “Y sí que ofende”, añade. “Y hombres adultos han llorado. Y para algunos es demasiado. Pues lo siento, no voy a cambiar”.

La pasión de Goldstein se extiende a la conservación de la vida salvaje. Ha recaudado medio millón de dólares corriendo maratones en favor de los tigres de Bengala —que se enfrentan a la extinción debido a la caza furtiva— y nos hizo partícipes de lo que supuso fotografiar a uno de los últimos rinocerontes negros —que han visto reducido su número en un 96 por ciento debido a la caza ilegal por sus cuernos.

Los fotógrafos que se cruzan con la vida salvaje asumen una responsabilidad que va más allá de amueblar su Instagram.

“Es solo una fotografía”, dice Goldstein. “Una fotografía a cualquier precio es, sobre todo con la vida silvestre… es éticamente cuestionable, moralmente en bancarrota. Por eso, cuando veo una fotografía de un tigre o un leopardo gruñendo por el disparador, solo me dice una cosa: que el fotógrafo se está portando mal o está demasiado cerca”.

Más fotografías de Paul Goldstein:

Los pingüinos rey se apiñan en Georgia del Sur.(Cortesía de Paul Goldstein)
Pingüinos rey en la remota isla de Georgia del Sur.(Cortesía de Paul Goldstein)
Un guepardo cazando en Olare Conservancy. (Cortesía de Paul Goldstein)
Un guepardo cazando en Olare Conservancy. (Cortesía de Paul Goldstein)
Guepardos en Olare Conservancy, Kenia. (Cortesía de Paul Goldstein)
Guepardos en Olare Conservancy, Kenia. (Cortesía de Paul Goldstein)
Auroras boreales en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
Una aurora boreal bailando sobre un iglú en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
Auroras boreales dando muestras de su presencia en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
La nieve brilla en verde en Nunavut, Canadá. (Cortesía de Paul Goldstein)
Un gorila (Cortesía de Paul Goldstein)
Guepardos. (Cortesía de Paul Goldstein)
Fotos de ballenas en Alaska. (Cortesía de Paul Goldstein)
Una ballena jorobada haciendo una pausa. (Cortesía de Paul Goldstein)
Ballenas saliendo del agua. (Cortesía de Paul Goldstein)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.