Fotógrafo publica fotos inéditas de las protestas en la Plaza de Tiananmen en 1989

Por Nicole Hao - La Gran Época
27 de Mayo de 2019 Actualizado: 27 de Mayo de 2019

Un fotógrafo quiso conmemorar el próximo 30 aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 compartiendo por primera vez las fotos que tomó del acontecimiento histórico. Las 2000 fotos estuvieron escondidas durante las últimas tres décadas, hasta ahora.

El fotógrafo Liu Jian espera que el pueblo chino no se olvide de la importancia de la masacre de la plaza de Tiananmen y que las generaciones futuras conozcan su historia a través de sus fotos.

“La Plaza de Tiananmen sigue allí. Las personas que han experimentado la masacre siguen vivas. Pero los jóvenes chinos no lo saben”, dijo Liu a la edición en chino de La Gran Época el 7 de mayo.

Liu dijo que cuando le preguntó a su hija adolescente sobre este asunto a principios de este año, ella no tenía idea de la protesta y masacre que ocurrió el 4 de junio de 1989. Recibió respuestas similares de otros jóvenes.

“Me sorprendió mucho. Es algo tan grande, sin embargo la gente ya no lo sabe y fue hace solo 30 años”, dijo Liu.

Maestros de las escuelas secundarias de Beijing desfilan por las calles para apoyar la protesta de los estudiantes en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

Liu decidió compartir sus fotos para que otros puedan aprender sobre el significado histórico de la masacre de la Plaza de Tiananmen, y que aquellos que lo hayan olvidado lo recuerden.

Liu era un estudiante universitario de 19 años en ese momento. Como fotógrafo profesional, utilizó 60 rollos de películas fotográficas para hacer las fotos de la protesta de los estudiantes y el apoyo de los ciudadanos, y él mismo hizo el lavado, un proceso de revelado fotográfico.

Liu, sin embargo, no imprimió las fotos y se quedó con las películas. Pero recientemente las imprimió y compartió exclusivamente con las ediciones en chino de La Gran Época y NTD Television, un medio de comunicación chino sin censura con sede en Estados Unidos.

Liu dijo que las cámaras fotográficas eran comunes en China en 1989, pero que la mayoría de las películas sobre el incidente desaparecieron después de que los fotógrafos las enviaron a estudios fotográficos para lavarlas e imprimirlas porque el régimen chino obligó a los estudios a entregar toda película que contuviera imágenes de la protesta y la masacre ocurrida en la Plaza.

Dijo que el 80 por ciento de las películas fotográficas sobre la protesta en la Plaza de Tiananmen fueron destruidas por el régimen chino, lo que hace que sus fotos sean aún más valiosas.

Estudiantes frente al retrato de Hu Yaobang, exlíder chino, en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Cortesía de Liu Jian/La Gran Época)

Recuerdo doloroso

Liu comenzó a fotografiar la protesta el 16 de abril de 1989, cuando los estudiantes pintaron un retrato de Hu Yaobang, el exlíder del Partido Comunista Chino (PCCh).

Hu había impulsado una serie de reformas económicas y políticas en la década de 1980, pero fue forzado a dimitir en 1987 porque la mayoría de los altos funcionarios del PCCh no apoyaban sus políticas. Hu murió el 15 de abril de 1989, y los estudiantes que apoyaban la democracia y las reformas lamentaron su muerte en la Plaza de Tiananmen, lo cual marcó el inicio de las protestas.

Liu entonces comenzó a documentar esta historia fotografiándola. A diferencia de la mayoría de los reporteros, Liu se quedó con los estudiantes que protestaban en la Plaza de Tiananmen y en las calles de Beijing, y con los ciudadanos que apoyaban a los estudiantes.

“Cuando los policías no estaban allí, eran los estudiantes los que mantenían el orden y las calles limpias. Ningún robo, ni delito. Los ciudadanos apoyaron a los estudiantes e incluso les llevaron bebidas, comida y ropa de abrigo”, dijo Liu.

Manifestantes cerca del Monumento a los Héroes del Pueblo en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

El 27 de abril de 1989, los estudiantes organizaron un gran desfile a lo largo de la Avenida Chang’an. Muchos ciudadanos se unieron a los estudiantes, incluyendo empresarios que andaban en triciclo y motocicletas.

“En ese momento, el símbolo de estatus de un empresario era conducir un triciclo. Por la noche, cientos de triciclos y motocicletas desfilaban por la calle [para apoyar a los estudiantes]. Era muy alentador”, dijo Liu.

Liu continuó tomando fotos de los estudiantes y ciudadanos que protestaban hasta el 4 de junio. Después de que el ejército comenzó a disparar a los manifestantes en la noche del 3 de junio, Liu tomó fotos de muchos cadáveres en el Hospital de Recursos Hídricos, que está a menos de 4 km de la Plaza de Tiananmen.

“Ingresé en este hospital en la mañana del 4 de junio, un pequeño hospital afiliado al Ministerio de Recursos Hídricos de China. Los cadáveres que fotografié tenían heridas de bala”, dijo Liu. “En otra sala, vi cuerpos con heridas de bala en la cabeza. Fue horrible, y no pude tomar más fotos”.

Policías apoyan a los estudiantes en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

Liu nunca antes había visto ningún cadáver humano, así que se conmocionó al ver muchos de ellos.

“Fue una pesadilla. ¿Quién puede imaginar que un gobierno pueda matar a estudiantes que solo proponían llevar la democracia a China? Los estudiantes solo querían hacer de China un país mejor. Pero incluso el ejército de operaciones entró en Beijing y [reprimió a los estudiantes]”, dijo Liu.

Liu recordó haber escuchado disparos fuera del hospital, así que se fue rápidamente y volvió corriendo a su casa.

“Las fotos en el hospital son las últimas que tomé porque Beijing estuvo controlado por los militares desde ese día [4 de junio]. Me escondí y no me atreví a tomar más fotos”, dijo Liu.

Los estudiantes desfilan en la calle para apoyar a otros estudiantes en huelga de hambre en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

Ocultando el pasado

Liu realizó el lavado de las 60 películas fotográficas en su casa después de la masacre de Tiananmen, las escondió y trató de olvidarlas. Dijo que si el régimen chino encontraba sus fotos, sería castigado, incluida su familia. Los castigos incluían ser multado, encarcelado y perder el trabajo.

“[El PCCh] no te permite asumir toda la responsabilidad aunque lo hayas hecho tú solo, todos los integrantes de tu familia y tus parientes serán castigados por tu culpa”, dijo Liu.

La escena de protesta cerca de la Puerta de la Paz Celestial en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

El fotógrafo dijo que la masacre ha sido casi olvidada por el pueblo chino, incluido él mismo.

“Nosotros los chinos nos olvidamos de la protesta de Tiananmen. Es verdad. El PCCh nos lavó el cerebro para olvidarlo. Es una tragedia”.

En las décadas transcurridas desde la tragedia, el propio Liu se ha enfocado en dirigir una empresa privada y hacer dinero. El Partido fomenta esas actividades personales para que la gente no se concentre en los asuntos sociales y la política, dijo.

“[El PCCh te anima a disfrutar de] todo tipo de comida y placer. La gente no presta atención a la política. Prefieren viajar, perseguir dinero y un estilo de vida cómodo”, dijo Liu.

Editores y reporteros del medio de comunicación estatal Diario Legal Daily a los estudiantes que protestan en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

Esperanza

Liu dice que se siente afortunado de tener fotos que registran un momento crucial para la historia de China.

“Creo que es mi obligación publicar estas fotos para que los niños y más personas sepan lo que hicieron los estudiantes, cómo reaccionó la sociedad en ese momento y cómo se comportaron los soldados”, dijo Liu.

Estudiantes de la Academia Central de Bellas Artes desfilan por las calles para apoyar a otros estudiantes que protestan en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/ La Gran Época)

Después de la masacre, muchos profesores y maestros vieron el discurso de Deng Xiaoping, entonces cabecilla del PCCh, en el que dijo: “[Vale la pena] matar a 200.000 personas a cambio de 20 años de estabilidad”.

Ahora han pasado 30 años. “Quiero decírselo a la gente: ¡Por favor, no olviden esta historia!”, remarcó Liu.

Estudiantes en huelga de hambre piden hablar con funcionarios del Partido Comunista Chino en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, en junio de 1989. (Proporcionado por Liu Jian/La Gran Época)

***

¿Sabías esto?

36 occidentales se reúnen en China para una foto grupal: en 20 segundos llega la policía

Se sentaron a meditar en la principal plaza de Beijing. Su mensaje simple sorprendió a todos y su presencia sin precedentes pronto se convirtió en una noticia internacional.

TE RECOMENDAMOS