FOTOS: Familia crea impresionantes obras de arte con piedras, convierten el tiempo de playa en bienestar

Por ANNA MASON
17 de Octubre de 2022 8:09 PM Actualizado: 17 de Octubre de 2022 8:09 PM

Cuando Leva Slare y su familia empezaron a hacer arte con piedras en la playa, lo hicieron solo para salir y ser creativos durante el primer cierre en el Reino Unido. Pero pronto se dieron cuenta de su impacto terapéutico en su bienestar mental y lo convirtieron en una afición compartida.

Su obra era tan increíblemente buena que pronto otras personas empezaron a verla y a compartir fotos en Internet. Una de las primeras creaciones que llamó la atención de los playeros fue una intrincada mariposa, y otra, un pequeño y divertido caracol.

Animados, la familia de cuatro miembros empezó a publicar sus posts mostrando sus esfuerzos. Un par de años después, venden con éxito copias en Etsy e incluso hicierom calendarios para organizaciones benéficas locales.

(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
Paloma de la paz para Ucrania. (Cortesía de Beach4Art)
Paloma de la paz para Ucrania. (Cortesía de Beach4Art)
Homenaje a la difunta reina Isabel II. (Cortesía de Beach4Art)
Homenaje a la difunta reina Isabel II. (Cortesía de Beach4Art)
Leva Slare, de 50 años, con su esposo, Dzintars, de 53. (Cortesía de Beach4Art)
Leva Slare, de 50 años, con su esposo, Dzintars, de 53. (Cortesía de Beach4Art)

Padres de cuatro hijos, la pareja es originaria de Letonia pero lleva 10 años viviendo en Inglaterra. Su casa se encuentra en la costa del norte de Devon y es perfecta para sus aventuras en busca de tesoros. Piezas coloridas de vidrio marino, bonitas conchas o guijarros naturales, todo lo recogen y lo organizan en una serie de creaciones artísticas. Desde búhos, perros y delfines hasta manzanas, mariquitas y lagartijas, los Slare lo hacen todo.

Por supuesto, ayuda que la madre, Leva, sea licenciada en arte y conozca su valor.

En declaraciones a The Epoch Times, Leva cuenta que todo empezó cuando los niños se quedaron en casa durante la pandemia del 2020. Su hijo menor, Emanuel, que ahora tiene 14 años, necesitaba hacer un mandala para su tarea escolar. Como se les permitía salir al exterior durante 30 minutos durante el cierre, la familia fue a la playa e hizo un sencillo mandala con conchas marinas.

“Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que este proceso es muy terapéutico, muy bueno para nuestra salud mental”, dijo.

(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)

Hoy en día, la familia suele ir a la playa una o quizá dos veces por semana, y terminar una obra de arte playera les lleva unas cuatro o cinco horas. A veces, después de terminar un dibujo guía y recoger los materiales, tienen que apresurarse porque se acerca la marea.

Cuando la obra de arte está lista, Dzintars sube a su mujer a hombros para que pueda fotografiar su obra maestra. Pero lo más difícil es recoger las piedras, muchas piedras. Y no rendirse a mitad de camino.

“Tenemos que ser muy, muy pacientes”, dice Leva. “La paciencia es una habilidad y esperamos que nuestros hijos aprendan de este proceso… y es una buena manera de estar juntos fuera, lejos de los ordenadores portátiles”.

(Cortesía de Beach4Art)
La obra de arte realizada por Leva con frutas y flores caídas en la casa de sus padres en Letonia. (Cortesía de https://www.facebook.com/people/Beach4Art/100065379493149/Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)

Procedente de una generación que de niños siempre estaba fuera corriendo, jugando y bailando, Leva -que es una ex bailarina de ballet- dice que ella y su esposo fomentan la actividad en sus hijos. Los dos mayores de sus cuatro hijos ya son mayores, mientras que los otros dos se unen a ellos para visitar la playa.

A Emanuel le encanta pasar el rato con sus amigos, jugar al fútbol y ayudar a recoger las piedras; mientras que su hija Elizabeth, de 12 años, es muy creativa y disfruta trabajando con las piedras.

“Le encanta hacer sus propias obras de arte”, dice su madre. “Cuando hicimos el lobo, ella hizo el cachorro de lobo. Lo mismo con el pájaro frailecillo; cuando hicimos el frailecillo, ella hizo un frailecillo pequeño”.

El frailecillo del Atlántico. (Cortesía de Beach4Art)
El frailecillo del Atlántico. (Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)

El océano definitivamente resuena en todos los Slares. Procedentes de Letonia, viven junto al mar Báltico. “Lo llevamos en la sangre”, dice Leva.

La familia recibe comentarios positivos de personas de todo el mundo que compran sus obras de arte o vieron las fotos en Internet. Leva dice que es una lección de humildad saber que el pasatiempo compartido por su familia inspiró a otros a hacer arte en la playa con sus propios hijos.

“Empezamos con unos pequeños y divertidos caracoles”, dice. “Y ahora otras familias nos dicen que encontraron mucha alegría, mucha paz en este proceso”.

Mire más obras de arte a continuación:

(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)
(Cortesía de Beach4Art)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.