Fuente principal del expediente de Steele fue un presunto espía ruso, revela fiscal general

Por Ivan Pentchoukov
25 de Septiembre de 2020
Actualizado: 25 de Septiembre de 2020

El ciudadano ruso con sede en Washington que proporcionó al exoficial de inteligencia británico, Christopher Steele, la mayoría de las afirmaciones no verificadas del criticado expediente de Rusia, fue investigado por el FBI por sospechas de ser espía del Kremlin, según documentos publicados el 24 de septiembre por el fiscal general William Barr.

Aunque no está escrito su nombre en los documentos publicados el jueves, Igor Danchenko fue identificado en julio como la fuente principal del expediente Steele. El FBI investigó a Danchenko de 2009 a 2011 porque “puede ser una amenaza para la seguridad nacional”, según un resumen no clasificado (pdf) de la investigación proporcionada por Barr al senador Lindsey Graham (R-S.C.).

A pesar de conocer las preocupaciones de contrainteligencia en relación Danchenko, el FBI no reveló este hecho a la corte de vigilancias secretas como parte de una solicitud presentada al tribunal para vigilar al exasesor de política exterior de la campaña presidencial de Donald Trump, Carter Page.

“Para mí, el hecho de que el FBI no haya informado al tribunal de que se sospechaba que la subfuente principal era un agente ruso es un incumplimiento de todos los deberes que las fuerzas de seguridad tienen para con el sistema judicial”, declaró Graham a través de un comunicado.

El FBI abrió una investigación completa sobre Danchenko después que se enteraron que era socio de dos conocidos miembros de la contrainteligencia del FBI. En 2006, estuvo en contacto con la embajada rusa y con un conocido oficial de inteligencia ruso, según el resumen. Durante las interacciones, Danchenko le dijo al oficial que quería alguna vez entrar en el servicio diplomático ruso. También se puso en contacto con el oficial en busca de una respuesta “para que los documentos puedan ser colocados en la bolsa del correo diplomático de mañana”. Un asociado entrevistado por la oficina señaló que Danchenko “preguntó persistentemente sobre el conocimiento del entrevistado acerca de un buque militar en particular”.

El FBI comenzó el proceso de búsqueda de una orden de vigilancia de inteligencia extranjera (FISA) para vigilar a Danchenko, pero interrumpió el proceso y cerró la investigación a fines de 2010 después de enterarse que Danchenko había salido del país y no había renovado su visa. Los documentos de cierre señalaban que el FBI consideraría reabrir la investigación si Danchenko regresaba.

“Esta es la revelación más sorprendente y condenatoria que el comité ha descubierto”, dijo Graham.

La investigación al equipo de campaña presidencial de Trump, con el nombre en clave “Crossfire Hurricane”, identificó a Danchenko en diciembre de 2016, dos meses después de conseguir una orden para espiar a Carter Page. El expediente de Steele jugó un papel crucial en la decisión del buró para solicitar la orden de espionaje.

Steele afirmó que basó la gran mayoría de su expediente en los informes de Danchenko, quien, a su vez, tenía una red de subfuentes.

El inspector general del Departamento de Justicia determinó que las solicitudes de orden de espionaje FISA del FBI estaban cargadas de errores, los cuales, algunos de los más flagrantes tenían que ver con que Steele falsificara y exagerara lo que le había dicho Danchenko. Steele también presentó rumores de Danchenko como afirmaciones creíbles.

El FBI entrevistó a Danchenko durante tres días a fines de enero de 2017. Durante la entrevista, Danchenko discutió algunas de las afirmaciones que se le atribuyen en el expediente y dijo a los agentes que las alegaciones que Steele había presentado como creíbles eran meras palabrerías.

A pesar de conocer los problemas del expediente, el FBI —y posteriormente el abogado especial Robert Mueller— renovó las órdenes de espionaje de Page. En lugar de informar al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC) sobre los principales problemas del expediente expuestos durante la entrevista con Danchenko, la oficina repitió las afirmaciones que Danchenko había refutado y simplemente dijo que era “sincero y cooperador”.

Después de la publicación del informe del inspector general y una severa reprimenda del FISC, el FBI admitió que no debería haber solicitado renovar las órdenes.

Además de desempeñar un papel central en el espionaje de Page, el expediente parece haber figurado en la decisión del FBI de investigar al equipo de la campaña presidencial de Trump, según sugiere un conjunto creciente de pruebas circunstanciales. La campaña de Hillary Clinton finalmente pagó por el expediente, un hecho que la oficina también omitió en sus solicitudes FISA.

El Departamento de Justicia publicó el 17 de julio una copia altamente editada de la comunicación electrónica que resume las entrevistas con Danchenko de enero de 2017 (pdf). A pesar de que los datos personales se ocultaron en gran medida, la extensión de las redacciones, así como otros detalles del documento, permitieron triangular la información sobre Danchenko.

Un usuario de Twitter que se hace llamar “Hmmm…” fue el primero en identificar a Danchenko como la fuente después de localizar el currículum del hombre, cuyos detalles coinciden exactamente con las partes redactadas y no editadas del documento desclasificado. Danchenko bloqueó sus perfiles de las redes sociales poco después que los detectives de Internet mencionaran su nombre.

La identificación de Danchenko es el último de muchos golpes severos a la credibilidad del expediente de Steele. Mientras que el informe del inspector general describía a Danchenko como una fuente con base en Rusia, Danchenko de hecho vivió en Washington por más de una década, incluyendo el tiempo en que proporcionó información para el expediente de Steele.

El currículum de Danchenko, el perfil de LinkedIn y la entrevista del FBI describen a un analista de negocios común que se conectaba con Steele cuando estaba ansioso por ganar un ingreso.

Nada de lo que Danchenko dijo al FBI o lo que está en el dominio público sugiere que tuviera acceso al funcionamiento interno del Kremlin. Danchenko dijo al FBI que se basaba en conversaciones con amigos de la infancia y otros conocidos para la información que le entregaba a Steele.

Los líderes del FBI, incluyendo al entonces director James Comey, creyeron que el expediente era tan significativo que presionaron para incluirlo en un anexo clasificado de la influyente Evaluación de la Comunidad de Inteligencia de enero de 2017 sobre la interferencia rusa en las elecciones de Estados Unidos. Tres agencias de inteligencia evaluaron en el momento en que Rusia interfirió en las elecciones para perjudicar a Clinton y ayudar a Trump.

La investigación del FBI al equipo de la campaña presidencial de Trump se convirtió en la investigación del consejero especial Robert Mueller. Después de una investigación a gran escala, de 22 meses, Mueller no encontró pruebas de colusión entre la campaña de Trump y Rusia.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China, Rusia, Irán y Cuba están contribuyendo a la inestabilidad de América Latina

TE RECOMENDAMOS