¿Funcionará el tono suave del primer ministro chino en Estados Unidos?

Por Yang Wei
17 de Abril de 2021
Actualizado: 17 de Abril de 2021

Opinión

El 13 de abril, Xinhua, el portavoz del Partido Comunista Chino (PCCh), informó que Li Keqiang, el primer ministro del PCCh, tuvo una conversación por video con líderes empresariales de EE. UU. e hizo una aparición inusual con un tono suave, en medio de un impasse entre el régimen chino y los Estados Unidos. Los altos mandos del PCCh no tienen más remedio que poner a Li a la vanguardia de las relaciones con Estados Unidos.

Aunque las palabras de Li fueron aparentemente mucho más suaves, parecen ser demasiado diferentes de la postura de confrontación del PCCh en el período anterior, y me pregunto si tal mensaje ha hecho que el gobierno de Estados Unidos se sienta aliviado o confundido.

Durante muchos años, el líder del PCCh, en su calidad de presidente del estado, ha sido directamente responsable de la diplomacia con Estados Unidos, dejando al primer ministro chino fuera de escena. Li no es una excepción, ya que no ha podido participar directamente en las relaciones estadounidenses durante su mandato de ocho años como primer ministro, y se ha abstenido en gran medida de pronunciar discursos dirigidos específicamente a Estados Unidos.

El líder chino, Xi Jinping, se reunió con los expresidentes de Estados Unidos, Donald Trump y Barack Obama, en múltiples ocasiones, proponiendo la llamada diplomacia de jefe de estado, pero Li básicamente no tuvo una participación directa y, como mucho, pudo haber sido un colega. La repentina aparición de Li hace que sea difícil confirmar si se ha producido algún tipo de cambio dentro del PCCh.

El PCCh no tuvo más remedio que adoptar una forma amable

Después de que Yang Jiechi, miembro del Politburó del PCCh y director de la Oficina de Asuntos Exteriores, y Wang Yi, Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, mostraron su diplomacia de guerreros lobo en marzo de 2021 en Alaska, el PCCh atacó en todos los frentes, endureció repetidamente su postura hacia Estados Unidos, y aumentó su provocación militar, hasta cierto punto empujando a la nueva administración estadounidense a un rincón. El presidente Joe Biden no pudo continuar con su paciencia estratégica, el gobierno de Estados Unidos comenzó a adoptar una postura dura sobre el PCCh, y se vio obligado a volver a la estrategia de sanciones de Trump.

Los altos mandos del PCCh arruinaron una oportunidad potencial para aliviar la tensión entre China y Estados Unidos. Trató de presionar a Estados Unidos para que hiciera concesiones, pero resultó contraproducente y la relación se deterioró aún más. Ahora, los principales miembros del PCCh finalmente pueden darse cuenta de que ha habido un error de cálculo grave, pero aparentemente no están dispuestos a admitirlo. En un momento en que se encuentran en una posición difícil, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha tenido que abandonar su actitud agresiva, y las recientes conferencias de prensa periódicas organizadas por Zhao Lijian han dejado temporalmente de lanzar abusos contra Estados Unidos.

El 10 de abril, el PCCh organizó un evento conmemorativo en Shanghai para conmemorar el 50º aniversario de su diplomacia de ping-pong con los Estados Unidos, con un mensaje de video de Cui Tiankai, el embajador del PCCh en los Estados Unidos, y aunque finalmente pudo invitar al cónsul general de Estados Unidos en Shanghai a estar presente, no pudo invitar al embajador de Estados Unidos en China. Estados Unidos solo ha tenido un encargado de negocios temporal en China desde que el último embajador de Estados Unidos se fue en octubre de 2020.

El cónsul general de EE. UU. en Shanghai, James Heller, juega al tenis de mesa durante una ceremonia para conmemorar el 50º aniversario de la “diplomacia del ping-pong”, en el museo de la Federación Internacional de Tenis de Mesa en Shanghai el 10 de abril de 2021. (Héctor Retamal/AFP a través de Getty Images)

El evento de diplomacia de ping-pong obviamente no fue lo suficientemente importante para Wang Yi, el ministro de Relaciones Exteriores del PCCh. Él se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, luego visitó el Medio Oriente y luego se reunió con los ministros de Relaciones Exteriores de los países del sudeste asiático, aparentemente tratando de forjar una coalición anti-estadounidense.

El propio Xi Jinping no puede manifestar una actitud de suavizar su postura, de lo contrario estaría admitiendo un gran error diplomático con Estados Unidos, que lo haría quedar mal tanto interna como externamente. Hace apenas tres días, el 7 de abril, Xi sostuvo una conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, en la que seguía incitando a la lideresa alemana a mantenerse estratégicamente independiente y no unirse a Estados Unidos en la lucha contra el PCCh.

Entonces Li Keqiang salió de repente y usó un tono más suave hacia Estados Unidos, lo cual pareció salvar la reputación de Xi, pero la señal que envió a Estados Unidos fue bastante confusa.

Si Li asumiera el control de la diplomacia con Estados Unidos a partir de ahora, tal vez Estados Unidos consideraría seriamente lo que dice, pero, por supuesto, el gobierno estadounidense sabe que Li no tiene poder real en la diplomacia y que es probable que se jubile en un año más o menos. Por lo tanto, las palabras de Li difícilmente atraerán mucha atención por parte del gobierno de Estados Unidos.

Si Xi no está dispuesto a declarar su postura directamente, entonces debería destituir a Yang Jiechi y Wang Yi, y designar a otras personas para las relaciones con Estados Unidos, a fin de dejar en claro que se abandonará la estrategia de confrontación con Estados Unidos, lo cual podría traer algún tipo de cambio.

Li Keqiang no puede hacer grandes avances

Wang Yi también estuvo presente en la conversación por video con la comunidad empresarial estadounidense en la que participó Li Keqiang. Aunque Wang es nominalmente subordinado de Li, el primer ministro Li no tiene control sobre Wang, quien es el ministro de Relaciones Exteriores y consejero de Estado. Es más como si Wang estuviera supervisando la situación para evitar que Li dijera algo fuera de lo común.

Aparentemente, Li recibió instrucciones de antemano y se prepararon una gran cantidad de discursos para él, por lo que dijo el estereotipo de defender los principios de no conflicto y no confrontación, respeto mutuo, cooperación y beneficio mutuo para impulsar las relaciones sino-estadounidenses en la dirección de la estabilidad general.

El primer ministro chino Li Keqiang asiste a la Tercera Mesa Redonda “1+6” en la Pensión Estatal Diaoyutai en Beijing el 6 de noviembre de 2018. (Andrea Verdelli/Getty Images)

Li también dijo que los problemas que surgen de la cooperación deben resolverse en cooperación y que la disociación no beneficiaría a nadie, y que esperaba mantener la seguridad y estabilidad de la cadena de suministro y la cadena industrial.

Estados Unidos debería haber escuchado suficiente de estas palabras sin sentido.

Li también dijo que “la puerta a la apertura externa solo se hará más y más amplia”, pero tuvo que explicar el ciclo interno, afirmando que “por un lado, el potencial del mercado interno debe liberarse continuamente”, y “por otro lado, el gran mercado de China de 1.400 millones de personas debería abrirse más, de modo que China continúe siendo un destino importante para la inversión extranjera y un gran mercado en el mundo”, y “para crear un entorno de mercado en el que las empresas nacionales y extranjeras reciben un trato igualitario y compiten de forma justa”.

No sé si Li se cree él mismo estas palabras. Sin duda, a Xinhua le gustaría informar lo que dijeron los representantes de Estados Unidos, que se hicieron eco de la retórica de evitar el conflicto y la confrontación y las desventajas de la disociación, pero me temo que esas declaraciones difícilmente representan lo que piensa la mayoría de la gente en Estados Unidos.

Los altos mandos del PCCh dejaron que Li hablara con Estados Unidos en un tono más suave, pero Li no tuvo nada nuevo que decir. Es muy poco probable que el PCCh obtenga una segunda oportunidad de una conversación de alto nivel con Estados Unidos basándose en lo que dijo Li. La parte estadounidense no debería poder confirmar si las palabras de Li son solo otro juego de palabras o si representan los pensamientos reales de Xi. Lo cual puede hacer el gobierno de los Estados Unidos probablemente seguirá observando y no bajar la guardia fácilmente.

Posibles cambios dentro del PCCh

La aparición de Li también puede significar que hay algunos cambios sutiles dentro del Politburó y su comité permanente. La postura de supremacía de Xi podría verse afectada y, por el momento, se ha alcanzado algún tipo de compromiso dentro del PCCh. Una segunda posibilidad es que el PCCh se haya metido en un callejón sin salida entre China y Estados Unidos y las relaciones internacionales, lo que demuestra que, de hecho, el PCCh tiene mucho miedo de separarse de Estados Unidos.

Ya sea que Li recibió la asignación o tomó la iniciativa en esta difícil situación, Xi no ha aparecido durante muchos días y no ha pronunciado ningún discurso importante. Los portavoces del PCCh repitieron sus informes sobre la publicación de los libros de Xi, las instrucciones y cartas escritas de Xi, y las conversaciones telefónicas de Xi. Xi aún debería tener el control de las fuerzas armadas y ser capaz de dirigir el movimiento del portaaviones Liaoning, pero parece incapaz de implementar más decisiones, como si estuviera tratando de eludir cuestiones internas ya que está al borde de su ingenio.

Me temo que las palabras de Li Keqiang no resolverán el estancamiento en las relaciones entre Estados Unidos y China, pero quizás un cambio importante en la lucha interna del PCCh podría ser de interés para Estados Unidos.

Yang Wei ha estado siguiendo de cerca los asuntos de China durante muchos años. Ha estado contribuyendo con comentarios políticos sobre China para la edición china de The Epoch Times desde 2019.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS