Funcionarios chinos autorizados para confiscar bienes personales para contrarrestar crisis de coronavirus

Por Eva Fu
11 de Febrero de 2020
Actualizado: 11 de Febrero de 2020

Los funcionarios de dos ciudades afectadas por el virus en el sur de China ahora pueden confiscar propiedad privada en un esfuerzo por combatir el brote de coronavirus que ha llevado al sistema de salud del país al límite.

Según un aviso publicado el 11 de febrero, las autoridades a nivel de ciudad y distrito en la ciudad de Guangzhou pueden, “cuando sea necesario”, “expropiar temporalmente” casas, lugares, vehículos de transporte y otras instalaciones de compañías o individuos.

El gobierno también podría solicitar que organizaciones relevantes produzcan o proporcionen equipos de control de enfermedades o suministros diarios, según el aviso.

Señaló que los funcionarios que llevan a cabo tales medidas deberán, en consecuencia, compensar a las partes y devolver los materiales si es posible.

El mismo día, la ciudad de Shenzhen emitió un aviso similar autorizando a los funcionarios locales a expropiar suministros, equipos y lugares del público para satisfacer las necesidades de los trabajadores de salud de primera línea, siempre que devuelvan los artículos o den una compensación.

El aviso de Shenzhen también permitió al gobierno cerrar fábricas, empresas, escuelas y limitar las reuniones públicas, así como el uso de sitios que son “susceptibles al daño del brote”.

Heng He, un comentarista de asuntos políticos con sede en Estados Unidos, expresó escepticismo sobre tales medidas. Aunque se han utilizado políticas de emergencia similares en otros países, Heng expresó su preocupación por la capacidad del régimen para cumplir su promesa de proporcionar una compensación.

“No importa si esto es consistente con la ley constitucional, el Partido Comunista Chino ni siquiera obedece sus propias leyes”, dijo.

Heng dijo que la política parecía ser una nueva forma para las autoridades de Guangdong de “robar riquezas del público”.

“Aunque dijeron que habrá compensación, muchas personas han experimentado dicha compensación durante la demolición forzada, muchas son simbólicas”, dijo.

Las campañas de demolición forzada han sido un problema recurrente en China durante las últimas dos décadas. Según un informe de 2019 de Beijing Shengting Law Firm, se presentaron al menos 751 quejas entre 2014 y 2017 por demoliciones forzadas; y en el 43 por ciento de los casos, los funcionarios no siguieron ningún procedimiento legal.

Heng dijo que la autorización proporcionada en el aviso puede permitir a los funcionarios “beneficiarse de la desgracia de la nación”.

Los residentes de otras ciudades informaron que funcionarios locales abusaron de las reglas de cierre para obtener ganancias.

Unos pocos ciudadanos de la provincia de Hebei, que pidieron ser anónimos, dijeron a The Epoch Times que los agentes locales bloquearon el transporte en su vecindario y solo permitieron que la gente pasara si ofrecían algún tipo de soborno, como vino caro.

Algunos internautas también se hicieron eco de los mismos sentimientos en las redes sociales chinas.

“Propiedades personales … Entonces, ¿a dónde deberían ir estas personas?”, preguntó uno. Otros también transmitieron temores de que, dada la censura de las autoridades sobre la situación sobre lo que pasa en el país, la política podría ser un barómetro de la gravedad del brote.

Una pareja de chinos usa abrigos de plástico y máscaras protectoras mientras compran alimentos en un supermercado en Beijing, China, el 11 de febrero de 2020. (Kevin Frayer/Getty Images)

Hasta ahora, más de 80 ciudades en China, incluidas Beijing, Shanghái y Shenzhen, han entrado al menos en un cierre parcial para evitar una mayor propagación del virus mortal.

A los ciudadanos de toda China se les pide que usen máscaras cuando ingresen a un entorno público, mientras que las escuelas en más de una docena de provincias han pospuesto el nuevo mandato por segunda vez en alrededor de dos semanas.

Alrededor de dos docenas de las principales aerolíneas internacionales, incluidas United Airlines, Delta Airlines y American Airlines, han suspendido los vuelos a China. American Airlines el 11 de febrero también extendió su suspensión hasta fines de abril, diciendo que “hará cualquier ajuste si es necesario”.

“Con el 99 por ciento de los casos en China, esto sigue siendo una emergencia para ese país, pero es una amenaza muy grave para el resto del mundo”, dijo Tedros Ghebreyesus, jefe de la Organización Mundial de la Salud, en una conferencia de prensa el martes.

Video relacionado

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?

TE RECOMENDAMOS