Funcionarios chinos pidieron insumos médicos al extranjero y luego los vendieron con fines de lucro

Las compras se hicieron en pleno auge de la pandemia
Por Nicole Hao
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

Jiang Pengyong, nieto de un alto funcionario chino, está haciendo pública la historia sobre su participación en un plan para adquirir equipos de protección personal de países extranjeros y venderlos al régimen chino.

Jiang inicialmente aceptó el plan porque pensó que estaba contribuyendo a la crisis epidémica de la nación. Jiang adquirió los suministros médicos a través de su empresa de comercio electrónico con sede en Shenzhen, Shenzhen Jipingyong Tech Company. La compañía tiene una oficina en Corea del Sur y Jiang tiene su sede allí.

Huang Zhongnan, un contacto suyo en China, le dijo a Jiang que los suministros médicos se donarían a trabajadores de la salud de primera línea o ciudadanos comunes que lo necesitaran para defenderse de la propagación del COVID-19.

Pero Huang luego reveló que los suministros médicos fueron entregados a funcionarios del gobierno y fundaciones, quienes los vendieron con fines de lucro.

Después de que Huang ya no necesitaba comprar suministros médicos en el extranjero, Jiang recibió un aviso de que las autoridades del gobierno chino en la ciudad de Suzhou lo estaban demandando por cometer fraude contractual.

Jiang decidió hacer pública su historia para revelar la corrupción en China.

Las máscaras que compró Jiang Pengyong en Corea del Sur y los registros de conversación entre Jiang y Huang Zhongnan, en febrero de 2020. (proporcionado a The Epoch Times)

El plan

En enero, cuando el brote del virus del PCCh se agravó en China, Huang, un agente de la Cruz Roja China, se acercó a Jiang y le pidió que le ayudara a comprar suministros médicos de países extranjeros.

La Cruz Roja China, a diferencia de sus contrapartes internacionales, está financiada y gestionada directamente por el régimen chino. Anteriormente estuvo involucrada en un escándalo de corrupción local en 2011.

Jiang era consciente de la mala reputación de la Cruz Roja China. Pero ante la insistencia de Huang, finalmente aceptó.

“La epidemia fue muy severa… sentí que era mi deber ayudar a mi gente”, dijo. El personal médico chino en Wuhan, el epicentro del brote de China, carecía de EPP (elementos de protección personal) durante el apogeo de la epidemia.

Mientras tanto, el gobierno central asignaba fondos a los gobiernos locales y organizaciones benéficas para adquirir suministros médicos, aparentemente para entregarlos a las personas necesitadas.

Según Jiang, Huang era agente de la rama provincial de una importante organización benéfica en Zhejiang; sucursales de la Cruz Roja China; y de varios gobiernos locales en Zhejiang.

A través de la empresa de Huang, Enbo (Hangzhou) Industrial Company, actuando como proveedora del gobierno, los gobiernos locales comprarían tres millones de mascarillas quirúrgicas de Jiang al precio unitario de ocho yuanes (alrededor de USD 1.16).

Los contratos eran entre la empresa de Huang y la empresa de Jiang.

Documento oficial de la comisión de salud del distrito de Wujiang en la ciudad de Suzhou, emitido para permitir el envío de los pedidos de EPP de Jiang, el 7 de febrero de 2020. (proporcionado a The Epoch Times)

Los gobiernos locales fingían que estaban comprando los suministros para donarlos a organizaciones benéficas.

Pero en realidad, Huang le dijo más tarde a Jiang a fines de enero, que vendería las máscaras a las sucursales locales de la Cruz Roja China y a otras organizaciones benéficas a un precio más alto, a 35 yuanes (USD 5.06) cada una.

Las ganancias se compartirían entre los funcionarios del gobierno, Huang y Jiang.

Jiang proporcionó copias de mensajes de texto en la popular aplicación de mensajería WeChat entre él o su personal y Huang para organizar los envíos, así como órdenes de compra entre la empresa de Huang y las entidades gubernamentales locales.

Por ejemplo, un mensaje con fecha del 1 de febrero y emitido por el centro para el control y la prevención de enfermedades en el distrito de Jianggan, ciudad de Hangzhou, confirmó el envío de “suministros médicos adquiridos en el extranjero” entre el 1 y el 4 de febrero.

También proporcionó copias de las transacciones bancarias entre él y Huang para los suministros.

Jiang pensó que era deshonesto engañar al financiamiento del gobierno central, pero Huang lo convenció de que el plan fue aprobado por los gobiernos locales.

Sobre el papel, las transacciones parecían legítimas.

Un documento del 7 de febrero de la comisión de salud del distrito de Wujiang en la ciudad de Suzhou declaró que: “para prevenir y controlar la epidemia del nuevo coronavirus, la Comisión de Salud de Wujiang confía al Gerente General de Shenzhen Jipingyong Tech Company, Jiang Pengyong, la compra de EPP en el extranjero. Estos EPP se enviarán a China mediante vuelos chárter de carga”.

El documento fue emitido para que los envíos fueran aprobados en aduanas y puntos de control a lo largo de la ruta de transporte.

Pero Jiang finalmente se dio cuenta de que había un esquema más profundo.

Jiang Pengyong visita un sitio turístico en Corea del Sur en 2020. (proporcionado a The Epoch Times)

Ofertas turbias

El 31 de enero, Jiang estaba programado para estar en el aeropuerto de Seúl y esperó para cargar un cargamento de mascarillas quirúrgicas a un avión apartado para el envío de las ayudas. Huang le dijo a Jiang en una serie de mensajes de WeChat que estas máscaras fueron ordenadas por una importante organización benéfica de la rama provincial de Zhejiang, para su distribución en la ciudad de Wuhan.

Pero ese día, Huang le dijo repentinamente a Jiang que enviara las máscaras a la ciudad de Hangzhou (situada en Zhejiang) en vez de a la caridad y que lo haría como un envío regular.

Esto levantó las sospechas de Jiang.

El 1 de febrero, Huang le pidió a Jiang que enviara a China 3,5 millones de máscaras faciales KF95, un filtro estándar de Corea del Sur similar a la clasificación de máscaras N95 de EE.UU.

El 2 de febrero, cuando el empleado de Jiang estaba listo para enviar máscaras a China, como material de ayuda, Huang dijo en un mensaje de texto de WeChat que en su lugar enviara el EPP a una empresa privada china.

Más tarde, Huang le reveló a Jiang que los funcionarios de la Cruz Roja China y de otras organizaciones benéficas también participaron en el trato: venderían con ánimo de lucro diferentes suministros médicos a usuarios individuales en China. Jiang los adquirió a 6,5 yuanes cada uno (0,94 dólares), pero Huang se asoció con los funcionarios para venderlos a personas en China a 139 yuanes (20,10 dólares).

The Epoch Times se puso en contacto con cada una de las comisiones de salud locales con las que se ocupó Huang, así como con las sucursales de la Cruz Roja China que mencionó Jiang. Confirmaron que Huang era su persona de contacto, pero no brindaron más detalles sobre sus tratos comerciales con Huang.

Ahora Jiang fue demandado por la oficina de policía en el distrito del Parque Industrial de la ciudad de Suzhou y sus cuentas bancarias comerciales en China fueron congeladas. Él cree que es una represalia de los funcionarios locales de la Cruz Roja China, después de que no pudieron completar algunas de las solicitudes de los funcionarios para comprar suministros, lo que hizo que perdieran sus pagos iniciales.

“No importa si estás haciendo negocios con ellos, o haciendo algo en su contra, tienes que pagar un alto precio”, dijo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

La diplomacia de las mascarillas de China genera una creciente oposición

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS